Obama vs Rubio, 'Round' 2

Por increíble que parezca, la pregunta interesante en la política de Estados Unidos en este momento no es si habrá una reforma migratoria. La importancia del voto latino hace ya casi inevitable que ambos partidos busquen cambios significativos a la absurda legislación migratoria de este país. Particularmente para los republicanos, un gesto concreto de reconocimiento a la enorme minoría hispana es de vida o muerte electoral. Tan es así que la nueva cara del partido, el hombre ya señalado para ser el salvador de la causa conservadora, es precisamente un latino: el joven senador de Florida, Marco Rubio. El propio Rubio ha hecho de la posibilidad de una reforma migratoria su principal carta de presentación como potencial candidato a la presidencia dentro de tres años. Por eso, la pregunta de verdad atractiva en esta coyuntura es quién se quedará con el crédito de la reforma migratoria que con toda probabilidad se aprobará. Para los demócratas, impedir que sus rivales se cuelguen medalla alguna tras la aprobación de la reforma podría convertirse en la estocada definitiva a los planes de rehabilitación de los republicanos con los latinos. Con eso en mente, a nadie debe sorprenderle que la Casa Blanca haya filtrado su proyecto de reforma migratoria antes de que los legisladores siquiera comiencen a discutir el tema. La travesura tiene toda la intención de anticipar cualquier iniciativa rival. Los republicanos, y en especial Rubio, reaccionaron furiosos, a pesar de que el plan de Obama se parece muchísimo al que el propio Rubio había presentado informalmente en las últimas semanas. Lo que le preocupa a Rubio, claro, no son los detalles de la reforma, sino la posibilidad de perder el capital político que representaría ser visto como el principal promotor de los cambios necesarios. Para Rubio resulta absolutamente indispensable ser visto como el gran defensor republicano de los indocumentados. Ese es su boleto hipotético a la presidencia. Si pierde esa lucha por la percepción pública, su estrella política perderá brillo rápidamente. De ahí su desesperación. Por ahora los demócratas se frotan las manos. Mientras Rubio trata de aplacar los exabruptos xenófobos de los ultraconservadores, los demócratas sueñan con una carambola de tres bandas: la aprobación de una reforma migratoria, la consolidación de la alianza entre el partido y los votantes latinos y la decapitación política del supuesto salvador del partido rival.

 

 

Comentar ›

Comentarios (17)

Mostrando 17 comentarios.

Dos cosas me sorprenden del articulo del senor Krauze. Numero uno, tilda de anticuado al sistema inmigratorio norteamericano. No mas que el mexicano, chuileno, argentino, espanol, canadiense o cualquier otro. Lo que si debe de estar claro es que no existe obligacion moral ni legal de premiar a quienes delinquen, es decir, a los inmigrantes indocumentados.

Numero dos: desde cuando una reforma migratoria paso a ser mas importante, mas relevante politicamente que la reforma del sistema tributario o que la estimulacion al crecimiento de las pequenas empresas, por ejemplo? Por Dios, dejemos el discurso populista.

RPL:

Tus puntos son bien intencionados, sin embargo son erróneos:

 

i.  La justicia tiene precedente sobre las cuestiones económicas en cualquier país que

 proclame, la justicia, como catálisis de su origen y su ethos.

 

ii. Hay abundantes razones morales que justifican una reforma migratoria.

 

iii. El sistema de inmigración canadiense es uno de los más modernos  y efectivos del mundo.

 

 

 

Saludos,

Carlos Gamboa

De ser así como se menciona en el artículo, entonces es una lástima que no se haga una reforma migratoria por ayudar al prójimo [que en este caso es el trabajador indocumentado, quien fue expulsado de una sociedad que no le da cabida, quien se arriesgo la vida y la de los suyos y muchas veces trabaja duro por la comunidad] y que mas bien se haga por ganar poder, control y dinero.

Y que violo las leyes de otra nacion y ahora pretende ser recompensado por ello. Limosna con escopeta, decimos.

León:

Independientemente de quien sea el crédito por la reforma, si la hay, la evidencia indica, que no le va a ayudar a los republicanos en las urnas.

El año pasado Marco Rubio –unos meses antes de las elecciones- iba a presentar su versión del DREAM Act. Sin embargo,  justo antes de las elecciones, Obama, mostrando un repentino interés por los latinos, a través de una orden ejecutiva, implemento la acción diferida –una vaga iteración del DREAM Act, ganándole el tiro a Rubio/republicanos y ¿afirmando? su capital político con los latinos.

Desde el pasado Diciembre un comité bipartidista del senado ha estado trabajando en una legislación que reformara el sistema de inmigración, misma que fue presentada al Senado el mes pasado.  Una semana después que este comité introdujo esta propuesta, Obama anuncio su propia propuesta para una reforma migratoria. El presidente aludió que no iba a introducir su propuesta al congreso  para no interrumpir el debate la del comité bipartidista –ya que las propuestas son muy similares; lo cual aceleraría el proceso de debate y votación.  El hecho de que la casa blanca haya introducido su versión al senado, para hacer que el presidente se vea bien,  solo entorpece el proceso legislativo y lo peor  de todo es que pone en riesgo la dicha reforma porque ultimadamente si el senado rechaza la propuesta del comité bipartidista lógicamente rechazarían el del Obama en virtud de su similaridad.

Para que haya una reforma los dos partidos deben de conciliar dos mayores divergencias. Por un lado los republicanos exigen que antes de regularizar los millones de ilegales se deben de asegurar las fronteras; el problema con esto es que ni ellos pueden definir qué es lo que esto significa con exactitud. Por el otro lado, los demócratas quieren parte de la reforma provea un camino a la ciudadanía, para todos los que califiquen, (en otras palabras quieren asegurarse de ser remunerados en el futuro con votos de los nuevos ciudadanos); esto es algo a lo que muchos legisladores republicanos se oponen (ellos sugieren darles residencia parmente y ya).

Dentro de todo, si hay una gran posibilidad de que ocurra una reforma. Tanto demócratas como republicanos necesitan el voto latino. Sin embargo en cualquiera de los casos, los demócratas van a salir ganado ya que la mayoría de los latinos, como la mayoría de las otras minorías, le dan el voto a los demócratas de facto independientemente de las políticas socioeconómicas de este.

La última reforma migratoria fue gestionada por Ronald Reagan (un presidente republicano), y se legalizaron millones de indocumentados. Sin embargo en las dos elecciones subsecuentes los republicanos obtuvieron un porcentaje menor del voto latino! G.H. Bush facilito la proceso para obtener la ciudadanía e incremento las visas para la inmigración legal y en las elecciones del ’92,  obtuvo solo el 25% del voto latino, porcentaje menor al del candidato que proponía se oponía a cualquier reforma y si fuese electo forzaría la autodepuración: Mitt Romney

El problema de los republicanos con el voto latino y de las minorías no es su plataforma política sino su deplorable manera de comunicarla, combinado con la desinformación y desinterés cívico de los mismos. Ah y por supuesto, los medios de comunicación que aprovechan  desde ahora, cualquier trivialidad para desacreditar a Rubio, como  ¡que tome agua!, por ejemplo [1].

 

 

Saludos,

Carlos Gamboa

 

[1] http://www.mrctv.org/videos/cnn-asks-if-marco-rubios-sip-water-was-career-ender

 

Tratando de hallarle el hilo a su laaaaargo y sinuoso comentario, me encuentro con esto:

 

Para que haya una reforma los dos partidos deben de conciliar dos mayores divergencias. [...] Por el otro lado, los demócratas quieren parte de la reforma provea un camino a la ciudadanía, para todos los que califiquen, (en otras palabras quieren asegurarse de ser remunerados en el futuro con votos de los nuevos ciudadanos); esto es algo a lo que muchos legisladores republicanos se oponen (ellos sugieren darles residencia parmente y ya).

 

Confieso que, por pereza, no sigo con el debido cuidado los argumentos republicanos.  Pero no entiendo eso que escribe usted de dar residencia permanente y ya,  porque conforme a las leyes migratorias vigentes, un residente permanente (¿y ya?) tiene asegurado su tránsito a la ciudadanía después de un período con esa calidad migratoria si cumple ciertos requisitos (e.g. no cometer crímenes, pagar impuestos, no ausentarse del país por períodos prolongados).  No entiendo de lo que habla.  Lo que los republicanos y su vocero Rubio (moreno) alegan es que los indocumentados no deben "meterse a la cola" de los que pacientemente aguardan fuera del país su turno para emigrar legalmente.  Esto se da porque, para mantener cierto orden en los flujos migratorios, existen topes a los números de inmigrantes admitidos anualmente, y señalan que sería injusto que se premiara a los que cometieron una falta administrativa en perjuicio de los que cumplen con la ley.  El compromiso consiste en multar a los indocumentados y establecer largos períodos de espera para obtener la residencia permanente (por supuesto, la razón debe prevalecer cuando se decida lo que "largo" significa).  De ahí a la ciudadanía, no veo por qué el proceso deba ser distinto al que actualmente existe.

Liborio:

El propósito de la reforma estructural es precisamente remplazar el sinuoso y obsoleto sistema actual.

Los dos puntos conciliatorios a los que me refiero son las pre-condiciones que han puesto algunos senadores y representantes de extrema izquierda y derecha como condición para votar por la legislación propuesta por el comité bipartidista (razones por las que, tanto el DREAM Act, como el STEM Act no fueron aprovados). El reto del comité es de carácter persuasivo y de persistencia.

La reforma contiene una estipulación que provee la posibilidad de obtener la ciudadanía pero, el proceso para obtenerla,  sería mucho más largo y difícil que el actual. Sin embargo, como ya sabemos, con el propósito de dejar espacio para negociación, las propuestas legislativas –sobre todo en legislaciones polémicas como esta- tienden a ser muy ambiciosas. Después de la grilla y los debates, terminan con muchas modificaciones antes de ser aprobadas. Y es precisamente en este contexto, donde no sabemos que es lo que ultimadamente va a ser aprobado y si habria camino hacia la ciudadania o no, por ejemplo.

Mi optimismo con la propuesta bipartidista se debe al  actual clima político, a la prominencia de los ocho senadores (cuatro de cada partido) de este comité y a la predisposición que hay en este momento, sobre todo con muchos republicanos, para que haya una reforma. 

Saludos,

Carlos Gamboa

Se puede dar nombres completos de representantes y senadores de extrema izquierda en Esatdos Unidos ??????????????????

Hugo:

Sugerir que no hay congresistas de extrema izquierda es aberrantemente ingenuo.

Indaga un poco y verás que la nomenclatura es extensa.  Aquí está un punto de referencia  [1].

 

Saludos,

Carlos Gamboa

 

[1] http://www.nationaljournal.com/congress/most-liberal-members-of-congress-20110226

Para poder estar seguro que se está hablando en serio, Obama es socialista, comunista, de extrema izquierda, Maoista o algo parecido ???????????

Hugo:

Tu narrativa me recuerda de la conversación que tuve, antes de las elecciones, con un amigo con el que a menudo hablo de política. Le hice varias preguntas con respecto sus ideales políticos:

¿Eres pro-vida o pro-aborto?

Respondiendo con contundencia dijo: ¡soy próvida, por supuesto!

¿Tú crees que si tu negocio tiene el éxito que proyectas el gobierno federal debe de aumentar el porcentaje de tus impuestos para subsidiar programas sociales y pagar la deuda pública?

¡No! Ya pago un suficiente  porcentaje de impuestos el cual  aumenta si la cantidad de mis ingresos aumenta.  Además, dijo, el gobierno federal desperdicia mucho dinero conozco un montón de gente que no tiene motivación de trabajar porque el gobierno les provee con lo que necesitan.

¿Tú crees que el gobierno federal debe de ser más grande y más centralizado con más control sobre las libertades individuales?

!No!. Creo que el gobierno ya es demasiado burocrático,  sería mejor que los estados tuvieran más autoridad y autonomía.

¿Te gustaría poder escoger tener la habilidad de escoger la escuela a la que van tus hijos o al menos de que el gobierno te diera, en crédito (el equivalente a lo que gasta el gobierno por estudiante) contributario si decides educar a tus hijos en tu casa utilizando un currículo escolar acreditado?

Él dijo: ¡Por supuesto! Eso sería ideal. También, en lugar de crédito, me podrían dar el dinero (aproximadamente 6,500 dólares por estudiante) y yo podría pagar una escuela privada, ya que son mucho mejores y cuestan que es lo se paga por estudiante en las escuelas públicas. Sobretodo ahora que ha aumentado la criminalidad y disminuido la calidad en la educacion de las escuelas publicas.

¿Entonces por quien vas a votar en noviembre?

¡Por Obama, por supuesto! ese es el bueno y es un exelente orador, respondió el.

No dije nada más, ya habia perdido mucho tiempo. 

 

Saludos,

Carlos Gamboa

Faltaba más, don Hugo.  El keniano y musulmán es obviamente de izquierda.  ¿No lo ha visto firmar? Extrañamente Bush padre es izquierdista y Carter de derecha; Regan empezó siendo de izquierda, pero luego ya ve:

 

http://en.wikipedia.org/wiki/Handedness_of_Presidents_of_the_United_States

 

¿De dónde salen estos opinantes, caray?  Saludos...

Al Sharpton, por ejemplo.

¿Ejemplo de qué?  Revise su información: Al Sharpton no ha sido electo al Congreso de los Estados Unidos...

Me gustó mucho su análisis, Don Carlos. Muchas gracias.

En otra esfera del mismo, a mi me parece que los mensajes latinos demócratas y republicanos son caricaturezcos. Los gemelos texanos Vs. Marco Rubio es un cartel digno de la World Wide Wrestling Association....

Sí, tienes razon cualquier imagen politica tiende a ser mas caricaturesca que otra cosa, sobretodo los high profile.

Pero si seria bueno verlos en un debate pero, de carácter ideológico. Yo no me puedo dar el lujo de ver la WWW; mi IQ no es muy elevado, ya de por sí.


Saludos,

Carlos Gamboa

Con eso en mente, a nadie debe sorprenderle que la Casa Blanca haya filtrado su proyecto de reforma migratoria antes de que los legisladores siquiera comiencen a discutir el tema (mi énfasis).

 

Esto no es exacto, como puede verse por ejemplo aquí:

http://articles.washingtonpost.com/2013-01-28/politics/36590660_1_legal-immigration-immigration-reform-plan-bipartisan-blueprint

Tampoco comparto el optimismo del señor Krauze;  existe un intenso debate en el seno del Partido Republicano acerca de la reforma migratoria, que puede ser ilustrado con un "town hall" en Arizona organizado por el senador McCaine en Phoenix, en el que se insistió, entre otras cosas, en que solo a punta de pistola se puede evitar la inmigración ilegal:

http://www.azcentral.com/news/politics/free/20130219mccain-defends-immigration-plan-angry-residents.html

¿Cómo reconciliar los intereses de esa base política con la necesidad del GOP de reclutar votantes hispanos de origen no-cubano?  Lo ignoro, y ese es su gran desafío.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación