Diálogo de sordos (1)

En la reciente reunión de los presidentes del G-20 en Toronto, se manifestó la discusión entre las políticas económicas que proponen dos escuelas de pensamiento diametralmente opuestas. Una ve la amenaza de que la presente crisis se vuelva una depresión, como vaticinó el economista keynesiano Paul Krugman, Premio Nóbel de Economía. La otra teme que la segunda fase de la crisis se vuelva inevitable, si los gobiernos no empiezan a atacar el creciente y preocupante problema de bancarrota fiscal que presentan los países desarrollados, postura que defienden economistas como Ken Rogoff de Harvard (ex economista del FMI y de la Fed), o su brillante colega, el historiador económico Niall Ferguson.

En forma alarmante, uno u otro paradigma presagian la misma inevitable crisis, aunque por caminos y razones diferentes. Con sentido de urgencia, el propio presidente Obama les envió una carta a los otros 19 presidentes que asistieron a la junta, con fecha 16 de junio, urgiéndolos a continuar con un estímulo fiscal concertado, ante la raquítica recuperación mostrada por la economía mundial. En Toronto, su exhortación no encontró eco.

El punto de los economistas keynesianos es que la recuperación económica no ha logrado hacer tracción, y que un segundo impulso con estímulos vigorosos por parte de todas las economías desarrolladas es indispensable para conjurar la amenaza de la deflación y para evitar que los altos niveles de desempleo que muestran las economías estadounidense y europeas se vuelvan estructurales, conforme millones de personas pasen a ser permanentemente obsoletas, al no encontrar empleo por períodos prolongados.

Estoy en desacuerdo con ellos por muchas razones. Para empezar, creo que los economistas keynesianos minimizan un enorme defecto del gasto público: es extraordinariamente “pegajoso”. Una vez que se inicia, se vuelve muy difícil revertirlo porque ese gasto siempre beneficia a grupos específicos que tienen injerencia en la política y capacidad de cabildeo. Además, venimos de estímulos que ya han gastado más de un millón de millones de dólares, sin que haya nada que mostrar a cambio.

Si usted recuerda, cuando se hablaba a fines de 2008 de estímulos fiscales, yo me manifesté de acuerdo con éstos pensando que ofrecían una gran oportunidad para modernizar la obsoleta infraestructura estadounidense ávida de aeropuertos, puertos, señales de banda ancha para ciudades, y un sinnúmero de inversiones que, a la larga, incidirían en incrementar la competitividad y productividad de la economía estadounidense, lo cual eventualmente atraería mayor inversión privada, y más y mejores empleos. En su lugar, el gobierno estadounidense hizo lo que cualquier otro gobierno habría hecho, le dio ese dinero a manos llenas a su clientela política.

El gasto benefició a sindicatos gubernamentales (mientras que las empresas privadas han despedido a más de ocho millones de personas, la burocracia se mantiene casi sin cambio), prolongó el seguro de desempleo, redujo impuestos a “los pobres”, y dio subsidios a quienes cambiaran de auto o a quienes compraron casa.

¿Cuál de esas medidas tiene un beneficio de largo plazo o genera empleos? Ni una sola; todo lo contrario, el subsidiar la compra de autos simplemente anticipó –con dinero del erario público- la demanda que naturalmente iba a darse este año. Al subsidiar artificialmente la demanda por casas o al seguirle dando beneficios a quien no tiene empleo, lo único que se ha hecho es detener la movilidad de los trabajadores. Si una persona no tiene empleo en New Jersey, por ejemplo, estará poco dispuesta a trasladarse a Texas donde quizá sí pudiera conseguir trabajo. Esto se debe a que tiene un seguro de desempleo que le permite posponer la decisión, y a que tiene la esperanza de que el precio de su casa –que probablemente sea menor al monto que le debe al banco- se recupere algún día. La efímera ilusión de que el mercado inmobiliario se recuperará ha sido alimentada por cientos de miles de millones de dólares de subsidios gubernamentales y de hipotecas sin esperanza de cobro que han comprado Fannie Mae y Freddie Mac (agencias del gobierno), y que han contribuido a que ésta sea la peor crisis de empleo en setenta años debido a que, entre otras razones, la tradicional movilidad de los trabajadores estadounidenses ha cesado.

En vez de que el colosal estímulo fiscal hubiera contribuido a incrementar la competitividad de los trabajadores estadounidenses, dotándolos de infraestructura de primera, buscando entrenar en otras actividades a quienes perdieron empleos que simplemente no regresarán, o apoyando la inversión en tecnología en sectores donde Estados Unidos está a la vanguardia, se ha gastado más de un millón de millones de dólares tomando medidas que le restan su extraordinaria flexibilidad a la fuerza de trabajo de ese país. ¿Sorprendente? Para nada; eso es justo lo que los gobiernos hacen cuando tienen montañas de dinero en las manos, porque ese gasto fútil y miope tiene, al menos, alguna esperanza de convertirse en votos en noviembre. Invertir en infraestructura no da beneficios políticos instantáneos.

Comentar ›

Comentarios (20)

Mostrando 20 comentarios.

Iván
En mi opinión, no va por ahí. Creo que la solución es más simple. No puede haber países que acumulen superavits de esa magnitud, pues fuerzan al déficit de Triffin. No hay ningún país capaz de aguantar un déficit así más que Estados Unidos, por la enorme sofisticación y profundidad de sus mercados financieros. Por eso le está haciendo tanto daño la economía china al resto del mundo. Sus superavits se generan por una manipulación desmedida de su economía, particularmente de su moneda. El mundo ya no resiste desbalances tan colosales.

Jorge
Seguramente sí, pero tengo el problema de que quizá 70% u 80% de mis lectores son de otros países.

Claudio
Sin duda. Esos poderes fácticos sesgan el gasto público. Por ello, el gobierno es tan mal inversionista; no busca optimizar bienestar o generar riqueza, sino ganar capital político y el apoyo de grupos de poder.

Robertito
A que el mundo funcione en forma diferente, dado que la realidad es apremiante: gobiernos que manejen su gasto público con eficiencia, que promuevan la actividad privada, y que eduquen eficientemente; sindicatos que busquen el entrenamiento y capacitación de sus trabajadores como única vía para incrementar sus ingresos en forma realista y sostenible; empresas eficientes que reinviertan y desarrollen tecnología con niveles de rentabilidad razonables; alianzas entre países ricos y viejos con países en vías de desarrollo jóvenes; globalización y comercio internacional como vehículos para un desarrollo uniforme a nivel mundial. Un cambio de paradigma es lo que surgió después de la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, ante la evidente necesidad de cooperación internacional. Éstos se dan sólo frente a crisis profundas. Espero que esta vez no necesitemos de una guerra para dar los pasos necesarios para enfrentar la compleja realidad.

JorgeR
Creo que el caso de Alemania nos enseña cómo una economía puede aumentar su productividad y el empleo doméstico, utilizando países como Hungría para manufacturas básicas, pero ganando competitividad internacional. A la larga, creo que es deseable que los ingresos de los trabajadores aumenten, pero sólo porque ganen competitividad mediante la adopción de tecnología, recibiendo entrenamiento, e incrementando su eficiencia. Creo que la economía estadounidense debe centrarse en servicios, no manufacturas, pero proveyéndolos en forma eficiente. Sí, creo que es importante tener acceso a productos a precios bajos, y a servicios no sofisticados (quizá provistos por inmigrantes) a precios también competitivos.

Roberto
Yo sería partidario de recurrir a medidas de corto y largo plazo. A corto plazo sí haría un estímulo, pero totalmente dirigido a crear infraestructura (aeropuertos, puertos, ferrocarriles de alta velocidad, wifi para ciudades, etc.) que incida en incrementar productividad. Con miras en el largo plazo, revisaría radicalmente el código fiscal bajando el impuesto sobre la renta, introduciendo un pequeño IVA, erradicando el impuesto a las nóminas; y, sobre todas las cosas, racionalizaría el gasto público, quitando subsidios absurdos a los conglomerados agrícolas, bajando prestaciones a sindicatos gubernamentales, reduciendo gasto militar, etcétera. Buscaría incrementar la productividad en el sector de servicios, fundamental en EU, inyectándole tecnología, para que los salarios de quienes trabajan ahí aumenten, conforme su productividad lo haga. Sí, ya sé, parece políticamente imposible, y por ello, sólo se tomarán las medidas dolorosas cuando la crisis asuste realmente a los políticos.

Gustavo
Creo que lo que los gobiernos a veces parecen ignorar es que ellos no "crean" riqueza, sólo pueden redistribuirla. Cuando le "dan" a unos (como en el seguro de desempleo), le están quitando a otros. Este tipo de medida, cuando se vuelve permanente, propicia la inmovilidad de los trabajadores, su obsolescencia, e incrementa el costo de emplear gente, fomentando el desempleo.

Daniel
Esto se debe a que, de repente, los inversionistas se dan cuenta de que la recuperación en Estados Unidos es débil. El consumo ha caído, y hay presión deflacionaria, por lo que no hay posibilidad de que la Fed aumente tasas pronto, lo cual es negativo para el dólar. Eventualmente, se darán cuenta de que la situación en Europa es insostenible, negativa para el Euro, y se refugiarán nuevamente en el dólar. Creo que, eventualmente, éste se fortalecerá, lo cual será negativo para las exportaciones estadounidenses y forzará a la adopción de tarifas.

Cito a Rickards: La estrategia de salida EE.UU., como se ve desde Washington, implica derechos especiales de giro ( DEG) emitidos por el FMI . El resultado será el dilema de Triffin , que dice que el mundo tiene necesidad de una bomba de liquidez global. Si no hay un país líder dispuesto a incurrir en déficit , el comercio mundial se paraliza . El único problema , de ahí el dilema, es que la nación deficitaria quiebra. El dilema se resolveria incorporando al yuan en los DEG + la aceptacion de todas las Naciones de los mismos. El engorde de deudas soberanas por parte del FMI se licuaria en decadas. ¿se evitaria la inflacion?

Jorge,
que interesante lo que nos presenta el Economista Raj Patel, ya no es solo obnubilacion la que padecemos, son directamente alucinaciones y me dan sentido...

"Nos aferramos al mito de que los mercados son autosuficientes a pesar de todas sus deficiencias porque sentimos que sin ellos estaríamos perdidos. Sólo tenemos una brújula para medir el valor de las cosas y, a pesar de que raramente nos señala hacia dónde ir, nos ayuda a sostener la fantasía de que sabemos hacia dónde dirigirnos. Parece que sufriéramos la ceguera de Antón", dice el autor.

Esta afección, llamada de este modo por el neurólogo austríaco Gabriel Anton, puede ser ocasionada por un ataque o lesión cerebral traumática cegando a una persona. Lo particular es que el paciente cree que puede ver, a partir de experimentar episodios alucinatorios.

"Lo que efectivamente permite diagnosticar la enfermedad son las historias increíbles que cuentan. No es muy distinto de insistir en los beneficios magníficos del libre mercado y poner excusas frente a los fracasos reiterados"

Aquí si que no hay eufemismos.
Cuidate.

Una pregunta, escribiras algun articulo netamente de mexico algun dia?

Jorge:
Lo que pasa es que el gasto gubernamental no solo en EE.UU. sino en gran parte del mundo esta direccionado hacia determinados rubros de acuerdo a intereses de lobbystas que son el poder real detras del trono.

jorge, varias veces te escuche decir "un cambio de paradigma", q que te referis?

Senor Suarez, siempre disfruto de sus acertados comentarios sobre la situacion economica. Recuerdo que hace un par de anos usted hablaba de los problemas que Europa tendria para salir de la recesion causados en parte por falta de flexibilidad laboral. Este ano su "profecia" se cumplio.

http://bit.ly/9e9hEr En este articulo, quien fue el CEO y cofundador de Intel plantea que cada vez se estan creando menos empleos manufactureros en EE.UU., y que esto esta danando la capacidad tecnologica del pais en sectores como baterias y energia alternativa. Segun el, no basta con tener los empleos mas especializados y con mayor paga sino que tambien es esencial el ecosistema industrial de menor valor agregado, el cual le permite al pais ganar escala en las operaciones de start-ups.

Por eso propone una medida proteccionista, un impuesto a los bienes que no generen empleos en el pais cuyo ingreso se usaria en companias que se expandan en el pais.

Cree usted que el traslado de estos empleos es una verdadera amenaza para la economia estadounidense? Es preferible perder esos empleos y tener productos a un menor precio para los consumidores? Esa medida incrementaria los precios de dichos productos?

Un saludo y disculpen mi falta de acentos y otros signos de puntuacion exclusivos del castellano, me encuentro en un teclado para ingles.

Jorge:

Creo que cualquiera de las dos alternativas puede generar una nueva oleada de crisis, ya que por un lado, eliminar los déficits podría restarle dinamismo a una de por sí lastimada recuperación, pero por el otro, los estímulos económicos adicionales podrían redundar en una situación fiscal insostenible, luego entonces, ¿qué se puede hacer? Me supongo que la respuesta debería ir más en términos de políticas que busquen redinamizar las economías, pero ¿cuáles? y ¿en qué sectores? o tu qué crees que sería lo más conveniente?

Saludos

Roberto

Estimado Jorge,
Cuando hablas sobre la manera en que el gobierno de EU ha manejado su gasto y los estímulos fiscales no deja de recordarme al gobierno Mexicano, guardando las proporciones y considerando que aquí lo hacen peor.
Me pregunto también, cuanto de ese dinero destinado al seguro de desempleo en EU termina usandose para la compra de la dosis de droga diaria de muchos de estos desempleados.
Saludos!

Jorge,
si mi "socio" esta quebrado y yo no soy nada, porque nada soy, tambien estoy quebrado...(¿?).
Que pasa con la mesa de Pocker de Volker en los años 80, CUAL ES LA DIFERENCIA...? O ESTA MANO VA EN SERIO...?...
CHINA ESTA QUEBRADA?.
Saludos.

PD. Se recuerdan de Armagedon News.

Jorge,
solo con el animo de relativizar:
STEPEHEN HAWKING
"La estirpe humana no es más que un sustrato químico en un planeta pequeño, orbitando alrededor de una estrella mediana, en los suburbios de una galaxia del centenar de miles de millones que existen"
Saludos.

Jorge,
YES WE CAN...!!!, cada uno sabrá en que...
La suerte de algunos, que tenemos una mirada mas amplia...
Saludos y paciencia.

Hola Jorge,como veo seguimos en la misma...,aprovecho para preguntarte porque en estos dias bajo tanto el oro, subio el euro con respecto al dolar,y parece haber mas movimiento de papeles en europa.que sucedio?...,saludos Daniel.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación