Elegía del neovejete

Julio 10, 2013 | Tags:

Hay formas de discriminación que se cuelan entre los resquicios de la abundante legislación igualitaria y cruzan, orondas, entre las vallas que el elemental respeto a los derechos humanos opone a la violencia contra grupos vulnerables o diferentes, históricamente maltratados por la colectiva estulticia. Actos discriminatorios fabricados con una básica y abundante compota: la mezcla de complejos (de inferioridad y/o de grandeza) y el deleite de purgarlos a como dé lugar.

El odio a los Estados Unidos, por ejemplo, es una forma de discriminación sancionada culturalmente. El ciudadano estadounidense es el único ser humano al que se puede odiar sin sentir que se comete una acto de discriminación étnica. Es la única minoría en el mundo a la que se vale odiar sin temor de ofender a la razón filosófica y social que consagra la igualdad entre los humanos. Si los norteamericanos fueran verdes, odiarlos sería el único racismo sin reconvención.

Pero quiero ir hacia otra forma de discriminación: la que se asesta a las personas que califican de “viejos”. Supongo, claro, que haber debutado como sexagenario hace dos años ya me coloca entre las automáticas filas de la senectud. Alcanzar la edad que tengo, lo diré sin modestia, no me significó mayor esfuerzo. No me ufano de mi edad, ni tampoco me apena. Simplemente sucede. No es más extraño que el verso de Eliot: “Me hago viejo. Le alzaré las valencianas al pantalón.”

Pero aparecen quienes, desde la tenaz atalaya de alguna estupidez (hay tantas), juzgan que la edad de una persona amerita (pre)juicio sumario; como si de esa persona dependiese la elección de la edad; como si cumplir años se hiciera in flagrante delicto. Es un prejuicio sumario del que las más de las veces –¿hay que decirlo?– el acusado sale perdidoso. El ruidoso tribunal pasa revista a su estolidez y dicta sentencia: es usted culpable de vejez.

(Este tribunal, claro está, otorga dispensas a quienes a pesar de estar viejos, no son viejos, pues se han sabido sentar en una sillita correcta: por ejemplo, un dictador comunista de 87 años no califica de viejo, sino de “compañero”. Una súperestrella del rocanrol puede ser septua, octo o nonagenaria, pero será por decreto forever young. Los ideólogos académicos son “don”, no viejos.)                   

Más allá de los ritmos biológicos que, socializados, presionan a las generaciones (digamos) recedentes, y más allá de la vanidad de sentirse decorado por los atributos de la juventud, es intrigante percibir como insulto ese canoso peyorativo. Menos intrigante es que opere como estereotipificación negativa, como un cronocentrismo, como un acto de discriminación contra un grupo particular.

Me ocurre ya –y habrá de empeorar– ser tratado de viejo, vejete y aun de carcamán en las redes sociales, ese flexible montessori donde anónimos y seudónimos escupitajan de “viejos” a quienes no les simpatizan, como si carecer de la edad de quien insultan fuese una proeza personal. Una edad a la que sin embargo (en la mayoría de los casos) confían llegar, y aun dejar atrás.

Es curioso que ese peyorativo bobo, tan maxilofacial, venga de personas que, en teoría --por el mero hecho de estar en zonas “cultas” de las redes--, han cultivado su cacumen, abonado sus dendritas y quizá hasta ordeñado de su seso alguna noción rudimentaria sobre los prejuicios. Desde luego, las querellas entre antiguos y modernos, los rituales empujones y la compulsa mítica a prescindir de los estorbos es comprensible. Bien llevada, es hasta enriquecedora. Pero “viejo” no es argumento: es un prejuicio viejo.

El “edadismo” (esa racismo de la edad que mal traduce el concepto jurídico anglosajón ageism) se convierte en una práctica tolerada de la discriminación social. Qué pereza. A mí en lo personal, como insulto, no me afecta. Si me apena es por constatar el pobre nivel de quien lo emplea; si me enfada, es por observar que se hace hábito.     

Pero quiero ir hacia otra forma de discriminación: la que se asesta a las personas que califican de “viejos”

Comentar ›

Comentarios (44)

Mostrando 44 comentarios.

Hace unos días fuimos a visitar a mis hijas a México, esta vez nos quedamos en casa de la mayor. Ella tiene cuatro hijos. Con ellos, sus primos y mis hijas he cultivado la costumbre de no dejar de comunicarnos, entonces utilizamos cuanto medio está a nuestro alcance para ello. De hecho nos "cartearnos", sí por correo del de antes. Platicamos de todo, y claro, de todo lo que nos queremos. En esta visita me sorprendió encontrar que mis dos nietos mayores tocaron el tema "anti gringo" por lo que no pude dejar de decir-preguntar: "What?". Mi padre trabajó para la Ford, yo también, luego trabajé para "la" Kodak y Xerox antes de poner un negocio por mi cuenta. Mi esposa es maestra, nos casamos muy jóvenes y, gracias a que tanto su familia como la mía nos ayudaron con los retoños que cada año fueron llegando, pudimos terminar nuestras carreras y trabajar. Estos nietos de los que hablo, una hermosa nutrióloga y un formalísimo futuro doctor junto con sus dos hermanos han podido estudiar, viajar, tener una casa cómoda gracias al trabajo de su padre en una transnacional de capital, ya adivinaron... grin gou. A mi esposa y a mí nos ha gustado ir para un lado y para otro y hemos contado con la suerte de encontrar siempre gente buena. Tenemos 20 años viviendo en EUA. Nos vinimos del DF a Texas dejando tres hijas casadas y dos nietos, con nosotros se vinieron los dos hijos menores a compartir la aventura. Dejamos nuestro negocio y nos pusimos a dar clases en una primaria y clases particulares de español.

Esta vez fuimos a México con la idea de ver si nos regresamos. Me encanta mi México, la comida, el clima, la gente pero ahora, será que me estoy haciendo viejo, y, claro, será por eso, me sentí viejo. Lo que pasa es que en EUA nunca me he sentido viejo. Nadie te hace sentir así a pesar de las amabilidades especiales que puedan ofrecerse a los "viejos". La mamá de una amiga de mi esposa va a nadar todos los días y trabaja en una empresa de contratación de personal, tiene 75 años (what?). ¿Pueden imaginar algo así en México?

Los mexicanos tenemos miedo, creo que tenemos muchos miedos y vemos enemigos por todos lados, tambien nos gusta evadir, no nos enfrentamos a los enemigo reales. Le tenemos miedo a la muerte, que no será sorpresa para casi ninguna sociedad o persona. A veces, sólo aveces nos da miedo a perder el trabajo pero en lugar de trabajar más y mejor cuando lo perdemos le echamos la culpa a "la crisis" que ya se irá convirtiendo en "la Santa Crisis del Valle de Lágrimas" a la que se le tendrá que llevar una veladora cada viernes último o primero, da igual. Le tenemos miedo (¿será miedo? creo que no es miedo) a que el petróleo se privatice. Es que hemos llegado a tener miedo a una "invasión" gringa (jojojo). ¿Le tendremos miedo a envejecer? Entonces nos hemos inventado toda suerte de "escudos" para tantos enemigos. Rituales, tradiciones por mis muertos, por "los" muertos que son otra vez sólo los míos. No ponemos altares por los judíos muertos o por los vietnamitas o por los soldados gringos, al fin todos ellos son muertos. Una concha, un hot-dog, un plato de arroz. Supersticiosos, miedosos, quejumbrosos, así somos muchas veces. Tenemos miedo a envejecer, porque, bueno, sí da miedo, no es agradable perder capacidades físicas: elasticidad, capacidad de recuperación de la fatiga, rapidez, fuerza. Pero cuando tenemos miedo es que todavía no somos viejos. ¿Será por eso que agredimos o queremos agredir a alguien diciéndole viejo? No es agradable sentir un dolor aquí y otro allá, depender de unos anteojos (para los que no los usaban en us tiempos mozos), perder el oído (para el que lo tenía bueno), tal vez no dormir igual que antes, tal vez no recordar una palabra sencilla o el lugar en donde dejamos algún objeto hace apenas unos minutos. Esto sí da miedo pero no hay de otra y así es la vida y tenemos que aprender a vivir con todo lo que nos ofrece. ¿Hay de otra? Es cierto que se ofende, o se quiere ofender a alguien con la mención de su edad, es cierto que el trato a los viejos en nuestro México no es muy bueno en algunas ocasiones pero también es cierto también que algunos viejos se valen de su edad para maltratar a otros. Coincido en que, cuando así sucede, no es por viejos sino porque seguramente así han sido siempre.

Antes salíamos a la calle a jugar, ahora nos da miedo que los hijos y lo nietos lo hagan, podrían secuestrarlos. Antes salíamos de día de campo y ahora no se hace. Y es que no solamente hemos tenido miedo sino hemos sido complacientes, ese problema no es mío, yo no tiré esa basura, ese muerto no es mío. Para quitarnos el miedo, actualmente, algunos politiquillos quieren, por ejemplo, coquetear con la idea de transigir con los narcos, convertir la mariguana en una industria, industria de la recreación y la herbolaria medicinal. "En mis tiempos" en los parques había vendedores de algodones, todos eran de color rosa, luego surgieron unos de color azul, ahora venderán algunos de color verduzco, al cabo que no pasa nada. "Ya ven los gringos ya lo han hecho en quiénsabe cuántos estados, en esto sí los-gringos. Hay muchos miedos, miedos justificados. A mí me dan mucho miedo también esos politiquillos. Hay violencia entre narcos, hay violencia de éstos directa también contra la población ajena a sus actividades. Cobros de piso, amenazas, trabajo para ellos forzado. Hay violencia contenida, violencia estéril, inútil, violencia que se va haciendo costumbre; en estos foros la encuentro mucho. Decirle a alguien "viejo" les parecerá un cuento de hadas, ojalá no nos acostumbremos a tanto "cuento de hadas". 

Vuelvo a mi nietos, los del tema antigringo, que nos han venido a visitar y han pasado algunas temporadas con nosotros. Le preguntaba a mi nieta su opinión sobre Viviane, Clare, Roger, Bob, entre otros de nuestros amigos acá. Ah, no Bueli, ellos son buena gente, yo hablo de los gringos como raza. ¿Como qué? Y la plática se extendió toda la noche.

Ramón Márquez,

Persona de edad diferente.

 

Sr. Sheridan, muy interesante lo que nos comparte:

Actos discriminatorios fabricados con una básica y abundante compota: la mezcla de complejos (de inferioridad y/o de grandeza) y el deleite de purgarlos a como dé lugar.

... y de envidia, en algunos casos... y de falta de amor al prójimo... y de hipocrecía... y de falta de sentido crítico... y de estupidez... y... seguramaente de más ingredientes en la compota que no encuentro en este momento.

Y entonces nos habla usted en primer lugar de una forma de discriminación "autorizada, permitida y aún aplaudida" diría yo. El gran Sanedrín de la estulticia:

El odio a los Estados Unidos, por ejemplo, es una forma de discriminación sancionada culturalmente. El ciudadano estadounidense es el único ser humano al que se puede odiar sin sentir que se comete una acto de discriminación étnica. Es la única minoría en el mundo a la que se vale odiar sin temor de ofender a la razón filosófica y social que consagra la igualdad entre los humanos. 

Y lo hacen quienes han vivido de empleos en empresas transnacionales de origen estadounidense, por ejemplo. Que han pagado la escuela de sus hijos, el sueldo de la "muchacha", la casa grande (y la casa chica a veces), los coches, los viajes y hasta alguna que otra donación de caridad con el sueldo obtenido de algún empleo en: General Motors, Ford Motor Company, Wal-Mart de México, Chrysler, HP, IBM, Pepsico, General Electric, Procter & Gamble, y muchas más.  

Discriminar a "gringos" (y también a israelitas o a judíos) hace entir a mucha gente importante, creen que con discriminar a estos grupos automáticamente pasan a pertenecer a grupos de poseedores de neuronas priviligiadas. Sólo son himpócritas.

El otro tema, el tema central, el de la vejez. 

El ruidoso tribunal pasa revista a su estolidez y dicta sentencia: es usted culpable de vejez.

Depende de lo que se trate, a veces la vejez comienza a partir de los 30 ó 35. Según Armando Ayala Anguiano en Historia Esencial de México nos narra que los aztecas, entre otros muchos grupos de habla náhuatl en su camino del Norte hacia la parte central de lo que hoy es México y donde gfinalmente se asentaron, "Para evitar contratiempos, en cada sitio abandonaban a los ancianos, a los impedidos, a los niños y aun a las mujeres". Eran prácticos esos señores. Ah, pero, según nos lo dice el mismo autor, a ellos también los disriminaban los pueblos del valle de México hasta entonces asentados ahí con los que se encontraron "por belicosos y por su propensión a incursionar en los pueblos vecinos para robar mujeres". Mujeres... otro grupo vulnerable, también muchas veces dicriminado, afortunadamente cada vez menos.

Alguien observa a un hombre gritarle a otro, ese alguien se da cuenta de que quien grita es estúpido y que el otro hombre sólo es viejo; piensa que el que grita es un señor estúpido, tal vez de menos de treinta (que no es viejo), el otro es un señor viejo, tal vez sexagenario (que no es estúpido), y ayer y antes de ayer vio a otros más jóvenes hacer lo mismo...

Estúpido: ¡Viejo!, ¡vejete!, ¡ruco!, ¡carcamán!

Viejo: (El viejo fija la mirada en el joven, levanta un poco las sejas, muy poco, sonríe levemente, como para sí mismo, evoca escenas de su juventud que él no hizo y tal vez piense: "Mmm,  Curioso prejuicio añoso")

El viejo un día fue joven, el estúpido joven un día será un estúpido viejo.

Gracias, Sr. Sheridan por compartirnos esto.

P.D. Sí, en las redes sociales es posible encontrar que alguien joven pero también alguien viejo intente insultar a otro diciéndole viejo aunque parezca que "...han cultivado su cacumen, abonado sus dendritas y quizá hasta ordeñado de su seso alguna noción rudimentaria sobre los prejuicios."  Paradógico, hipócrita, qué bueno que los aztecas ya no peregrinan por estos lares, al menos.

Parecía ir muy bien el comentario, hasta que llegamos a:

...sejas...

¿Te cae que así... con "s"?

"Hipocrecía", "priviligiadas", "paradógico", etcétera.

Y no le cae.

Favor de cuidar los seudónimos.

¡Nooooooooooooooooooooo! ¡Ay de mí!

...No, me cae que no. Gracias. Pero qué bueno que el comentario, aunque se haya ido así, le haya parecido ir muy bien, por eso también gracias.

PD. La culpa la ha de tener la SEP con sus libros, me cae.

 

Oiga, faltaron algunas trasnacionales. Y luego???
Los que se ganan la vida en una empresa mexicana no pueden criticar la cultura nacional o el gobierno???? Los de empresas chinas, hindús, igual???
Voy a reportar a los de Bimbo, Soriana, Cemex, Mazeca, IPN, El Fogoncito...

La estupidez permanece de joven o viejo, es un mito que se quita con la edad. Aquí se demostró que un cuarentón con doctorado es más hueco que un tambor de chinelo.

 

Sosa pregunta:

Quien ha dicho que se debe de escribir de lo ilegales mexicanos?

Antes, Sosa dice, y se responde:

Guau, se comenta sobre la discriminación y en vez de incluir en el tema algo que es tan patente para todos los mexicanos como es la discriminación hacia los paisanos que trabajan en gringolandia,

Sosa dice:

El norteado también asegura "consideran muy justificado cobrarles a los ciudadanos del vecino país las políticas de sus gobiernos"

Pero Sosa previamente dice:

no, preocupa más el odio, innumerables veces muy justificado, que se le tiene a los gringuitos a lo largo del mundo ...

Así es que ya saben, gringo que vean, acomódenle una madriza. Si no por las políticas de su gobierno, entonces por lo que propugna el tea party. O por la reforma migratoria que van a aprobar sus legisladores, que, a no dudar, no va a ser la que Sosa quiere. O por que no condenaron a Zimmerman, a quien un jurado declaró no culpable o consideró que había actuado en legítima defensa. Algo de lo que el señor Sheridan debe ser culpable también, al parecer.

No se intenta imponer temas, se critica la afición de Sheridan por eludir tópicos obvios con tal de no meterse con personajes de sus simpatías o para meterse en contra de quienes le son totalmente antipáticos ... Como tratar de tapar, con el dedo de la violencia en Venezuela, al sol de la violencia en México cuando ya estaba en su apogeo durante el calderonato.

Señor Sheridan, por favor, ya deje de escoger los temas de su blog. Esa es,  más que una forma de ejercer su derecho a elegir, una burda forma de elusión, de no tratar los tópicos obvios (obvios para Sosa, por supuesto) que usted debiera tratar. Pidámosle que publique una lista de temas permitidos, de asuntos a los que debe de hacerse previamente referencia antes de plantear algún argumento que a su señoría le desagrade.

Mejor líe sus bártulos y entregue los trastos a Sosa y que él se haga cargo de su blog. A falta de originalidad, el mago del copypaste se encargará de llenarlo de opiniones ajenas que por lo general no vienen ni al caso. Como la referencia a Martin (que no Martín, el medio peruano es Zimmerman), que ni idea de cómo o para qué vino a dar aquí.

 

El norteado y deshonesto corta varias citas para poder manipularlas a su gusto sin vergüenza alguna. La primera cita completa dice "Quien ha dicho que se debe de escribir de lo ilegales mexicanos en vez de defender a las personas de la tercera edad ??" Y luego el norteado desvergonzado continúa manipulando otras citas para acomodarlas de acuerdo a su desentendimiento ... Tal parece que la influencia del nuevo fox marihuano ya impacta varios sectores afines a su idiosincracia ... Con estos defensores tan intelectualmente deshonestos Sheridan puede estar muy tranquilo.

Sr. Sosa, usted no ha entendido y no acata las órdenes que le llegan de a un lado:

El tema es la estupenda forma física e intelectual que tiene alguno. Vamos, una belleza integral que no hace más que acrecentarse con los años.
PUNTO.

P.S.. Ya nomás queda usted. Le recomiendo aprender del caso Francisco Prieto Ortuño:

"Desenmascarado el acosador virtual de Andrés Trapiello

En el 2004 apareció en el blog original de Arcadi Espada un personaje, "Luchador de sumo anoréxico", que no tenía otra razón de ser que insultar al escritor Andrés Trapiello y a su familia. A ese nick siguieron otros nicks. Ogagla Euskaritarra, Ave subterránea y Crítico Constante, más otros nicks femeninos como Rapadita, Ex rapadita y Lola con los que se autoelogiaba.

"Detrás de todos esos nicks se encuentra Francisco Prieto Ortuño, Pancho Ortuño para los amigos y enemigos, de hobby pintor y de profesión acosador virtual (...)"

El etcétera se sale del tema.

 

¡Qué fastidio hablar de honestidad con alguien que no tiene ni la más mínima idea de lo que la palabrita significa!

Guau, se comenta sobre la discriminación y en vez de incluir en el tema algo que es tan patente para todos los mexicanos como es la discriminación hacia los paisanos que trabajan en gringolandia,

Honestamente, ¿dijiste o no que el tema a tratar debía ser el de los indocumentados? Honestamente, ¿es esa  o no una forma de decir que se hable de lo que tú consideras importante, frente al tema elegido por el autor?

no, preocupa más el odio, innumerables veces muy justificado, que se le tiene a los gringuitos a lo largo del mundo ...

Honestamente, ¿dijiste o no que está justificado discriminar a los gringos? Por los motivos que quieras, ¿lo dijiste o no? Ya sea por las políticas del gobierno de ese país o por las iniciativas  de los tea parties, que no son gobierno.

... El tea party todavía no ha sido gobierno pero si tiene un buen apoyo popular para sus derechistas y absurdas iniciativas que en muchas partes del mundo son hasta risibles ... y provocadoras de odio hacia los gringos.

Honestamente, ¿reconoces el texto? ¿Identificas al autor?

En tu muy honesta percepción, todos los que no estamos de acuerdo con tus opiniones somos cheerleaders de Letras Libres. Por mi parte, basta leer mis comentarios para entender que no estoy defendiendo como perro de presa a los excelsos escritores de Letras Libres (Sosa dixit) sino externando mi malestar por el recurrente fastidio de tus tontas intervenciones, siempre reclamando que los temas a tratar o los argumentos expuestos no sean los que tú quieres o autorizas.

Visceral como siempre (es imposible no percibir el odio que sientes y demuestras por Calderón siempre que lo mencionas, o el rencor que sientes por aquellos que vencieron a tu peje) me declaras originario de Naucalpan (jamás he estado en ese lugar) y hablas del líder filonazi del PAN que acaba de ser depuesto. No tengo ni la más mínima idea de a quién te refieres ni soy panista como para tener por qué saberlo. Pero es evidente tu chilanguez en el comentario, así estés como expatriado en Playa del Carmen. No te alcanza la imaginación para ver el otro México que está más allá de los límites del DF. A lo más, supones que el norte se acaba en Naucalpan o en el proverbial Cuautitlán. O que los mexicanos de allende tus límites cerebrales seamos capaces de hilvanar dos ideas.

Hablas de desvergüenza. Para desvergüenza, la tuya. Vienes a los foros de Letras Libres y no ocultas tu desprecio por la revista y por lo que representa ni pareces apreciar la libertad que tienes de escribir lo que se te pegue la gana… y te lo publiquen. No importa que siempre estés del lado negativo en todos los temas, que siempre tengas algo que reclamar a Krauze, a Sheridan, a García Ramírez o a quien aquí escriba.

¿Alguna vez has leído en tu sacrosanta Jornada, esa que defendiste hasta la injuria en tu justa y airada indignación por el fallo de la Corte, comentarios o cartas adversas a su línea editorial? Hay quienes defienden a la democracia y a la libre expresión con sus palabras y sus hechos. Y los hay que sólo de dientes para afuera lo presumen pero a quienes sus hechos los desmienten… como tú comprenderás.

El señor Sheridan puede estar tranquilo con tu venia o sin ella. El asunto es entre tú y yo y no lo incluye a él más que de pasada. Lo triste es que se desvíe miserablemente la atención del tema del blog para dar gusto a tu ego.

 

Wowwww !! (Así agringado para estar mas a tono) Es obvio que no entiendes que si citas debes de usar una frase completa, a menos que estés ofreciendo un contexto, pero ni lo uno ni lo otro. A ver si así entiendes. Sheridan empieza hablando de la discriminación en general y ejemplifica sobre el odio que se le tiene a los gringos en el mundo. Mi crítica es que se tenga mas presente a los pobres gringos que la discriminación que sufren los paisanos que se van a trabajar a gringolandia, algo que se debería de INCLUIR en el tema y NUNCA se dice que ese debería ser el ÚNICO tema si se habla de discriminación ... pero parece que tienes el síndrome de mi abuelita que apenas escuchaba o leía algo que no le gustaba, sin terminar de enterarse bien del asunto inmediatamente empezaba a despotricar y a soltar bastonazos y más cuando se intentaba aclararle las cosas ... Podrás enseñar algo que demuestre que existe algo así como "mi peje", cuando lo que sí he afirmado es que este personaje es solo un elemento más de del decadente y corrupto sistema político mexicano ... como todos los que participaron en la docena trágica del foximato y el calderonato. Y respecto a la Jornada en su momento aseguré que este periódico inició su acelerada decadencia cuando sus eternos directivos hicieron fraude a M A Granados Chapa para que no pudiera llegar a la dirección de ese diario, jamás la he defendido y menos de la burrada que la llevó a juicio. Pero veo que has querido seguir mis intervenciones en LL, aunque los ataques de bilis no te hayan dejado captar correctamente ... de cualquier forma me enaltece !! 

Herr Sheridan practica una de las formas de la coquetería y la provocación edadista, la cual consiste en postear sucesivamente dos o tres textos ditirámbicos de la juventud irremediablemente crítica (y tecnológica), para luego vapulear sin piedad a un dizque crítico literario joven y preguntar al final (justo como las coquettes): ¿Soy viejo? (Por supuesto que no, señor, es claro que ud. goza de una envidiable forma física e intelectual.)

Tienes razón Sheridan, llegar a viejo (o a la tercera edad como ahora se dice) ¡no es un delito!,... es un pecado venial a punto de volverse mortal. Un artículo divertido, saludos.

Cierto. Pobres gringos discriminados por el mundo cuando sólo ellos tienen el derecho de hacerlo. La diferencia entre llamarse Martín o Zimmerman es muy grande: http://internacional.elpais.com/internacional/2013/07/14/actualidad/1373...

Don Guillermo Sheridan.

Muchísimas gracias por su agraciada disertación, me alegro el día; y a como van las cosas, me consuelan en esta jornada llamada vida, que como bien apunta usted, nada la detiene.
Pronto llegaremos allá todos sus lectores, esperemos que para entonces, sus palabras puedan seguirnos animando y acompañando y con aún mayor sabiduría, propia de los veteranos, (y conste que lo digo en el mejor sentido de la palabra).

Lector agradecido.

"Chinitos", "Negritos", "Viejitos"... Formas mustias de empequeñecer al otro.

Con seriedad, quisiera dejar un comentario "visual", sin añadir palabras:

http://youtu.be/Ps6e_toM26I

Una vida bien vivida.

Don Billy:

Concedo razón a su ensayo. Sin embargo, será razón parcial.
Hay mil prejuicios en contra de las personas de la tercera edad, muchos de ellos, sin base.
No obstante, no hay, en el mundo, nada peor que ir manejando detras de un pinche viejito.Y no crea que no entiendo que las personas de la 3a edad a veces quedan sin otra posibilidad, sin gente que los lleve, sin un gobierno que les trate con el respeto que se merecen y les atienda en todas sus necesidades, pero mientras tanto, si tienen que manejar, ya de menos que no neceen.  

Don Anonimo:No hay peor pendejo que el que escupe para arriba,ojala que cuando este Ud. bien ruco,y  si tiene que manejar, que  tenga todavia buena la vista para poder hacerlo, y si no, que no tenga Ud. unos hijos, nietos o parientes, que como Ud. se impacienten con sus necedades.

Don Javi,

 

Aprecio el candor de su comentario. Sin embargo, creo que no alcanza a comprender la gravedad de lo englobado en el mío. 

En cuanto a sus deseos para mi vejez, los agradezco. Esperemos que para esos tiempos no dependa ni de parientes ni de vista de halcón, sino de un sistema de seguridad social que trate a la senectud como merece y nos salve de oir a cada cuadra "pinche viejito"

Don Anoni:Ni en la Cuba o Rusia comunistas,ni en el pais capitalista por excelencia,es decir, Estados Unidos,tampoco en los adelantados paises nordicos,en ningun lado va  encontrar,desgraciadamente,sistemas de seguridad social como los ancianos del mundo se merecen,en estos ultimos paises,como quiera,estan mucho mas adelantados y creo asimismo que son el modelo a seguir,nadie,en dichos paises, tiene que preocuparse por medico y medicinas ni por vivienda,debido a su sistema de tributacion,entre otras medidas.En Mexico,tambien creo,aunque con muy mala calidad y muy atrasados,vamos por ese camino o debemos de seguir por esa ruta.Seria tonto no pensar en que un dia seremos viejos y no tendremos una vida digna.

El problema es complejo porque la pensiones que reciben,nuestros viejos, son ridiculamente bajas,los sistemas de seguridad social son malos y las mas de las veces indignos,pero hay un problema aun mayor, la gente actualmente vive mucho mas que hace treinta anos y hace dificil el poder sostener el sistema de pensiones como esta planteado actualmente.Debe de haber una solucion,mas temprano que tarde y que no sea a costa de los pensionados,ojala nuestros "pensantes diputados" pudieran hacer algo al respecto,como decia,sin afectar a los viejos.

En cuanto a lo que le digo del trato a los viejos,eso no se resuelve solamente  con programas gubernamentales,eso se resuelve con amor y comprension de todos hacia  quienes, ya sean padres,abuelos,tios o simplemente buenos vecinos se esforzaron durante toda una vida,por probablemente sacar adelante a su familia o por tascender o por dejar un mundo mejor,probablemente sea candidez de mi parte,como Ud. dice, pero creo que hay que tratarlos con paciencia,consideracion y respeto.

 

Sr/a Anónimo: no me llamo "don Billy". Me llamo Guillermo.  

Le pido disculpas, Mr. Sheridan, por culparlo de ser como viene siendo pero en fin. Con las palabras fatales que nunca leí en Alfonso Reyes le recuerdo que el "Rayito de Esperanza" iba a decretar la eterna juventud de todos los militantes del pueblo bueno.....ni modo.

Sr Rolando: no se dice "Mr". En castellano se dice señor (o, si le da flojera, Sr).  

Guau, se comenta sobre la discriminación y en vez de incluir en el tema algo que es tan patente para todos los mexicanos como es la discriminación hacia los paisanos que trabajan en gringolandia, no, preocupa más el odio, innumerables veces muy justificado, que se le tiene a los gringuitos a lo largo del mundo ... Tuve que checar dos veces si era Sheridan o era Catón el autor del post ... 

 

Sr. Sheridan, usted siempre tan desconsiderado, escribiendo sobre los temas que se le pega la gana, en lugar de consultar al “intelectual de estatura moral muy elevada” que vuelve a la carga con su cantaleta acostumbrada de “¿por qué no escriben sobre esto en lugar de esto otro?” o “no utilicen estos argumentos sin antes mencionar los de mi ideológica preferencia”.

¡Mire que atreverse a escribir sobre el trato tan desconsiderado que a menudo se tiene para con los ahora denominados “adultos mayores”, en lugar de redactar un ensayo de 14 páginas acerca del trato que reciben los indocumentados en los Estados Unidos! ¡Vaya que es usted audaz!

Y luego atreverse a mencionar la discriminación hacia los ciudadanos de ese país, innumerables veces muy justificado, como bien nos recuerda el intelectual de elevada estatura moral. Mientras que los Sosas de este país tienen el buen cuidado de destacar que no son responsables de las políticas públicas de Estado, o al menos no las de gobiernos de signos ideológicos diversos a los de su preferencia, al parecer consideran muy justificado cobrarles a los ciudadanos del vecino país las políticas de sus gobiernos. Eso es congruencia, no otra cosa, señor Sheridan.

Creo que la mayoría de los que leemos y ocasionalmente participamos en su blog entendemos su derecho de establecer los temas del mismo. A los que no les parezca, les dejo por aquí como consejo unos versitos de sabiduría popular, según yo de origen norteño, pa’ decirlos hablando en tono golpeao.

Al que no le guste el fuste

Y el caballo no le cuadre,

Que agarre caballo y fuste

Y vaya y… vuelva más tarde.

Saludos

Más norteado que norteño ... de Naucalpan ha de ser por donde acaban de tumbar al líder filonazi del pan. Quien ha dicho que se debe de escribir de lo ilegales mexicanos en vez de defender a las personas de la tercera edad ??
El norteado también asegura "consideran muy justificado cobrarles a los ciudadanos del vecino país las políticas de sus gobiernos" ... El tea party todavía no ha sido gobierno pero si tiene un buen apoyo popular para sus derechistas y absurdas iniciativas que en muchas partes del mundo son hasta risibles ... y provocadoras de odio hacia los gringos. No se intenta imponer temas, se critica la afición de Sheridan por eludir tópicos obvios con tal de no meterse con personajes de sus simpatías o para meterse en contra de quienes le son totalmente antipáticos ... Como tratar de tapar, con el dedo de la violencia en Venezuela, al sol de la violencia en México cuando ya estaba en su apogeo durante el calderonato.

Los radicales están completamente de acuerdo contigo, Hugo.

Quienes son los radicales ? Acaso los que ante la negativa de Francia de apoyar a Bush en su guerra "patriótica" contra Irak cambiaron el nombre de "French Fries" por el de "Freedom Fries"; o los gringos que cuando viajan por el mundo aseguran que son canadienses por que les da vergüenza aceptar que son "americanos"; o como un amigo gringo viviendo ya muchos años en nuestro país, que en cuanto recibió por primera vez su pasaporte mexicano feliz subió una foto a la web diciendo que ya no va a tener que recibir más malas caras al enseñar su antiguo pasaporte de EU ... ??

Puro rollo esclerótico de los años del folklore , de nostalgia por el estalinismo en lugar de la economía de mercado. Qué chafa.

 

A Hugo Sosa Ferreira lo asiste toda la razón porque es un intelectual de estatura moral muy elevada como lo prueban sus Obras Completas, que son esta pregunta a Eduardo Galeano que aparece en internet y que es tan inteligente como la respuesta 

 

¿Como hacer que el mundo entienda la diferencia entre la verdadera izquierda identificada con el pueblo, de la demagoga, como la burocracia soviética o cubana?(Hugo Sosa Ferreyra, Playa del Carmen, México)

-Cada cual lo entiende a su modo y manera, y a su modo y manera actúa. Yo soy muy respetuoso de las ideas y de las vidas de los demás.

 

Ojala que pronto Hugo Sosa Ferreyra escriba un ensayo que se llame "Guau ¿cómo distinguir entre la verdadera izquierda y la demagoga" y que se lo dedique a Eduardo Galeano.

Sería más interesante escribir "Grrrr, como diferenciar a las autores de LL de sus simples cheerleaders que defienden como perros de presa a los excelsos escritores" ...

Es como si usted , señor Sosa, lo criticáramos por defender las posiciones indefendibles de esa izquierda teñida de amarillo: dogmática , tramposa, corrupta , cínica, etc... y que defiende como can pero lo cuestionáramos por maullar miauuu , miauuu . No existe mucha diferencia entre caninos y mininos. No cree ?

Tal vez el señor (in)Morales pueda citar algún texto donde se constate que el suscrito defiende las posiciones de la izquierda teñida de amarillo ... La última referencia que se hizo del peje en LL fue para decir que él es solo parte del decadente y corrupto sistema político mexicano ... 

De manera tácita defiende sin miramiento a la amarilla izquierda. Puede que el temor a que le quiten su puesto lo obligue a disparar sin precisión , no sé , pero es una actitud que desarrolla también el participante LL.

Letras Libres no es apologista de nadie y sí crítica de todo. Pareciera que usted , señor Sosa , le gustara más el melón o la sandía , sin medias tintas . Sin embargo cambiamos para bien. Desde la democracia y la economía de mercado es perfectible todo .No a la regresión .

Saludos

Mira al burro hablando de orejas ... fue una regla general durante el calderonato asegurar que sí se criticaba al infame desgobierno azul solo podía ser proveniente de simpatías por el peje, nada más por esa razón ... Maniqueismo total sólo podías criticar a los azules por ser amarillo ... Mientras los tricolores atacados de la risa viendo como los del desgobierno del cambio salieron igualitos que ellos, sólo que más torpes para gobernar y más ratas para robar ... " Sin embargo cambiamos para bien ..." Cambiamos Kemo Sabe ?? Con el regreso de la aplanadora priísta al poder o con los nuevos ricos que género la corrupción de la docena trágica de los desgobiernos del cambio ??

¿Estaríamos mejor con López Obrador? Puede ser pregunta o, como afirmación y a coro, slogan de campaña.

Que la realidad te responda: el peje tuvo la segunda administración perredista con la jefatura de gobierno en el DF y luego fue otro gobierno perredista y después vino otro gobierno perredista. En contraste el desgobierno del cambio solo aguantó una docena tragicómica de años ... Y eso que gozó del invaluable apoyo de la maistra Gordillo !!!

Si te parece que eso justifica las capacidades del peje y sus cuates, piensa... Primero fue Ortiz Rubio, luego Portes Gil, luego Abelardo Rodríguez, seguido de tata Lázaro, Ávila Camacho, Miguel Alemán, Ruiz Cortínez, López Mateos, Díaz Ordaz, Echeverría, López Portillo, De la Madrid, Salinas y Zedillo. La realidad te respondió más fuerte. Sea lo que sea que pretendas demostrar. Con el apoyo de Fidel Velázquez, la Quina, Romero Deschamps, Jonguitud, Gordillo, en fin. Sólo tú sabes la conclusión a la que nos llevarán tus premisas. Por duración, ni el PAN ni los PRDs. ¿Será que los del PRI son mejores? Ya ves, duraron más.

Preguntas, se te contesta y entonces cambias de tema por que no puedes rebatir ... Checa otra vez lo que preguntaste y lo que se respondió y actúa con coherencia ... Si el PRI es el creador de este corrupto y decadente sistema mexicano, por supuesto que ha resultado mejor que sus alumnos azulillos y amarillos ... Corruptitos y decadentillos ...

Ah, vaya, parece que ya empiezo, aunque sea vagamente,  a entender lo que quieres decir. Según entiendo, en tu opinión sí estaríamos mejor con López Obrador. Por no otra razón que porque antes de él estuvo Cuauhtémoc y después de él vino Marcelo y luego Mancera, mientras que después de Fox nada más siguió Calderón y antes no hubo otro panista. ¿Es eso o no que dijiste? ¿O habrá que buscar un intérprete? Y si no es eso lo que dijiste, por favor, dinos lo que sí dijiste. Para ya dejarnos de conjeturas. Ya sabes, como silogismo: premisa mayor, premisa menor, conclusión.

Oyes pero no te das cuenta del ridiculo de andarle diciendo a los autores que digan lo que tú quieres? ve y dilo tú y deja de ladrarle al espejo. 

Tu "Guau" está de pena ajena.   

Efectivamente. Los prejuicios con las personas de edad, viven de manera recurrente y suberticia.

Yo tengo 56 años y en mi trabajo existen "bromas", con respecto a mi retiro. O bien escuché un día que me llamaban "Licenciada"

Como si fuera un delito laborar en esta edad...

Saludos!!

Hay en el mundo varios cientos de personas que han alcanzado los 112 años de edad. Con los adelantos de la ciencia médica, es muy probable que este número aumente. ¿En dónde quedamos usted y yo, que vamos a medio camino de ese recorrido? Y no es que peque de optimista, pero creo que no deberíamos dilapidar otra media centuria, sintiéndonos inútiles por mandato de una sociedad inmadura. 

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación