Octavio Paz: cartas tlatelolcas

Mínima antología con párrafos de cartas que Octavio Paz escribió en vísperas de la matanza de Tlatelolco en 1968, y después:

Agosto 3 (a Charles Tomlinson):  “Parece que la represión en México es severa, brutal. Temo que estos disturbios fortifiquen aún más a la derecha. La herencia revolucionaria se disipa […] Desde hace bastante tiempo proyecto renunciar a mi puesto y lo que ahora ocurre disipa mis últimas dudas.”

Septiembre ¿12? (a Antonio Carrillo Flores): “Estos grupos de un modo intuitivo encuentran que nuestro desarrollo político y social no corresponde al progreso económico. […] No se trata de una revolución social, aunque muchos de sus dirigentes sean revolucionarios radicales, sino de realizar una reforma en nuestro sistema político. Si no se comienza ahora, la próxima década será violenta”.

Septiembre 19 (a Jean-Clarence Lambert): “Estoy mas y más convencido que la rebelión actual, sobre todo en Europa y EU, no es política sino moral y, más que moral, sensual, sentimental, emocional. Es la gran rebelión de los sentidos.” [Los jóvenes mexicanos tratan] “de lograr lo que rechazan los jóvenes europeos y norteamericanos: la democracia burguesa”.

Septiembre 27 (a Tomlinson): “Es incongruente –desde un punto de vista moral tanto como sentimental— mi permanencia en el Servicio Exterior. Precisamente había ya iniciado el trámite para obtener mi retiro. Lo que pasa ahora me revela que lo debería haber hecho antes.  Todo esto me tiene apenado, avergonzado y furioso –con los otros y, sobre todo, conmigo mismo.”

Octubre 4 (a Antonio Carrillo Flores): “Las fuerzas armadas dispararon contra una multitud compuesta en su mayoría por estudiantes. El resultado: más de 25 muertos, centenares de heridos y un millar de personas en la cárcel. No describiré a Ud. Mi estado de ánimo. Me imagino que es el de la mayoría de los mexicanos: tristeza y cólera. […] Le ruego se sirva ponerme en disponibilidad, tal como lo señala la Ley del Servicio Exterior.”

Octubre 6 (a Tomlinson): “Para entender esta vuelta a los sacrificios humanos les recomiendo ‘El cántaro roto’, en Libertad bajo palabra. Repruebo los excesos verbales de este poema, pero no su substancia. Porque hay una interpretación política, la sociológica y la mítica. La última es la cierta. Los viejos dioses andan sueltos otra vez, y nuestro presidente se ha convertido en el Gran Sacerdote de Huitzilopochtli. Decidí no continuar como representante del Gran Moctezuma (el primero).

Octubre 7 (al Comité Cultural de la Olimpiada): [Declinó escribir un poema sobre el espíritu olímpico] “No obstante, el giro reciente de los acontecimientos me ha hecho cambiar de opinión. He escrito un pequeño poema [“México: Olimpiada de 1968”] en conmemoración de esta Olimpíada. Se los envío a ustedes, anexo a esta carta y con la atenta súplica de que sirvan transmitirlo a los poetas que asistirán al Encuentro.”

Octubre 7 (a James Laughlin): “Luego del gran ritual azteca del 2 de octubre en la llamada Plaza de las Tres Culturas, decidí que lo único decente que podía hacer era cortar toda relación con Huitzilopochtli y su gran sacerdote.”

Octubre 9 (a José Bianco): “El ritual azteca del 2 de octubre en la Plaza de Tlatelolco (precisamente en los ruinas del teocalli: lee las páginas de Bernal Díaz acerca de ese lugar) me decidió a abandonar el Servicio Exterior […] Te envío copia de la carta que he dirigido al Comité organizador del Encuentro mundial de poetas y del poema que le acompaña. Espero que los poetas que iban a participar (Robert Graves, Neruda, Montale, Evtuchenko y otros) habrán cambiado de idea.

Octubre 9 (a Pere Gimferrer): [Mi renuncia] “no es tanto un gesto político como una reacción moral.”

Noviembre 28 (A Manuel Moreno Sánchez):“ Al enviar mi renuncia a Carrillo Flores creo que fui fiel a aquellas interminables conversaciones nocturnas durante nuestras caminatas no menos interminables […] Mi renuncia no fue sino un intento más por preservar un poco esa imagen colectiva del joven que fuimos.”

 

(Hice una cronología y un análisis de la renuncia de Paz a la embajada de la India en las páginas 485-495 de Poeta con paisaje: ensayos sobre la vida de Octavio Paz, Ediciones ERA, México, 2004.)

 

 

 

Comentar ›

Comentarios (27)

Mostrando 27 comentarios.

    Lo que Octavio Paz comenta en este artículo, es sin duda una recolección de hechos y vivencias que acontecian, previos a un movimiento que terminaria en masacre y que queda marcado en la hiostoria como resultado de la injusticias y la ineficiencia politica de los gobiernos de esa época

    Lo que Octavio Paz escribe en este artículo, es sin duda una recolección de hechos y vivencias que acontecian previos a un movimiento que terminaría en masacre, y que marco la historia como resultado de las injusticias y la ineficiencia política de los gobiernos de esa época.

 

Leer al gran maestro Octavio Paz es un deleite, cualquiera que sea el tema y su contenido, los fragmentos anteriores que son parte del testimonio de congruencia y sensibilidad que el Mtro. mostro en tan difícil momento de nuestra historia, a pesar de la falta de información que se presentó posterior a la masacre y a las presiones del régimen totalitario presente en ese momento, el Mtro. Paz se opuso a la farsa y manifestó su postura en desacuerdo al totalitarismo represor del sistema prista mexicano.

 

Es conveniente recordar que paralelo a los juegos olímpicos deportivos, se organizaron y llevaron a cabo las olimpiadas culturales, con la presencia de un gran número de artistas e intelectuales de todo el mundo, en un año en el que por todo el planeta se sucedieron hechos que dieron inicio a la más grande de las transformaciones culturales de la humanidad.

 

De ahí también la importancia y valentía mostrada por Paz en ese momento, al renunciar a su encargo como embajador de México en la India y hacerlo mostrando su total rechazo, indignación y como el mismo lo escribe con tristeza y cólera.

 

Sin embargo para la gran mayoría de los mexicanos los acontecimientos de Tlaltelolco ese 2 de octubre, se olvidaron muy pronto, tan solo 10 días después al inaugurarse los juegos, la masacre, la tristeza y la cólera en el pueblo mexicano se transformaron en algarabía, y emoción, en patrioterismo al calor de las medallas ganadas.

 

Paz fue congruente y valiente al enfrentarse al régimen sin embargo el impacto en la sociedad fue menor de lo que pudiera haberse esperado, la causa es la muy corta memoria de nuestra sociedad mexicana, si no para muestra basta un botón.

 

Sin duda el señor Octavio Paz, es un ejemplo de un ser humano en toda

la extensión de la palabra. Una persona que es de admirarse ya que no 

se muestra indiferente ante los hechos de tirania que se dan con su gente y 

lo hace de manera que los que se encuentran a su alrededor sepan

lo que esta sucediendo y su desacuerdo ante la injusticia. Pocas 

personas anteponen su sentir y pesar humano sin temblar, que al puesto de renombre 

que se les ha ortorgado, para manifestar que reprueba y de cierta manera se averguenza

de actos como los ocurridos en aquel año del 68 y porsupuesto sin referirme a las olimpiadas 

que se sucitaban en ese momento.

 

Estas cartas me dan a entender la postura política de Octavio Paz en una temporada llena de hipocresía que se dio en el país, pues por un lado, la protesta del pueblo que exigía a un gobierno nefasto e irresponsable la justicia social y que recibió a cambio  la violencia que mancho de muerte la plaza de las tres culturas y el pisoteo de la libertad de expresión. Pero por otro lado México era anfitrión de los juegos olímpicos que en forma de burla apodaron, "las olimpiadas de la paz" es por eso que Paz en sus poemas citados nos conmueve con  su pena y la vergüenza que siente  de un México lleno de líderes interesados en el poder y nunca en el humanismo.

 

Las cartas anteriores me hacen entender la postura política que asumió Paz en el año de 1968 y la perspectiva de pena y vergüenza que indignaron a este icono de la literatura mexicana al presenciar el pisoteo y la degradación de la libertad de expresión y de la búsqueda de justicia social. También en los poemas que nos sugiere visitar es claro su humanismo al defender la protesta del pueblo, derrumbar al árbol y la construcción de un país sin tiranos. Además comenta un descontento a las olimpiadas que fue una burla a los asesinatos del 2 de octubre llamándolas "las olimpiadas de La Paz" .

Octavio Paz se ha caracterizado por analizar el medio en el que se ha desenvuelto, por su extraordinaria sensibilidad y empatía lo que lo ha hecho un ser humano excelente, mostrando que la actitud que tiene el mexicano hacia resolver y disolver problemáticas, ha permitido que se pierda el lado humano y la dignidad por lo que no se obtiene una solución verdadera y efectiva, demostrando que sin esas dos virtudes principales, solo somos un pedazo de carne pudriéndose en el sol, por lo que da preferencia a los buenos momentos en la vida pero sin dejar de lado los tragos amargos que han marcado la vida de nuestros paisanos a lo largo de la historia.

 

Octavio Paz se ha caracterizado por analizar el medio en el que se ha desenvuelto, por su extraordinaria sensibilidad y empatía lo que lo ha hecho un ser humano excelente, mostrando que la actitud que tiene el mexicano hacia resolver y disolver problemáticas, ha permitido que se pierda el lado humano y la dignidad por lo que no se obtiene una solución verdadera y efectiva, demostrando que sin esas dos virtudes principales, solo somos un pedazo de carne pudriéndose en el sol, por lo que da preferencia a los buenos momentos en la vida pero sin dejar de lado los tragos amargos que han marcado la vida de nuestros paisanos a lo largo de la historia.

 

Octavio Paz se ha caracterizado por analizar el medio en el que se ha desenvuelto, por su extraordinaria sensibilidad y empatía lo que lo ha hecho un ser humano excelente, mostrando que la actitud que tiene el mexicano hacia resolver y disolver problemáticas, ha permitido que se pierda el lado humano y la dignidad por lo que no se obtiene una solución verdadera y efectiva, demostrando que sin esas dos virtudes principales, solo somos un pedazo de carne pudriéndose en el sol, por lo que da preferencia a los buenos momentos en la vida pero sin dejar de lado los tragos amargos que han marcado la vida de nuestros paisanos a lo largo de la historia.

la imagen de una revolucion que aun no termina, puede advertirse aún en pensamiento de un hombre que en ese entonces podia considerarse que pertenecia al estado por la investiduara que tenia, pero y efectivamente en ese entonces el estado mexicano aun tenia tendencias centralistas y antidemocraticas, y es cierto que los jovenes podian percibir la afectación o un retroceso en la economia como base del estado, un hombre de creencia firme en nuestras religiones antepasadas poniendo en manos de ellos un estado de beligerencia, "Mi renuncia no fue sino un intento más por preservar un poco esa imagen colectiva del joven que fuimos.” por lo que al hacer el analisis respectivo, es cierto que los jovenes en ese entonces lo que se expresaba no era política sino moral y, más que moral, sensual, sentimental, emocional. Es la gran rebelión de los sentidos.” [Los jóvenes mexicanos tratan] “de lograr lo que rechazan los jóvenes europeos y norteamericanos: la democracia burguesa”. 

Si merecia ser premio nobel 

La cronología de cartas de Octavio Paz que aquí se nos presenta llega a mí con emotividad al ver la postura del escritor al punto tal de mandar su renuncia y es que más allá de solo ser un gesto de apoyo, se muestra como un ser humano sensible lleno de indignacion ante la masacre, la tortura, el encarcelamiento del alma estudiantil que buscaban un cabio significativo en el pais. 

Es de gran admiracion el poeta mexicano Octavio Paz. Siempre fue congruente con sus acciones y sus palabras. Quizás no tenia gran relevancia su posicion de servicio esterior en la India, mas el hecho de que no estuviera dispuesto a servir a un goberno déspota es simplemente admirable. Me llama la atención precisamente la carta realizada al comite olímpico, en donde les pide que hagan de conocimiento de os sangrientos hechos ocurridos el 2 de Octubre a los poetas del Mundo, precisamente para transmitir mas alla las acciones de un gobierno intolerante. 

Es la cronica de un mexicano que pudo ver la crueldad del gobierno hacia la liberta de expresion del pueblo y que le dolia la represion que habia en ese tiempo. 

El pueblo mexicano solo queria un desarrollo politico y economico y fue callado de una manera violenta.

Para mi esta situacion es reprobable y fue disimulada en ese tiempo y hasta la actualidad haciendola parecer menos grave de lo que en realidad fue . 

Muchos de los estudiantes que arrestaron y participaron en el moviento del 68´ los desterraron del pais practicas que se supone en ese tiempo ya no se llevaban acabo y sin embargo se hizo . Estaban en la carcel con cargos como el de "enemigo de la nacion".

 Estas cartas de Octavio paz son una anecdota del escritor donde pudo expresar con ese etilo que lo caracterizo la furia que como mexicano uno podia sentir viendo lo que pasaba en su nacion y ver como al otro dia el gobierno simplemente decia que no paso nada habiendo tantos muertos y desaparecidos. En fin reprobable saludos.

La justicia, la verdad, el dolor, la moral, sentimientos encontrados entre el ayer y el hoy, de cuan nobles sentimientos escribe nuestro Premio Nobel, que plasma en sus dias del antes y del después del funesto desenlace que todos conocemos, "El 2 de octubre no se olvida".

Con cuanta razón en cada nota de sus palabras que hace mención a la sin-razón que aunque han pasado ya 45 años, que apesar de que yo no lo vivi en carne propia, por mi corta edad; el ECO hace tal remenbraza en palabras del Poéta de que: "la mayoría de los mexicanos: tristeza y cólera" no solo en aquellas generaciones sino en las nuevas.

Y que Olimpiada interminable, “México: Olimpiada de 1968”, que hoy vemos en cada estudiante dicha Olimpiada recordando y conmemorando "el gran ritual azteca del 2 de octubre en la llamada Plaza de las Tres Culturas", como llama olimpica de entre gritos de reclamos a tal sin-razón por la que todos la ondeamos "2 de octubre no se olvida"

Una cronologia propia de un tiempo traspolado, me parece en verdad que solo han pasado escasos dias y el ciclo nos alcanza al tiempo, no queda en si mismo mas que la avergonzante realidad y la dignidad de la humanidad en él, Gracias por la publicación Guillermo S.

Después de leer las cartas de Octavio Paz me quedan algunas reflexiones, pero lo más importante que alcanzo a distinguir en ese texto, es que, no se trata solamente de una anécdota. Es, a mi parecer, una bitácora de los sentimientos que experimentaba el poeta en aquellos días de horror que dejaron una herida incurable en todo un pais.

Siempre humano, siempre defendio lo justo. Octavio Paz, hombre digno de ser recordado, de forma alegorica destruye el poder imperante en su epoca.

Cronica de una etapa dolorosa, para el pais, y la juventud, relatada con desden hacia el sitema opresor, ser humano en toda la extencion de la palabra fue Octavio Paz.

Ante acciones atroces que "personas" han cometido contra quienes deberian ser, por lo menos sus iguales, se requiere efectivamente de congruencia. No deberia ser díficil actuar como se supone en una Democracia; tristemente, nuestro país hace mucho tiempo que no lo es. Afortunadamente hay gente como Octavio Paz, entre otros (pocos) que nos dan un ejemplo positivo.

Tan congruente como la realidad, Octavio Paz ha manejado una cierta y carismática distinción literaria hacia el México contemporaneo, no obstante en sus escritos se denota aquella melancolia, desconcierto y sorpresivo rencor hacia la sociedad cada vez más dispersa como lo es ahora.

Muchos, quizás, lo tomen como una anecdota más, como un simple y llano desdén hacia la sociedad que durante muchos años vió con gran asombro como se transformaba y cambiaba de manera contundente, pero lo que va más allá de la literatura es el sueño de seguir siempre en busca de algo mejor para su país; sus anecdotas se basan en la critica y en la contraposicion de ideas, Octavio Paz ha sido uno de los pocos que dentro de la cotidianidad de una ciudad siempre encuentra una forma distinta de ver esa cotidianidad y esa vía es la crítica.

Admirable la devoción de Guillermo Sheridan (él mismo utilizó esta palabra en uno de sus muchos homenajes a su antiguo patrón) por Octavio Paz. Como que todavía no le cae el veinte y le queda la duda de si en verdad lo conoció, si de verdad fueron contemporáneos... Como quiera que sea, él sigue escudriñando aquí y allá en busca de más perlas pacianas que convidarnos. Nada más le pedimos* que se reserve los coscorrones que el poeta de Mixcoac sin duda le propinó y no nos los comparta, ni en sentido figurado. Aunque Guillermo Sheridan sabe bien que esos correctivos valieron la pena, si al final de un día más pudo conciliar el sueño murmurando la siguiente línea: Precisamente había ya iniciado el trámite para obtener mi retiro... Líneas así, justifican cualquier chamba.

 

*Plural de humildad.

Ya quisieran muchos una pizca de tu fino humor y brillante ironía. El comentario compensa tantas entradas que no salen de la etapa patética, caray.

Sr Gerardo No Verificado: no tengo idea de qué habla. (No importa: repte usted.)     

¿Reptar? Qué más quisiera yo... Sería como hacer yoga. Pero siento que el insulto implícito en el imperativo literatoso y sangrón que usted me endilga (ando barroco) lo merecen más que yo los miles de sicarios, narcos y secuestradores que -¡quién sabe cómo!- se adueñaron de México; es decir: de un país que casi no se entiende sin la "herencia luminosa" de Octavio Paz (con todo y su "célebre" renuncia al puesto de embajador), Vuelta o Letras Libres... Creo que mi único delito -insignificante, por efecto de su correlato escrito: sus textos- es ser su lector. Pero hay modo.

 

 

Busqué un poquito, pero no encontre el texto aquel de Baudelaire dedicado a los jóvenes escritores, en el que recomienda hacer un uso prudente de las facultades satíricas, corrosivas, disolventes, en provecho de a propia conservación; en otras palabras, el veneno se administra en bajas dosis y con la temperatura sanguínea más fría que se pueda alcanzar. ¿Por qué pierdes pues tu tiempo y tus recursos con uno que a propósito del bardo de Mixcoac sólo sabe decir, a la manera de Alberti en su evocación de Garcilaso (con la diferencia de que aquél era aquilatado poeta), "qué buen caballero era"?

En qué línea circula tu envidia y resentimiento ? Nada de crítica y mucho difamatorio supuesto. Mirado bien , a quién le interesa los regaños que te propinaba tu maestra del jardín de infantes?

Octavio Paz, un hombre congruente.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación