Sobre el ensayo de Gabriel Zaid "Hinchadas de administración"

Septiembre 2010 | Tags:

Sr. director:

La premisa que propone Gabriel Zaid (Letras Libres 139) es muy clara: “La inversión en infraestructura no incrementa la calidad en la educación”, con lo que estoy completamente de acuerdo. Sin embargo, quiero prevenir el riesgo ante la posibilidad de que erróneamente se deduzca como válido lo siguiente: “La inversión en infraestructura disminuye la calidad en la educación”, aseveración con la que no estoy de acuerdo.

Con una sólida infraestructura se obtienen mejores herramientas para formar a los alumnos, si se compara con aquellas instituciones cuyos recursos físicos son escuetos, y en donde los chicos están pensando en qué van a comer ese mismo día, ya que tienen el estómago vacío; donde el calor que los sofoca es suficiente como para humedecer y desvanecer las hojas de sus exámenes por el exceso de sudor; donde las bibliotecas, hemerotecas e infotecas simplemente no existen.

Así mismo, los ejemplos mencionados en el artículo ponen de manifiesto que el apoyo no ha sido el correcto, pero no por la falta o el exceso de recursos, sino por la falta de enfoque: lo académico es lo que se tiene que monitorear, como brillantemente lo identifica Zaid.

Lo que no se mide, no se controla... por ende, no se mejora de manera sistemática.

Para que la mejora continua se obtenga, la solución debe ser integral en cualquier sistema; para este caso particular, considerando y ejecutando todos los requerimientos de apoyo al proceso de enseñanza y aprendizaje. La infraestructura es el más fácil de todos, tan solo se necesita dinero... lo más fácil para invertir. ~

– Jesús Garza Paz

 

 

 

Aclaración

Le agradezco a Jesús Garza Paz su interés en mi artículo, pero la frase que pone entre comillas no es mía, ni pudo haberla tomado de ahí, porque no está, como se puede comprobar. ~

– Gabriel Zaid

Comentar ›

Comentarios (1)

Mostrando 1 comentarios.

"No todo lo que brilla es oro". En estos tiempos de modernidad, Organismos evaluadores han llevado a muchas universidades a invertir en infraestrutura en detrimento de lo medular que es lo académico; aunque como se sabe, desde un perspectiva teórica sistémica y de la percepción de nuestras realidades, todos los elementos influyen para una buena educación. Me jubilé el 2010 de una Preparatoria de la Universidad Autónoma de Sinaloa y regreso  para ver mejoras sustanciales en los edificios, pasillos, muebles, hasta los maestros uniformados...pero me doy cuenta que buena parte de los docentes continúan sin ánimo para abrazar con amor la tarea educativa; sus clases son aburridas, se apegan a lo que dice el libro de texto, no tienen hábito de lectura; profesores que imparten asignaturas de Diseño de Investigación que nunca han realizado un ejercicio de esta categoría, otros dan clases de Ética y extorsionan a sus alumnos para pasar la asignatura; un maestro de esa escuela me confesó; "...yo les dije a los 23 alumnos reprobados, tienen ustedes varias formas para recuperarse; presentar un examen, entregarme un trabajo o pagarme 300 pesos....ustedes tiene la palabra.." Y pues como el alumno no quiere meterse en asuntos de realizar trabajos, seguramente escogieron la salida más fácil.

Ahhh pero la percepción social es de que la escuela es muy buen académicamente, porque solamente ven "por encimita" esa realidad escolar, pero, si por arte de magia un  padre se hiciera invisible y se apostara en una esquina de cualquier salón de clases, va  ver la urdimbre de eventos que dibujan la verdadera realidad que priva en esa institución, la cual dista mucho de lo que expresan en los discursos políticos los funcionarios en turno.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación