Tres poemas

Agosto 2013 | Tags:

Una palabra

Muy viva, en mi cabeza

flota la línea de un poema,

y de pronto se escapa.

Como el pez no pescado,

no es frecuente que vuelva.

Pero a veces, después de días o meses,

de pronto vuelve a estar frente a mis ojos.

El año pasado, en junio,

en el acuario de Okinawa,

di con un pez muy grande,

como un brema de piedra.

Se me quedó mirando fijamente

desde el otro lado del vidrio

y se dio media vuelta,

completamente impávido.

Se fue y volvió y se fue.

¿Qué era eso?

¿Ese ojo me miraba?

Para ese pez

¿quién dirá que no fui una palabra? ~

 

Almejas

En medio de la noche abrí los ojos.

Había comprado almejas en la tarde

y en un rincón de la cocina estaban

con las bocas abiertas y muy vivas.

 

“Cuando se haga de día

me las voy a comer

una por una.”

 

Solté una carcajada

de vieja bruja.

Y luego nada: me dormí

con la boca entreabierta

la noche entera. ~

 

Flores

En medio de la noche abro los ojos.

 

En un rincón del cuarto están despiertos

los crisantemos.

 

Mañana empezarán a marchitarse:

esa belleza en flor es el comienzo.

 

Antes de hacer el largo viaje,

cómo podrían conciliar el sueño.

Es tanta la emoción de prepararse.

 

Qué encendido silencio. ~

 

 

 

 

 

______________________

Versiones de Aurelio Asiain

Comentar ›

Comentarios (0)

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación