Ministry of Defense of Ukraine

Soy un socialista ucraniano. Por eso me opongo a la invasión rusa

En lugar de considerar que el mundo está compuesto únicamente por campos geopolíticos, los internacionalistas socialistas deben evaluar cada conflicto basándose en los intereses de los trabajadores y su lucha por la libertad y la igualdad.
AÑADIR A FAVORITOS

Escribo desde Ucrania, donde sirvo en las Fuerzas de Defensa Territorial. Hace un año, no podía imaginar estar en esta situación. Al igual que millones de ucranianos, mi vida se ha visto trastocada por el caos de la guerra. 

Durante los últimos cuatro meses, he tenido la oportunidad de conocer a personas que difícilmente habría conocido en otras circunstancias. Algunos de ellos nunca habían pensado en tomar las armas antes del 24 de febrero, pero la invasión rusa les obligó a dejarlo todo para proteger a sus familias. 

A menudo criticamos las acciones del gobierno ucraniano y la forma en que se organiza la defensa. Pero el gobierno no cuestiona la necesidad de la resistencia y entiende bien por qué y para qué luchamos.

Al mismo tiempo, durante estos meses, he intentado seguir y participar en los debates de la izquierda internacional sobre la guerra ruso-ucraniana. Y lo que más siento ahora al involucrarme en estas discusiones es cansancio y decepción. Durante demasiado tiempo me he visto obligado a rebatir propaganda rusa obviamente falsa, demasiado tiempo explicando por qué Moscú no tenía “preocupaciones legítimas de seguridad” para justificar la guerra, demasiado tiempo afirmando las premisas básicas de autodeterminación con las que cualquier izquierdista debería estar ya de acuerdo.

Quizá lo más llamativo de muchos de estos debates sobre la guerra ruso-ucraniana es que se ignora la opinión de los ucranianos. En algunos debates de izquierda se sigue presentando a los ucranianos como víctimas pasivas con las que hay que simpatizar o como nazis a los que hay que condenar. Pero la extrema derecha constituye una clara minoría de la resistencia ucraniana, mientras que la mayoría absoluta de los ucranianos apoyan la resistencia y no quieren ser solo víctimas pasivas.

Negociaciones

En los últimos meses, incluso muchas personas bienintencionadas han hecho llamamientos cada vez más fuertes, pero en última instancia vagos, a las negociaciones y a una solución diplomática del conflicto. Pero ¿qué significa esto exactamente? Las negociaciones entre Ucrania y Rusia tuvieron lugar durante varios meses tras la invasión, pero no detuvieron la guerra. Antes, las negociaciones sobre el Donbás duraron más de siete años con la participación de Francia y Alemania; pero a pesar de los acuerdos firmados y el alto el fuego, el conflicto nunca se resolvió. Por otra parte, en una guerra entre dos Estados, incluso los términos de la rendición suelen resolverse en la mesa de negociaciones.

Un llamamiento a la diplomacia no significa nada en sí mismo si no se abordan las posiciones negociadoras, las concesiones concretas y la voluntad de las partes de adherirse a cualquier acuerdo firmado. Todo eso depende directamente del curso de las hostilidades, que a su vez depende del alcance de la ayuda militar internacional. Y esto puede acelerar la conclusión de una paz justa.

La situación en los territorios ocupados del sur de Ucrania indica que las tropas rusas intentan establecer una posición permanente allí porque proporcionan a Rusia un corredor terrestre hacia Crimea. El Kremlin utiliza el grano saqueado en estos territorios para apoyar a sus regímenes clientes y, al mismo tiempo, amenaza al mundo entero con una hambruna al bloquear los puertos ucranianos. El acuerdo sobre el desbloqueo de la exportación de grano ucraniano, firmado el 22 de julio en Estambul, fue violado por Rusia al día siguiente de su firma al atacar con misiles el puerto de comercio marítimo de Odessa.

Mientras tanto, políticos rusos de alto rango, como el expresidente y actual vicepresidente del Consejo de Seguridad, Dmitry Medvedev, o el jefe de Roscosmos, Dmitry Rogozin, siguen escribiendo que hay que destruir a Ucrania. No hay ninguna razón para creer que Rusia vaya a detener su expansión territorial, incluso si un día resulta beneficioso para el Kremlin firmar una tregua temporal.

Por otra parte, el 80% de los ucranianos considera inaceptables las concesiones territoriales. Para los ucranianos, renunciar a los territorios ocupados significa traicionar a sus conciudadanos y familiares, y soportar los secuestros y torturas diarios perpetrados por los ocupantes. En estas condiciones, el Parlamento no ratificará la cesión, aunque Occidente obligue al gobierno ucraniano a aceptar pérdidas territoriales. Esto solo desacreditaría al presidente Volodymyr Zelensky y llevaría a la reelección de más autoridades nacionalistas, mientras que la extrema derecha se vería recompensada con condiciones favorables para reclutar nuevos miembros.

El gobierno de Zelensky, por supuesto, es neoliberal. Los izquierdistas y sindicalistas ucranianos se han organizado ampliamente contra su política social y económica. Sin embargo, en términos de guerra y nacionalismo, Zelensky es el político más moderado que podría haber llegado al poder en Ucrania tras la anexión de Crimea en 2014 y el inicio de la guerra en Donbás.

También ha habido algunos malentendidos sobre su propio historial. Por ejemplo, muchos autores culpan ahora a Zelensky de la política lingüística nacionalista, centrada en las restricciones a la lengua rusa en la esfera pública y que incluye la restricción de la educación secundaria en las lenguas de las minorías nacionales. De hecho, estas leyes lingüísticas se aprobaron durante la anterior legislatura, solo que algunas de sus disposiciones entraron en vigor después de que Zelensky asumiera el cargo. Su gobierno ha intentado en repetidas ocasiones suavizarlas, pero cada una de esas veces se ha echado atrás por las protestas nacionalistas.

Esto quedó patente tras el inicio de la invasión en sus frecuentes llamamientos a los rusos, su invitación al Kremlin a negociar y sus declaraciones de que el ejército ucraniano no intentaría retomar los territorios que estaban bajo control ruso antes del 24 de febrero, sino que buscaría su devolución por medios diplomáticos en el futuro. Si Zelensky fuera sustituido por alguien más nacionalista, la situación sería mucho peor.

No hace falta que explique las consecuencias de ese resultado. Habría aún más autoritarismo en nuestra política interna, prevalecerían los sentimientos revanchistas y la guerra no se detendría. Cualquier nuevo gobierno se vería mucho menos restringido a la hora de bombardear el territorio ruso. Con una extrema derecha revigorizada, nuestro país se vería arrastrado cada vez más a una vorágine de nacionalismo y reacción.

Como alguien que ha visto los horrores de esta guerra, entiendo el deseo de que termine cuanto antes. De hecho, nadie tiene más ganas de que la guerra termine que nosotros, que vivimos en Ucrania, pero para los ucranianos también es importante cómo termine la guerra exactamente . Al principio del conflicto, yo también esperaba que el movimiento contra la guerra ruso obligara al Kremlin a poner fin a su invasión. Pero desgraciadamente esto no ocurrió. Hoy, el movimiento contra la guerra ruso solo puede influir en la situación llevando a cabo el sabotaje a pequeña escala de ferrocarriles, fábricas militares, etc. Algo más grande será posible solo después de la derrota militar de Rusia.

Por supuesto, en determinadas circunstancias, podría ser apropiado acordar un alto el fuego. Pero dicho alto el fuego solo sería temporal. Cualquier éxito ruso reforzaría el régimen de Vladimir Putin y sus tendencias reaccionarias. No significaría la paz, sino décadas de inestabilidad, resistencia guerrillera en los territorios ocupados y enfrentamientos recurrentes en la línea de demarcación. Sería un desastre no solo para Ucrania, sino también para Rusia, donde se intensificaría una deriva política reaccionaria y la economía sufriría las sanciones, con graves consecuencias para los civiles de a pie.

Por lo tanto, una derrota militar de la invasión rusa también interesa a los rusos. Solo un movimiento interno de masas a favor del cambio puede abrir la posibilidad de restablecer relaciones estables entre Ucrania y Rusia en el futuro. Pero si el régimen de Putin sale victorioso, esa revolución será imposible durante mucho tiempo. Su derrota es necesaria para la posibilidad de cambios progresivos en Ucrania, Rusia y todo el mundo postsoviético.

Vale la pena reconocer que mi atención se ha centrado en gran medida en las dimensiones internas –tanto para los ucranianos como para los rusos– del actual conflicto. Para muchos izquierdistas en el extranjero, los debates tienden a centrarse en sus implicaciones geopolíticas más amplias. Pero, en mi opinión, al evaluar el conflicto, los socialistas deberían prestar atención, en primer lugar, a las personas directamente implicadas en él. Y en segundo lugar, muchos izquierdistas subestiman las amenazas que supone el posible éxito de Rusia.

La decisión de oponerse a la ocupación rusa no fue tomada por Joe Biden, ni por Zelensky, sino por el pueblo ucraniano, que se levantó en masa en los primeros días de la invasión y se alineó para conseguir armas. Si Zelensky hubiera capitulado entonces, solo habría quedado desacreditado a los ojos de la mayor parte de la sociedad, pero la resistencia habría continuado de forma diferente, dirigida por fuerzas nacionalistas de línea dura.

Además, como ha señalado Volodymyr Artiukh en Jacobin, Occidente no quería esta guerra. Estados Unidos no quería problemas en Europa porque quería centrarse en la confrontación con China. Menos aún querían esta guerra Alemania y Francia. Aunque Washington ha hecho mucho para socavar el derecho internacional (nosotros, como los socialistas de cualquier parte del mundo, nunca olvidaremos la criminal invasión de Irak, por ejemplo), al apoyar la resistencia ucraniana a la invasión están haciendo lo correcto.

Para ponerlo en términos históricos, la guerra en Ucrania no es más una guerra de poder de lo que  lo fue la guerra de Vietnam entre los Estados Unidos por un lado y la Unión Soviética y China por el otro. Sin embargo, al mismo tiempo, también fue una guerra de liberación nacional del pueblo vietnamita contra Estados Unidos, así como una guerra civil entre los partidarios de Vietnam del Norte y del Sur. Casi todas las guerras tienen varias capas; su naturaleza puede cambiar durante su transcurso. Pero ¿qué nos aporta esto en términos prácticos?

Durante la Guerra Fría, los internacionalistas no necesitaron alabar a la URSS para apoyar la lucha vietnamita contra Estados Unidos. Y es poco probable que ningún socialista hubiera aconsejado a los disidentes de izquierdas de la Unión Soviética que se opusieran al apoyo al Vietcong. ¿Debería haberse resistido el apoyo militar soviético a Vietnam porque la URSS reprimió criminalmente la Primavera de Praga de 1968? ¿Por qué entonces, cuando se trata del apoyo occidental a Ucrania, las ocupaciones asesinas de Afganistán e Irak se consideran serios contraargumentos para la ayuda?

En lugar de considerar que el mundo está compuesto únicamente por campos geopolíticos, los internacionalistas socialistas deben evaluar cada conflicto basándose en los intereses de los trabajadores y su lucha por la libertad y la igualdad. El revolucionario León Trotsky escribió una vez que, hipotéticamente, si la Italia fascista, persiguiendo sus intereses, hubiera apoyado el levantamiento anticolonial en Argelia contra la Francia democrática, los internacionalistas deberían haber apoyado el armamento italiano de los rebeldes. Parece muy correcto, y esto no le impidió ser antifascista.

La lucha de Vietnam no solo benefició a Vietnam; la derrota de Estados Unidos allí tuvo un importante efecto disuasorio (aunque temporal) sobre el imperialismo estadounidense. Lo mismo ocurre con Ucrania. ¿Qué hará Rusia si Ucrania es derrotada? ¿Qué impediría a Putin conquistar Moldavia u otros estados postsoviéticos?

La hegemonía estadounidense ha tenido terribles consecuencias para la humanidad y, afortunadamente, ahora está en declive. Sin embargo, el fin de la supremacía estadounidense puede significar una transición hacia un orden internacional más democrático y justo o una guerra de todos contra todos. También puede significar una vuelta a la política de esferas de influencia imperialistas y al rediseño militar de las fronteras, como en siglos anteriores.

El mundo será aún más injusto y peligroso si los depredadores imperialistas no occidentales aprovechan el declive estadounidense para normalizar sus políticas agresivas. Ucrania y Siria son ejemplos de lo que será un “mundo multipolar” si no se reducen los apetitos de los imperialismos no occidentales.

Cuanto más dure este horrible conflicto en Ucrania, más podría crecer el descontento popular en los países occidentales como consecuencia de las dificultades económicas de la guerra y las sanciones. El capital, al que no le gusta la pérdida de beneficios y quiere volver al “business as usual”, puede intentar explotar esta situación. También puede ser utilizado por los populistas de derecha a los que no les importa compartir esferas de influencia con Putin.

Pero el uso que hacen los socialistas de este descontento para exigir menos ayuda a Ucrania y menos presión a Rusia es contrario a la postura de solidarizarse con los oprimidos. 

Traducción del inglés de Ricardo Dudda.

Publicado originalmente en Jacobin.

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: