Jorge Semprún

Leer más

Las sandalias

—¿Tiene usted algo para mí?…     El tono era apenas interrogativo. Además, alargaba ya la mano, segura de lo que decía. El conserje no le quitaba el ojo,…