Mark Strand

Leer más

No hay viento en Oslo

   “Mi querida”, le dijo el viajero a la muchacha, “la vida me   ha tratado con dureza: emprendí un viaje al norte, en busca    del famoso perro…
Leer más

La impureza del placer

  No muy lejos de aquí había una fiesta, en la que un gordo   comenzó a dar saltos. “Soy un gordo”, anunció, “y salto cada   vez que se me da la gana. Oír el…
Leer más

Una mañana

La he llevado conmigo cada día: aquella mañanaen que saqué la barca de mi tío de la caleta oscuracon rumbo a Mother Island.Pequeñas olas salpicaban el cascoy…