Olaf Scholz, canciller de Alemania: “Putin no cambiará inmediatamente de rumbo. Pero los dirigentes rusos pagarán pronto un alto precio”

El histórico discurso del canciller alemán Olaf Scholz en el que denuncia la agresión rusa en Ucrania supone un giro de 180 grados en la política exterior, energética, fiscal y militar de Alemania.
AÑADIR A FAVORITOS

En un discurso de apenas media hora en el Bundestag, en una sesión excepcional celebrada el domingo 27 de febrero, el canciller alemán Olaf Scholz demostró que la invasión rusa de Ucrania ha cambiado para siempre la política europea. Como ha señalado la periodista Erika Solomon, su discurso “pone en entredicho muchos de los dogmas tradicionales de la política alemana, desde señalar su legado de la Segunda Guerra Mundial para justificar la evitación de gastos militares, hasta centrarse en el comercio y el diálogo en lugar de adoptar posturas más duras frente a los Estados autoritarios.” Scholz prometió armas a los ucranianos, desplegar tropas en las fronteras con Ucrania, 100.000 millones de euros para fortalecer el ejército alemán, cumplir con el 2% del PIB de gasto militar que le exige la OTAN y reformular la diplomacia alemana para ser más firme con dictaduras y regímenes autoritarios. 

A continuación puedes leer el discurso íntegro:

Señora presidenta, distinguidos colegas, conciudadanos,

el 24 de febrero de 2022 marca un hito en la historia de nuestro continente. Con el ataque a Ucrania, el presidente ruso Putin ha iniciado una guerra de agresión a sangre fría. Por una sola razón: la libertad del pueblo ucraniano pone en tela de juicio su propio régimen opresor. Eso es inhumano. Es una violación del derecho internacional. No hay nada ni nadie que pueda justificarlo. Las terribles imágenes de Kiev, Járkov, Odesa y Mariúpol muestran la absoluta falta de escrúpulos de Putin. La espantosa injusticia, el dolor del pueblo ucraniano, nos afectan a todos muy profundamente.

Sé exactamente qué temas han discutido muchas personas en todo el país en sus mesas en los últimos días. Qué preocupaciones tiene, a la luz de las terribles noticias procedentes de las zonas de guerra. Muchos de nosotros aún recordamos las historias de guerra de nuestros padres o abuelos. Y para los más jóvenes es casi inconcebible: la guerra en Europa. Muchos de ellos están dando voz a su horror, en todo el país, incluso frente al Reichstag. Estamos viviendo una época decisiva.

Y eso significa que el mundo de después ya no será el mismo que el de antes. La cuestión central es si se permite que el poder prevalezca sobre la ley. Si permitimos que Putin haga retroceder el reloj al siglo XIX y a la era de las grandes potencias. O si tenemos la capacidad de mantener a raya a belicistas como Putin. Eso requiere nuestra propia fuerza.

Sí, tenemos toda la intención de asegurar nuestra libertad, nuestra democracia y nuestra prosperidad. Y le estoy muy agradecido, señora Presidenta, por permitirme utilizar la sesión especial de hoy para compartir con ustedes lo que el Gobierno Federal tiene en mente.

También agradezco a los jefes de todos los grupos parlamentarios democráticos de esta Cámara su apoyo a esta sesión.

Señoras y señores, con el ataque a Ucrania, Putin no solo pretende borrar del mapa a un país independiente. Está demoliendo el orden de seguridad europeo que había prevalecido durante casi medio siglo desde el Acta Final de Helsinki. También se está aislando de toda la comunidad internacional.

Nuestras embajadas en todo el mundo han trabajado con Francia en los últimos días para abogar por que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas califique esta agresión rusa como lo que es: una flagrante violación del derecho internacional.

Y lo han hecho con bastante éxito, teniendo en cuenta el resultado de la sesión del Consejo de Seguridad en Nueva York. Las consultas demostraron que no estamos en absoluto solos en nuestro compromiso con la paz. Seguiremos defendiéndola con todas nuestras fuerzas.

Estoy muy agradecido a la Ministra de Asuntos Exteriores Baerbock por lo que ha conseguido en este sentido. Solo recurriendo al uso de su veto, Moscú –que, al fin y al cabo, es miembro permanente del Consejo de Seguridad– pudo evitar que se le censurara.

¡Qué vergüenza! El presidente Putin siempre habla de seguridad indivisible. Pero lo que realmente busca ahora es dividir el continente en las viejas y conocidas esferas de influencia mediante la fuerza armada. Esto tiene consecuencias para la seguridad en Europa. Sí, a largo plazo la seguridad en Europa no puede lograrse en oposición a Rusia.

Pero en el futuro inmediato, Putin está poniendo en peligro esta seguridad. Por eso digo muy claramente que aceptamos el reto que ahora tenemos ante nosotros, con una clara determinación.

Hay cinco líneas de actuación que debemos seguir:

En primer lugar, debemos apoyar a Ucrania en esta situación desesperada. Ya hemos prestado un apoyo importante en las últimas semanas, meses y años. Pero con el ataque a Ucrania, hemos entrado en una nueva era. En Kiev, Járkov, Odesa y Mariúpol, la gente no solo está defendiendo su patria. Están luchando por la libertad y su democracia. Por los valores que compartimos con ellos. Como demócratas, como europeos, estamos a su lado, ¡en el lado correcto de la historia! Con su ataque a Ucrania del jueves, el Presidente Putin ha creado una nueva realidad. Esta nueva realidad requiere una respuesta inequívoca. Nosotros hemos dado una. Como saben, ayer decidimos que Alemania suministrará a Ucrania armas para la defensa del país. No era posible otra respuesta a la agresión de Putin.

Señoras y señores, el segundo curso de acción que debemos tomar es desviar a Putin del camino de la guerra. Esta guerra es una catástrofe para Ucrania. Sin embargo, también será una catástrofe para Rusia. Junto con los jefes de Estado y de gobierno de la UE, hemos aprobado un paquete de sanciones a una escala sin precedentes.

  • Estamos cortando la financiación de los bancos rusos y de las empresas estatales.
  • Estamos impidiendo la exportación de tecnología punta a Rusia.
  • Y estamos apuntando a los oligarcas y sus inversiones en la UE.
  • A esto hay que añadir las medidas punitivas contra Putin y las personas cercanas a él, así como las restricciones a la concesión de visados a funcionarios rusos.
  • Y estamos excluyendo a los principales bancos rusos de la red de comunicación bancaria Swift. Ayer llegamos a un acuerdo al respecto con los jefes de Estado y de gobierno de las democracias con las economías más fuertes y de la UE.

No debemos hacernos ilusiones: Putin no cambiará de rumbo de la noche a la mañana. Pero los dirigentes rusos verán muy pronto el alto precio que pagarán. Solo en la última semana, las acciones rusas perdieron más del treinta por ciento de su valor. Esto demuestra que nuestras sanciones están funcionando. Y no hemos descartado la posibilidad de imponer más sanciones: nada está fuera de la mesa. Nuestro principio rector sigue siendo la cuestión de qué tendrá el mayor impacto sobre los responsables. Se trata de los individuos. Y no el pueblo ruso. Porque Putin, y no el pueblo ruso, es quien ha decidido iniciar esta guerra.

Y por eso hay que decir claramente que esta guerra es la guerra de Putin. Es importante para mí especificar esto. Porque la reconciliación entre alemanes y rusos tras la Segunda Guerra Mundial es –y sigue siendo– un capítulo importante de nuestra historia común. Y sé lo difícil que es para las muchas personas de nuestro país que han nacido en Ucrania o en Rusia soportar la situación actual. Por lo tanto, no permitiremos que este conflicto entre Putin y el mundo libre conduzca a la reapertura de viejas heridas y a nuevos brotes de hostilidad. Y hay algo más que no debemos olvidar: en muchas ciudades rusas, en los últimos días, la gente corriente ha protestado contra la guerra de Putin, ha corrido el riesgo de ser detenida y castigada. Eso requiere un gran coraje y verdadera valentía.

Hoy, Alemania está con el pueblo ucraniano. Nuestros pensamientos y nuestra simpatía se dirigen hoy a las víctimas de la guerra de agresión rusa. Y, del mismo modo, estamos con todos aquellos que en Rusia desafían con valentía el régimen de Putin y se oponen a su guerra contra Ucrania. Sabemos que son muchos.Mi mensaje para todos ellos es: ¡No se rindan! Estoy seguro de que la libertad, la tolerancia y los derechos humanos prevalecerán también en Rusia.

Señoras y señores, el tercer gran reto consiste en evitar que la guerra de Putin se extienda a otros países de Europa. Eso significa que mantendremos incondicionalmente nuestra obligación de defensa colectiva en el seno de la OTAN. Lo mismo he dicho a nuestros aliados de Europa Central y Oriental que están preocupados por su seguridad.

El Presidente Putin no debería subestimar nuestra determinación de defender cada metro cuadrado del territorio de la OTAN junto con nuestros aliados.Nos lo tomamos absolutamente en serio. Cuando acogemos a un país en la OTAN, nos comprometemos a defenderlo como socio y aliado. Igual que nos defenderíamos a nosotros mismos.

La Bundeswehr ya ha reforzado su apoyo a nuestros aliados del Este, y seguirá haciéndolo.

Agradezco al ministro federal de defensa este importante gesto. Hemos desplegado tropas adicionales en Lituania, donde lideramos el grupo de combate de la OTAN. Hemos ampliado y reforzado nuestra participación en la policía aérea en Rumanía. Queremos contribuir a la creación de una nueva unidad de la OTAN en Eslovaquia. Nuestra armada está ayudando a asegurar el Mar del Norte y el Báltico, así como el Mediterráneo, con buques adicionales.

Y también estamos dispuestos a contribuir a la defensa del espacio aéreo de nuestros aliados en Europa Oriental con misiles antiaéreos. En los últimos días, nuestros soldados han tenido poco tiempo para prepararse para estos despliegues. Mi mensaje para ellos, y estoy seguro de que ustedes están de acuerdo, es: ¡Gracias! Gracias por su valioso servicio, ¡especialmente en este momento!

Señoras y señores, en vista de la línea divisoria que supone la agresión de Putin, nuestra norma es esta: se hará lo necesario para asegurar la paz en Europa. Alemania contribuirá con su parte a estos esfuerzos en un espíritu de solidaridad. Pero afirmarlo hoy en voz alta y clara no es suficiente. Para hacerlo posible, la Bundeswehr necesita nuevas y fuertes capacidades. Y este es el cuarto punto que quiero abordar, señoras y señores. 

Cualquiera que lea los ensayos históricos de Putin, que haya visto su declaración de guerra televisada contra Ucrania, o que haya mantenido recientemente –como yo– horas de conversaciones directas con él, ya no puede tener ninguna duda de que Putin quiere construir un imperio ruso. Quiere redefinir fundamentalmente el statu quo dentro de Europa de acuerdo con su propia visión. Y no tiene reparos en utilizar la fuerza militar para hacerlo.

Lo podemos ver hoy en Ucrania. Por lo tanto, debemos preguntarnos: ¿Qué capacidades posee la Rusia de Putin? ¿Y qué capacidades necesitamos para contrarrestar esta amenaza, hoy y en el futuro? Está claro que debemos invertir mucho más en la seguridad de nuestro país. Para proteger nuestra libertad y nuestra democracia. Se trata de una empresa nacional de gran envergadura. El objetivo es una Bundeswehr potente, vanguardista y progresista en la que se pueda confiar para protegernos.

En la Conferencia de Seguridad de Múnich de hace una semana dije que necesitamos aviones que vuelen, barcos que puedan hacerse a la mar y soldados óptimamente equipados para sus misiones. Eso es lo importante. Y es algo que, sin duda, un país de nuestro tamaño y nuestra importancia dentro de Europa debería ser capaz de conseguir. Pero no debemos hacernos ilusiones. Mejor equipamiento, tecnología moderna, más personal… todo esto cuesta mucho dinero.

Por ello, crearemos un fondo especial para la Bundeswehr. Y estoy profundamente agradecido al ministro federal de finanzas Lindner por su apoyo en esto. El presupuesto federal de 2022 destinará una suma única de 100.000 millones de euros a este fondo. Utilizaremos este dinero para las inversiones y los proyectos de armamento necesarios.

Ahora, año tras año, invertiremos más del dos por ciento de nuestro producto interior bruto en nuestra defensa.

Y ahora hago un llamamiento a todos los grupos parlamentarios del Bundestag alemán: debemos asegurar este fondo especial en nuestra Ley Fundamental. Hay una cosa que me gustaría añadir. Hemos fijado este objetivo no solo porque hemos hecho la promesa a nuestros amigos y aliados de aumentar nuestros gastos de defensa hasta el dos por ciento de nuestra producción económica en 2024. También lo hacemos por nosotros, por nuestra propia seguridad.Conscientes de que la Bundeswehr no tiene por sí sola los medios para contener todas las amenazas futuras.

Por lo tanto, necesitamos una fuerte cooperación para el desarrollo. Por lo tanto, reforzaremos nuestra capacidad de recuperación –en términos de tecnología y como sociedad–, por ejemplo, contra los ciberataques y las campañas de desinformación, contra los ataques a nuestras infraestructuras críticas y canales de comunicación. Y seguiremos el ritmo de las nuevas tecnologías.

Por eso es tan importante para mí, por ejemplo, que construyamos la próxima generación de aviones de combate y tanques aquí en Europa junto con los socios europeos, y en particular con Francia. Estos proyectos son nuestra máxima prioridad. Hasta que los aviones sean operativos, seguiremos desarrollando juntos el Eurofighter. Otro hecho alentador es que los contratos para el Eurodrone se han firmado finalmente esta semana. También estamos avanzando en la compra del avión no tripulado armado Heron de Israel.

Y en lo que respecta al reparto de la energía nuclear, conseguiremos a tiempo un sustituto moderno para los anticuados aviones Tornado. El Eurofighter se equipará con capacidades de guerra electrónica. El avión de combate F-35 tiene el potencial de ser utilizado como avión de transporte. Y por último, señoras y señores, haremos más para garantizar un suministro energético seguro para nuestro país.

El Gobierno Federal ya ha puesto en marcha una importante medida para solucionar este problema.Y cambiaremos el rumbo para eliminar nuestra dependencia de las importaciones de los distintos proveedores de energía. Al fin y al cabo, los acontecimientos de los últimos días y semanas nos han demostrado que una política energética responsable y con visión de futuro no solo es crucial para nuestra economía y nuestro clima. También es crucial para nuestra seguridad.

Esto significa que cuanto más rápido avancemos en el desarrollo de las energías renovables, mejor. Y estamos en el buen camino. Somos un país industrializado que aspira a ser neutro en carbono en 2045.

Con este objetivo en el horizonte, tendremos que tomar decisiones importantes. Por ejemplo, sobre la creación de una reserva de carbón y gas. Hemos decidido aumentar la cantidad de gas natural almacenado mediante opciones a largo plazo hasta dos mil millones de metros cúbicos. Además, adquiriremos más gas natural en los mercados mundiales, en consulta con la UE.

Y por último, hemos tomado la decisión de construir rápidamente dos terminales de GNL en Brunsbüttel y Wilhelmshaven. Quiero agradecer expresamente al ministro federal de economía Habeck sus esfuerzos por facilitarlo. Nuestras necesidades actuales a corto plazo pueden encajar con lo que ya se necesita a largo plazo para que la transformación tenga éxito. Una terminal de GNL que hoy recibe gas puede servir mañana para importar hidrógeno verde.

Y en medio de todo esto, por supuesto, no perderemos de vista los altos precios de la energía. La guerra de Putin los ha hecho subir aún más. Por ello, esta semana hemos acordado un paquete de medidas de alivio, que incluye la supresión del recargo de la Ley de Energías Renovables para finales de este año, así como un aumento de la desgravación fiscal para los desplazados, una subvención a la calefacción para las rentas bajas, subvenciones para las familias y medidas de desgravación fiscal.

El Gobierno Federal actuará rápidamente para ponerlas en marcha. Nuestro mensaje es claro. No dejaremos que los particulares y las empresas se enfrenten solos a esta situación.

Señoras y señores,

Este punto de inflexión no solo afecta a nuestro país. Afecta a toda Europa. Y esto también es un reto y una oportunidad. El reto consiste en reforzar la soberanía de la Unión Europea de forma sostenible y permanente. La oportunidad consiste en preservar el frente unido que hemos demostrado en los últimos días al acordar el paquete de sanciones.

Para Alemania y para todos los demás Estados miembros de la UE, eso significa no limitarse a pedir lo que pueden obtener en Bruselas para su propio país, sino preguntar: ¿Cuál es la mejor decisión para nuestra Unión? Europa es nuestro marco de actuación. Solo cuando lo entendamos prevaleceremos sobre los retos de nuestro tiempo.

Y eso me lleva al quinto y último punto. La guerra de Putin marca un punto de inflexión, y eso vale también para nuestra política exterior. Seguiremos apostando por toda la diplomacia posible, sin ser ingenuos. Pero no ser ingenuos también significa no hablar simplemente por hablar. El verdadero diálogo requiere la voluntad de comprometerse, por ambas partes. Eso es algo que falta en el lado de Putin, claramente, y no solo en los últimos días y semanas.

¿Qué significa esto para el futuro? No rechazaremos las conversaciones con Rusia.Incluso en esta situación extrema, el trabajo de la diplomacia es mantener abiertos los canales de comunicación. Cualquier otra cosa, creo, sería irresponsable.

​​Señoras y señores,

Sabemos lo que defendemos, sobre todo teniendo en cuenta nuestra propia historia. Defendemos la paz en Europa. Nunca aceptaremos el uso de la fuerza como instrumento político. Siempre abogaremos por la resolución pacífica de los conflictos. Y no descansaremos hasta que la paz en Europa esté asegurada. Y no estamos solos en esto: nos acompañan nuestros amigos y socios en Europa y en todo el mundo.

Nuestra mayor fuerza son nuestras alianzas. A ellas debemos la gran fortuna de la que goza nuestro país desde hace más de treinta años: Vivir en un país unificado, en prosperidad y en paz con nuestros vecinos.

Si queremos que los últimos treinta años sean algo más que una excepción histórica, debemos hacer todo lo posible para mantener la cohesión de la Unión Europea, la fuerza de la OTAN, para forjar relaciones aún más estrechas con nuestros amigos, nuestros socios y todos aquellos que comparten nuestras convicciones en todo el mundo.

Confío plenamente en que podremos lograrlo. Porque pocas veces hemos estado nosotros y nuestros socios tan resueltos y tan unidos. Lo que nos une en este momento es que conocemos la fuerza de las democracias libres. Sabemos que cuando algo encuentra un amplio consenso entre los políticos y el público, perdurará, incluso en este momento decisivo y más allá.

Por eso les agradezco a ustedes y a todos los grupos parlamentarios de esta cámara que hayan condenado inequívocamente la invasión rusa de Ucrania por lo que es: un ataque absolutamente injustificable contra un país independiente, contra el orden pacífico en Europa y en el mundo.

La propuesta de resolución de hoy lo expresa muy claramente. Doy las gracias a todos los que se han posicionado en contra de la guerra de Putin, y que se han reunido aquí en Berlín y en otros lugares en manifestaciones pacíficas.

Y agradezco a todos los que están con nosotros en este momento por una Europa libre y abierta, justa y pacífica.

La defenderemos.

Muchas gracias.

Traducción de Ricardo Dudda

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: