Acaso lluvia y Sueño

AÑADIR A FAVORITOS

Acaso lluvia
             Poema-carta a la poetisa Dionisia García

Dionisia,
mira la calma de esta tierra
entregada
al azar de las nubes,
mientras emergen de su seno
los verdes brazos de las ramas
en himnos de alabanza.
Si nuestra vida alienta en la aridez
y límite y final
son su horizonte,
nuestra voz es clamor
que brota del secreto indescifrable
y un fruto nos ofrece
que se desprende y rueda
para ser alimento
o germen,
acaso lluvia
en laderas ignotas.
Ahuyentemos temores,
cobijemos el punto del ahora,
liberemos de lastre al don que nos rebasa
y en la quietud expectante
seamos ofertorio silencioso
como esta tierra mansa. ~

Sueño
            a Mohsen Emadi

Se abría la tierra
y el agua subterránea
se condensaba en un diamante
que se incrustaba
en la frente de un caballo blanco.
Vanas eran a su paso
las arenas inextinguibles,
vanos los vientos y las tempestades.

No creas en la aridez del desierto,
es sólo un mapa
de la expectativa.
Cuando su tacto hiere
se configura tu rostro en el horizonte
y se confunde con las rachas luminosas
lanzadas por el caballo
que galopa ya
por encima de los círculos
de los siete cielos.

Dos lunas en el cenit
diluyen la fuga de los tiempos. ~


    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: