Una visión

AÑADIR A FAVORITOS

     Párate aquí, contempla
     los paisajes que han ido conformando
     el rostro que ahora tienes.
     Tus ojos que reflejan la mirada
     de ese valle perdido donde el tiempo
     se ha ido remansando hasta tal punto
     que a veces hasta dudas de que pase.
     Tus oídos que guardan el susurro
     de las ramas mecidas por el viento
     y del bronco rodar de las gargantas
     cuando bajan crecidas en invierno.
     Proyecta tu nariz el dulce olfato
     de las secas higueras de septiembre
     y el áspero perfume del estiércol
     de las bestias que pastan en los prados.
     Tu boca es el sabor (sin sabor, dicen)
     del agua herrumbrosa de las fuentes
     y de moras silvestres y cerezas
     maduras a la luz de los veranos.
     Las arrugas que cruzan por tu cara
     son las líneas del mapa de tu vida.
     Señalan los caminos que has seguido
     por todas las esquinas de la tierra.
     Son las marcas dejadas por los años
     que pasaste escondido en este sitio.
     Los unos y las otras se han cruzado
     exactamente aquí.
      Para, contempla:
     delante de este espejo está tu máscara. –

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: