Orson Welles: innovación y frustración (1915-1985)

Testimonios de talento o de prodigio en la primera parte de la vida de Orson Welles existen por decenas.
AÑADIR A FAVORITOS

Testimonios de talento o de prodigio en la primera parte de la vida de Orson Welles existen por decenas. Su madre prácticamente lo condenó a la genialidad. “Casi antes de que aprendiera a hablar –escribe Simon Callow en The road to Xanadu, 1996– le leía los Cuentos de Shakespeare de Charles y Mary Lamb.” Poco después las obras de Shakespeare ya sin filtro. En su casa, la clave era no volverse un niño aburrido. “A los niños los trataban como adultos –escribió el propio Welles muchos años después– siempre y cuando fueran entretenidos.” Si no: a la guardería. El pequeño Orson se dedicó a adquirir y dominar cualquier habilidad que le fuera requerida. La dicción y el discurso articulado, por ejemplo. Un médico lo visitó cuando tenía año y medio; Orson, más redondo que alargado, de cejas móviles y una voz ya llamativa, lo recibió con esta idea: “El deseo de estudiar medicina es uno de los grandes rasgos que separan al hombre de los animales.” (El impresionadísimo médico, Maurice Abraham Bernstein, terminaría siendo su tutor.)

Orson pintaba, escribía, actuaba. Hay un recorte de periódico que lo muestra cachetón, con cejas finas en ascenso y un flequillo diagonal, adulto. Sobre la foto, este encabezado: “Caricaturista, poeta y actor; de apenas diez años” (The Capital Times, 19 de febrero de 1926). También, por la fuerza, tocaba el piano. Una vez, “enloquecido por la interminable repetición de escalas”, se trepó al balcón del tercer piso del hotel en que se estaba quedando con su madre (el Ritz en París) y amenazó con lanzarse. Su infancia –dijo alguna vez– “fue una prisión, una pestilente desventaja de la que juré curarme”. La infancia pesó sobre él con el peso del mundo.

 

Lee el artículo completo en nuestra edición para tabletas de mayo

Desde Itunes: http://letraslib.re/lslsapp 

 

 

 

 

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: