Tres poemas

AÑADIR A FAVORITOS
Universal Grammar

I

Olvidé mi lengua primera:
canciones de cuna
enroscadas al silencio

II

¿Existe una gramática universal
de escalas e intervalos
empolvándose en la infancia?

¿Existe una verdad absoluta
un mecanismo innato
con sonidos de otro mundo

sílabas desconocidas
pulsando en un rincón
elemental de la consciencia

imposibles ya
de pronunciar?


Futbol

Cada jueves jugamos en el parque
Cada jueves el espacio entre dos postes
se vuelve un sistema cerrado     
                   slang de imposible partitura     
         donde se esconde el nombre de lo inútil
como se guarda en la memoria
         el rostro de ciertos jugadores
venerados en la infancia

Imposible descifrar
         nuestro tejido de trayectos
magnetismo que atrae y aleja los cuerpos
formando triángulos hexágonos         líneas rectas y sinuosas

Polirritmia de pasos  voces         pitidos de silbato
La ropa se llena de tierra
Tres o cuatro Maradonas
         (en etapa cuádrica o esférica)
se persiguen unos a otros:
         grito hundido en el fango
respiración agitada
dulce mareo serpenteando por la cancha

Somos los euclidianos
         los de centrífuga pereza
somos los del cuerpo                   revolcado por el cieno
somos los rumiantes del balón


The witch’s revenge

Todo comienza con un susurro de pisadas sobre la hierba
Las hojas crujen, el viento sacude la enramada
Los labios de la bruja tiemblan
         sorben el filo del aliento
un áspero succionar entre las grietas
penosa aspiración vibrando en las cavidades

Después la asfixia
         como un acuoso deglutir de caracola
La mujer recuerda su cabello arrancado
su piel hirviendo en aceite
borboteando como un caldo de legumbres
La voz revienta en astillas: rechina     estalla
         lengua quebrada por el relámpago hasta volverse risa

Al fondo, la música crece
intolerable

La bruja sigue su ensalmo gesticula
         lanza un grito
hiriendo la cáscara de la noche
         donde habitan las maldicientes las lenguaraces

Los espectadores contienen la respiración
         y el sonido se hunde:
una tibia opresión
en la muda oscuridad de la pantalla

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: