Sam Dale y Juan Gelman

AÑADIR A FAVORITOS

Sam Dale, de Sidney West, se alegra y rememora los tiempos idos al descubrir que Juan Gelman, de Buenos Aires, recibió ayer el Premio Cervantes

“pero sam dale vigilaba la puerta y Dios no entra por ahí así que viuda tora marinera se le murió la camisa y la enterró ya tarde ya tardísimo y manzanitas de oro había en las ramas” J.G.

Sam Dale, de Sidney West,

se alegra y rememora los tiempos idos

al descubrir que Juan Gelman, de Buenos Aires,

recibió ayer el Premio Cervantes

 

 

“pero sam dale vigilaba la puerta y Dios no entra por ahí

así que viuda tora marinera se le murió la camisa

y la enterró ya tarde ya tardísimo

y manzanitas de oro había en las ramas”

J.G.

 

 

sam dale recordó su camisa enterrada.

sam dale recordó, pasados los años,

esas mañanas picoteadas por gallinas

y recogió un periódico amargo, sudoroso,

que esperaba a Dios enfrente de su puerta.

según las noticias que leyó sam dale

juan gelman vivía en su casa de méxico.

ah, pensó sam dale, el bueno de juan

es un acontecimiento de lo sagrado

cuando pasea

sus amaneceres por la página.

– Daniel Saldaña París

 

 

 

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: