AÑADIR A FAVORITOS

 
      
     Sólo nosotros podemos tener fe
     en nosotros. No tú y yo
     sino yo y yo y tú y tú.
     ¿No es así, Celia? Dime
     que no es así,
     que no sólo nosotros
     tenemos que tragar
     nuestra desesperanza
     como una maraña
     de pelo. ¿Llorarás
     por mí si es así?
     ¿Y seguirás llorando
     por lo que lloré yo?
     ¿Por lo que fue
     de ti y de mí
     cuando éramos
     nosotros? Cuando
     navegábamos por las aguas
     del Tigre y nos besábamos
     en la maraña de la luz verde
     y los mosquitos. Antes
     de conocernos y perdernos. –

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: