La danza de los grillos

AÑADIR A FAVORITOS

I

Nos despertamos a recoger la cosecha de cenizas y descubrimos el color del vacío. Un viento virgen echó raíces sobre los légamos y la lluvia materna. Echamos leche amarga sobre la arcilla. Con azufre ligero enjuagamos la tierra, en medio de la tiniebla más hambrienta, donde solo oíamos la danza de los grillos.

II

Con lecha negra mojamos las flores y con áloe irrigamos la tierra, oreada por la leve luz de la ceniza. Pisamos sobre cactus al socaire en los días de frambuesa, y proseguimos con los párpados helados sobre las cosechas del hambre.

III

Nos bañamos con vinagre y savia de muérdago, y nos lanzamos a ciegas sobre la lobreguez de la luz.

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: