Las elecciones más allá de sus candidatos

Encuesta de salida CIDAC/Defoe realizada el domingo 3 de julio: El caso del Estado de México nos exige reflexionar y revalorar la importancia del desempeño de los gobiernos y lo ubica como una variable de peso en la ecuación de la decisión del voto de los ciudadanos.
AÑADIR A FAVORITOS

La fórmula para el éxito electoral en la arena local parece incluir, al menos en el caso de las pasadas elecciones en el Estado de México, un gobernador que proyecta eficacia política y gestión pública y un candidato a sucederlo que tiene como principal propuesta de campaña la continuidad.

La encuesta de salida CIDAC/Defoe realizada el domingo 3 de julio reveló que de los mexiquenses que quieren la continuidad en la forma de gobernar en el Estado de México, 8 de cada 10 votaron por la coalición "Unidos por ti", compuesta por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Verde (PV) y Nueva Alianza (NA).

Al parecer, el interés por la continuidad expresada por los mexiquenses se basa principalmente en altos niveles de aprobación del trabajo del actual gobernador, Enrique Peña Nieto (69% aprueba mucho y algo), quien logra trasladar dicho respaldo al terreno electoral y capitalizarlo en votos para la coalición "Unidos por ti". Ocho de cada 10 personas que aprueban el desempeño del gobernador votan por la coalición integrada por su partido.

En contraste, una cuarta parte de las personas que desaprueban la gestión de Enrique Peña Nieto votan por Acción Nacional (PAN) y en mayor medida (52%), votan por la coalición "Unidos podemos más", conformada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido del Trabajo (PT) y Convergencia.

Una variable que permite comprender de manera más amplia el apoyo de los mexiquenses a la coalición "Unidos por ti", es la influencia del desempeño del gobernador Enrique Peña Nieto,  ya que más de la mitad (55%) de los electores que acudieron a las urnas se vieron influenciados por su forma de gobernar.

El 59% de los electores del Estado de México que salieron a votar manifestaron que el actual gobernador no ha dejado de cumplir con sus tareas por dedicarse a buscar la candidatura de su partido a la Presidencia de la República, lo que implica que los mexiquenses aceptan y validan las aspiraciones presidenciales de Enrique Peña Nieto, siempre y cuando no descuide sus funciones como mandatario local.

El caso del Estado de México nos exige reflexionar y revalorar la importancia del desempeño de los gobiernos y lo ubica como una variable de peso en la ecuación de la decisión del voto de los ciudadanos, al menos a nivel local. Al parecer, y contrario a lo que se ha pensado, será necesario replantear y transformar las estrategias de los partidos políticos orientada a la eficacia en la gestión pública (cuando son gobierno) y al trabajo político de base, que a una campaña electoral con candidatos desconocidos y sin arraigo local, como sucedió en los procesos electorales en Sinaloa, Puebla y Oaxaca durante el 2010.

El reto será trasladar esta experiencia a una escala nacional con miras a las elecciones presidenciales del 2012.

Nota Metodológica:

Encuesta de salida 3 de julio 2011 / Elección a Gobernador Estado de México. Método de entrevistas: preguntas de opinión recolectadas cara a cara.

Medición de preferencia electoral mediante método autoadministrado con uso de una urna portátil.

No. de entrevistas: 2,227