Rutas alternas

AÑADIR A FAVORITOS

Ya
no habrá tiempo de entregarte

a
lo que esquilma,

a
lo que esquilma y vivifica,

vivifica
y muerde.

Noche
cincelada por la brisa.

Plazas
abiertas al abismo

de
los divertimentos.

Zócalos
labrados

por
el gusano de la contingencia.

Caminas
al encuentro de un amigo

con
bastante demora.

Tal
vez ya no le alcances y la marcha

te
obsequie por lo mismo

una
nueva manera de perderte

en
su intrincado bosque de tabernas.

No
regreses tan pronto. No recules.

No
des media vuelta.

No
renuncies al margen

de
azar que te convida el desacierto:

detrás
del promontorio de la duda

aguarda
la ganancia

de
la revelación o el desengaño.

Anclado
en el desierto

no
habrá ya laberinto en que extraviarse.

Elige,
pues, el más largo trayecto

para
volver a casa. ~

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: