Una discusión con Octavio Paz

AÑADIR A FAVORITOS

Un artículo de Enrique Krauze sobre Octavio Paz y la izquierda publicado en mayo de 2007 causó varios comentarios. Krauze afirmó que la izquierda había tenido resistencias a discutir con Paz y citaba un debate que el poeta había tenido conmigo como un caso excepcional. Arnaldo Córdova le contestó explicando que, a su parecer, había sido Paz quien se había negado a debatir con la izquierda.

Un artículo de Enrique Krauze sobre Octavio Paz y la izquierda publicado en mayo de 2007 causó varios comentarios. Krauze afirmó que la izquierda había tenido resistencias a discutir con Paz y citaba un debate que el poeta había tenido conmigo como un caso excepcional. Arnaldo Córdova le contestó explicando que, a su parecer, había sido Paz quien se había negado a debatir con la izquierda. Krauze le contestó en otro artículo. Hay una respuesta de Córdova.

Posteriormente, José de la Colina, Christopher Domínguez Michael y Jesús Silva-Herzog Márquez intervinieron en el debate.

Este último me pidió una copia de la polémica que yo había tenido con Paz y que al ser mencionada por Krauze había desencadenado la discusión. La publicó en su blog con agudos comentarios y yo ahora quiero incluirla también aquí para documentar estos debates. Esta polémica, a propósito del manuscrito de mi libro Las redes imaginarias del poder político, ocurrió el 23 de julio de 1980 en la UNAM. Participaron en la mesa también Carlos Monsiváis y Luis Villoro.

 

 

Asistieron a la mesa redonda solamente invitados especiales de la UNAM y de la revista Vuelta, como Enrique Krauze, Humberto Musacchio, Ramón Xirau, Enrique González Pedrero, Julio Labastida, entre otros. La intervención de Luis Villoro se puede leer en su libro En México, entre libros (Fondo de Cultura Económica, México, 1995). Me parece que el texto de Carlos Monsiváis no se publicó.

Después de la discusión, Octavio Paz –que quedó muy contento– me invitó a cenar a su casa, junto con Monsiváis, Villoro y algunos de los asistentes. Allí acordamos que habría que abrir el diálogo e invitar a una polémica de altura. Decidimos que las intervenciones de Villoro y la mía se publicarían en Vuelta, y que las de Paz y Monsiváis aparecerían en El Machete, la revista del Partido Comunista que yo dirigía en esa época. Al poco tiempo Octavio Paz me dijo, en una conversación, que a mí no me convenía publicarlo en mi revista, que la gente del partido me crearía dificultades. Le contesté que estaba dispuesto a enfrentarlas y que yo tenía libertad de publicar lo que quisiera sin censura alguna. Entonces Paz me confesó que a él tampoco le convendría publicar en una revista del Partido Comunista. Aquí terminó nuestro intento de invitar conjuntamente a una discusión abierta y franca sobre el socialismo. Al año siguiente, por las presiones de los sectores más sectarios y duros del Partido Comunista, dejó de publicarse El Machete.


    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: