Wodwo

AÑADIR A FAVORITOS

¿Qué soy, que así husmeo y vuelvo las hojas

y sigo hasta el río una mancha desvaída del aire

y entro en el agua? ¿Qué soy, que así quiebro la vítrea

superficie al sumirme y alzando los ojos

sobre mí veo, invertido y clarísimo, el lecho del río?

¿Qué hago aquí a mitad del aire? ¿Me apasiona

esa rana porque escruto y hago mías

sus entrañas más secretas? Y esas hierbas, ¿me conocen,

me han visto antes entre sí, repiten mi nombre,

encajo en su mundo? Más bien separado

de la tierra parezco y no con raíces

sino caído al azar de la nada sin hilos

que a alguna cosa me amarren

me desplazo a mi antojo. Tal vez me concedieron

el libre uso de este sitio, ¿qué soy entonces?

Desprender la corteza de un madero putrefacto

no me place y es inútil, ¿por qué sigo haciéndolo?,

extrañamente mi acto y yo coincidimos.

¿Cuál es entonces mi nombre, soy el primero, tengo un amo,

qué forma tengo, qué forma tengo,

soy enorme? Si recorro hasta el final este camino

más allá de estos árboles más allá de aquellos árboles

hasta extenuarme sólo es uno de mis muros

lo que toco y si inmóvil permanezco me vigilan

inmóviles las cosas creo que soy el centro exacto

pero está todo esto ¿qué es? ¿Son raíces?

Raíces, raíces, raíces y aquí el agua

absurdo repito pero sigo buscando

(de Wodwo, 1967)

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: