Leer los diarios (con quevedos)

AÑADIR A FAVORITOS

Miré los diarios de la patria mía,

si un tiempo fuertes ya descerebrados

de la carrera de internet quebrados

por quien caduca ya su plusvalía.

 

Salí al campo: vi que el narco pedía

los arrullos del dólar tatuados,

y desde el norte los decapitados,

desayuno nuestro de cada día.

 

Entré en mi casa: vi que en off —¿o en on?—

de soez televisión era rastrojos,

mi báscula más torva y menos fuerte.

 

Vencido de la edad sentí mi iphone,

no hallé gadget en que poner los ojos

que no fuese recuerdo de la muerte. ~

 

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: