Tolerancia e identidad cultural

AÑADIR A FAVORITOS

Sr. Director:
      
     Al leer "Contra la superstición" de Antonio Alatorre (Letras Libres, 31) percibí entre líneas —y en varias ocasiones de forma explícita— una posición intolerante. En efecto, las supersticiones pueden resultar ilógicas en el sentido estricto de la palabra, pero forman parte de las tradiciones culturales y sólo pueden ser entendidas y explicadas bajo la lupa del contexto en el que se presentan. Más aún, son estas supersticiones y las prácticas que conllevan uno de los tantos ladrillos que constituyen la identidad cultural. El Sr. Alatorre claramente estructura su pensamiento al estilo del liberalismo occidental. Sin embargo, y pese a las virtudes de dicha tendencia, ésta sólo representa uno de tantos sistemas ideológicos —si bien el más extendido—, que no ha probado ser la panacea ideológica y que carece de autoridad moral para ejecutar sentencias ante la riqueza de la diversidad cultural. Al igual que el autor, me confieso una ferviente atea. Sin embargo, considero necesario el conocimiento y entendimiento de otras prácticas sociales diferentes a las propias —como las supersticiones— para la formación de un criterio más amplio y rico que nos permita actuar con mayor tolerancia, virtud de la que, a juzgar por los adjetivos categóricos, el autor carece. Procuremos ser más tolerantes y cuestionar las virtudes liberales apreciando la riqueza social.-