Dos versiones de Pat(t)erson

Cuando coinciden el primer día de la Cuaresma y el día de San Valentín, seguidos –como si fuera poco– por un viernes de quincena se puede producir tal confusión ética y estética que, de no atenderse debidamente, resulta en profundo desconcierto crónico y males respiratorios de tipo enamoradizo. El primer síntoma es sentirse culpable por no ser una de las víctimas de un asteroide que estalló del otro lado del mundo.

Quizá no sea más que un paliativo, pero sugiero como remedio la provocación y el consuelo, igualmente confusos, de dos versiones de Don Pat(t)erson. Primero, el poeta escocés, Don Paterson, galardonado con el premio T.S. Eliot, compositor y jazzero. También es profesor de la universidad de St. Andrews y probablemente esté tomándose un whisky en este mismo instante, haciendo gala de su legendario sentido del humor. Aquí una versión de su poema, "The Wreck", del libro, Landing Light:

 

La zozobra

Pero qué amantes que éramos, qué amantes,

aún cuando todo terminó --

 

el peso muerto, negro-toro los vinos

que nos blandimos tañían y tañían

 

como campanas de sangre, nuestros grandes corazones.

Deslizamos el barco ebrio fuera de puerto

 

y miramos nuestra inverosímil vida sobria

despojar de sus amarras, un continente de dolor;

 

la luz de vela extraña en nuestros rostros

como las pequeñas ráfagas silenciosas

 

y los chispazos de sus guerras.

Las apagamos y tomamos las escaleras

 

noche adentro por la noche y sus labores,

desnudos en la arbolada oscuridad,

 

suavemente nos enganchamos el uno al otro

como escafandras, y descendimos

 

a minar nuestro hermoso naufragio secreto.

Emergimos después, sin aliento, espalda

 

contra espalda, y emprendimos el camino

solos por la playa minada del alba.

 

Después, Don Patterson, mulato pionero del órgano de Hammond, proveniente del Oeste Medio norteamericano, fallecido en Filadelfia, en 1988, después de una larga batalla contra la heroína y el amor.

 

See video
.

 

Comentar ›

Comentarios (2)

Mostrando 2 comentarios.

Lo que dice el poema es "acualones", no escafandras. Los acualones son esos tanques que van jntos, lo cual tiene sentido. Las escafandras no vienen en pareja.

Y creo que el primer "aún" debe ir sin acento... Entre otros detalles...

 

Me encantó lo de "males respiratorios de tipo enamoradizo".... Muy bueno!

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación