Trata de blancas. Entrevista con Marcela Loaiza

La trata de blancas y la esclavitud sexual son una realidad lacerante de nuestros días. Pocas son las mujeres que logran escapar de las mafias que las explotan y menos aún las que se atreven a contar su experiencia. Presentamos el testimonio de Marcela Loaiza, una de esas heroínas.

Abril 2010 | Tags:

Marcela Loaiza sabe que es guapa, pero nunca imaginó que esa belleza le ocasionaría tantos problemas. El más grave, convertirse en víctima de trata.

Además de su hermosura influyeron otros factores: el azar, las necesidades económicas y la inocencia. Tenía sólo veintiún años cuando decidió irse a Japón a trabajar con un contrato verbal de bailarina. Muchas mujeres de la zona cafetalera, como ella, se iban a Tokio para desempeñar diversos oficios, pero su belleza fue el factor que determinó su futuro. Fue elegida por la red de trata que funciona entre Japón y Colombia para abastecer prostitutas a la mafia yakuza, un grupo criminal cuyos orígenes se remontan al siglo XVII y que controla el negocio del tráfico de mujeres con fines de explotación sexual. La mafia recluta sólo extranjeras para consumo nacional, particularmente latinoamericanas porque las considera “las más calientes”.

El nombre yakuza proviene de un juego de cartas. La peor mano es 8 (ya), 9 (ku) y 3 (za). Es una de las mafias más poderosas del mundo y está dividida en tres mil clanes con aproximadamente cien mil miembros radicados en Japón con el cuerpo tatuado como sello distintivo. La Organización de Estados Americanos señala que anualmente dos mil mujeres latinoamericanas son llevadas a ese país, engañadas, para ser explotadas sexualmente, pero hay organizaciones no gubernamentales que elevan las cifras considerablemente. La Asociación de Mujeres Hispanas con sede en Miami considera a Japón un paraíso sexual y calcula que cada año cerca de tres mil mexicanas son explotadas sexualmente en ese país, hasta donde llegan engañadas con ofertas de trabajo para cuidar ancianos y niños o bailar en centros nocturnos.

Marcela también fue engañada, vendida y explotada durante dieciocho meses. Padeció la esclavitud sexual en muy distintas formas. Estuvo a punto de morir a consecuencia de una paliza propinada por un yakuza. Escapó a base de coraje y determinación. Ahora vive en Estados Unidos, donde ha podido rehacer su vida. Ha esperado diez años para romper su silencio.

Camina por las calles bulliciosas del centro de Coconut Grove. Aún le cuesta trabajo recordar lo que vivió. Es de noche y las luces de neón que adornan la terraza del bar resplandecen en su cabellera rubia. Se sienta en un sillón de terciopelo rojo y pide un daiquiri de mango. Es menuda, tiene ojos color miel y piel blanca. Cuando empieza a ordenar sus recuerdos, sus ojos se humedecen. Japón, dice, es un tatuaje gravado en el alma con mucho dolor. Su historia es la de muchas, la de cientos o miles de mujeres. La cadena Telemundo pretende convertirla en una telenovela. Editorial Planeta publicó un libro bajo el título Atrapada por la mafia yakuza / Historia de una joven víctima del tráfico de personas. Esta es la primera vez que habla para un medio mexicano.

 

¿Por qué esperar diez años para romper el silencio?

Dejé pasar diez años porque desafortunadamente no tuve apoyo psicológico de nadie. No tuve apoyo gubernamental de Colombia, ni jurídico. El gobierno no cumplió su promesa de ayudarme. No tuve a nadie más que a mi familia. Necesité armarme de fuerzas, de bases, de información sobre el tráfico de personas para poder contar mi verdad.

 

¿Y qué la hizo decidirse a escribir un libro contando su historia?

Al ver que el problema sigue creciendo, que la demanda de mujeres latinoamericanas a Japón sigue aumentando y que nadie denuncia, que nadie pone rostro a este flagelo, pensé: “Algo tengo que hacer al respecto, no puedo permitirlo, tengo que alertar a otras generaciones de mujeres.” Me decidí a alzar la voz, a contar públicamente lo que me pasó. “Aquí está mi rostro. Aquí está mi nombre. Fui víctima de trata.”

 

¿Usted se fue a Japón pensando que iba a trabajar de bailarina?

Nací en Armenia [capital del Quindío colombiano], pero vivía en Pereira. Me subí a ese avión con el sueño de salir adelante. Tenía que pagar la deuda del hospital de mi hija de tres años. Quería ayudar a mi mamá y a mis hermanos.

 

¿Buscaba el sueño japonés?

Esa niña que subió al avión rumbo a Japón, esa niña inocente, ilusionada, nunca más volvió a Colombia. La asesinó Japón. El sueño se convirtió en pesadilla. Ese sueño se fue desmoronando cuando aterricé y me encontré a Carolina, la proxeneta que me había comprado.

 

¿Cómo fue que la compró?

Es una cadena. Una red completa. Yo nunca supe quién es quién. Sólo conocí al amigo del amigo del amigo y así llegué a Japón.

 

¿Quién fue el enganchador?

Me dijo que se llamaba Pipo. Me citó en un restaurante en Pereira y me entrevistó. Yo le conté mi situación económica, y él aprovechó las circunstancias. Yo le dije que me quería ir para pagar una deuda, y él me ofreció un millón de pesos y me dijo: “Yo te doy el dinero pero tú te vas conmigo a cumplir un contrato de trabajo en Japón de bailarina.” Nunca me hablo de otra cosa.

 

¿Ni de table-dance?

Nada de eso. Dijo que sólo iba a ser bailarina, como en Pereira, donde yo bailaba amenizando fiestas. Hacíamos eventos para las familias. Hacíamos coreografías y enseñábamos a bailar a la gente.

 

¿Viajó sola hasta Japón?

Me fui de un día para otro. Pipo me pidió que no le dijera a nadie adónde iba, ni siquiera a mi mamá. Preparé mi viaje en secreto. Recuerdo que cuando subí a su coche para irnos a Bogotá me dijo: “No llores, Marcela. No te vas a morir, sólo te vas a trabajar unos años. Con tu belleza vas a volverte millonaria.” Estuvimos dos días en Bogotá y me dio dos mil dólares de viáticos. Me explicó que me iba a ir por Holanda a Narita, Japón, y me dio un pasaporte holandés perfectamente falsificado. Yo me sorprendí, pero él me aclaró: “Nunca te dejarían entrar a Japón con tu pasaporte colombiano.” A partir de ese momento pasé a llamarme Margaretta Troff.

 

¿Qué supo después de la proxeneta?

Era de Medellín, tenía en esa época como 35 años, estaba casada con un japonés y vivía con su hijo de ocho años. Al principio me llevó a su casa. Así lo hacía con todas las mujeres que compraba mientras nos hacía lavado cerebral. Constantemente me amenazaba: “Voy a asesinar a tu familia”, me decía. Pipo le pasó toda la información sobre mí. Sabía dónde vivía, qué hacían mi mamá y mis hermanos, mi hija. Yo le dije: “¿Qué pasa si me escapo?” Y ella me contestó: “No sé si llegue a tiempo al entierro de su hijita.”

 

¿Qué pasó entonces?

Me dijo que había pagado “mucho dinero” por mí, que ahora era de su propiedad y que si me portaba mal me vendería a la mafia yakuza. Me dijo: “Así es la vida. Le tocó a usted. A partir de ahora me debe cinco millones de yenes (doscientos millones de pesos colombianos) y deberá pagarme veinte mil yenes diarios. Es su deuda por los trámites de documentos, pasajes y su manutención. Le pagará a la mafia Yakuza cada día diez mil yenes para poder trabajar. Tiene que ser bien puta. Siéntase orgullosa y deje el drama para luego. Ahora se llama Kelly.” Lloré. Intenté explicarle que todo era un error. Le dije que fui contratada como bailarina. Me siguió amenazando y le dije: “Hago lo que me pida, pero no toque a mi familia.” Me vestí con una minifalda, zapatos de tacón y plataforma y una blusa con escote. Me llevó a “putear” a la calle Ikebukuro en Tokio. Esa misma noche empezó mi pesadilla. Me dejó tirada en la calle y alcancé a gritarle: “¿Cómo me regreso?” Madame contestó: “Ya se lo dije: comiendo mierda y puteando.”

Ver artículo completo ›
Comentar ›

Comentarios (14)

Mostrando 14 comentarios.

Esta problemática es una realidad en el mundo que esta afectando a nuestro país ya que México es el segundo país con mas trata de mujeres en el mundo.
Deberíamos informar a mas gente acerca de esta problemática ya que a cada año miles de mujeres y niñas son explotadas ya sea sexualmente o vendidas, para esto sea han realizado varias organizaciones pero no hay suficientes personas que estén interesadas o quieran ayudar esto no debería pasar ya que se están violando los derechos humanos de la mujeres que son vendidas, robadas, explotadas, etc.

Toda la gente debería unirse contra este problema para alfin lograr que desaparezca.

Terrible que una madre utilice a su hijo pra pornografia infantil; Nohora Hernandez Medina,  Colombiana vive en Nueva York (quuen) prostituta en la avenida caracs en bogota colombia ahora prostituta en estados unidos gente que quiere trabajar bien nole dan una visa americana y mujeres como esta si la consiguen

decirle a esta niña que es una valiente es alentar a otras pobres mujeres colombianas a que hagan lo mismo ya que se convfertiran en heroinas.  estoy de acuerdo que sufrió bastante, pero  miremos desde el inicio:  No quiso estudiar, por lo tanto no tenia un trabajo digno, no la amarraron, solo se dejó deslumbrar por el dinero facil y sabia que con su cuerpo lo obtendria.   Ahora me gustaria saber en que estudia, en que trabaja,  estoy seguro que sigue en los bares porque al igual que dania,  ya se esta volviendo famosa, mostrandose como heroina para que otras hagan lo mismo.  Hay una frese que las latinas dicen siempre y es "Mis gastos son muy altos y un trabajito no me alcanza para mis gustos".  Eso viene señoras y señores, desde la formacion ambiciosa del hogar,  las niñas crecen pobres, sabiendo que solo con su cuerpo pueden hacer mucho dinero.  Conozco mujeres que han despreciado un estudio y un empleo por quedarse en la clandestinidad y despues salen a decir que las engañaron.  Solo hay una solucion,  educacion y mas educacion.

A quien le falta educación es a usted. Se debe atacar la causa del problema, es como echarle la culpa a una persona a la que le han robado por tener dinero y no al ladrón que causó el daño. Trabajo es trabajo, ya sea como mesera, bailarina, etc. Esta mujer buscaba una oportunidad de mejora en otro país, acaso sabe usted si tenía o no las facilidades para estudiar?, si todo fuera tan fácil dejeme decirle señor que todas las personas serían profesionales y no habrian trabajos de meseros, mozos, etc. Nadie, en ningún sentido, merece pasar por una situación así, pienselo porque existen mujeres engañadas de diversas maneras (con educación o no) que sólo buscaban una oportunidad de mejorar.

Tu comentario es demasiado prejuicioso!! y la educacion no es la solucion a problemas morales, esto viene desde las familias, los padres son los primeros en ver por el bienestar de sus integrantes y ademas la escuela y/o estudios no ayudan a concientizar a personas, pues la mayoria de las personas como la mujer que cuenta su historia estan preocupadas en sobreevivir y comer, no en pensar y hacer juicios de valor...

No es la mafia japonesa solamente, desgraciadamente existe en el mundo entero la mafia para la trata de Blanca, tanto de mujeres como hombres de niñas y niños.

A usted le toco coco conocer a los perros si los hubiera seguido encontraría a los amos, políticos sin escrúpulos que se enriquecen con el sexo, el alcohol, las drogas pq todo forman un mismo grupo.

Estamos viviendo en una sociedad donde el triangulo amoroso del político, religioso y empresario están llevando a el mundo a la destrucción.

Holanda cuna donde van a esconderse los políticos supuestamente buscados por las autoridades que comparten sus millones.

Quien no sabe del trampolín de America, África, España el triangulo amoroso de toda perdición a distribuir por Europa así va la red de prostitucion, droga y alcohol.

La mafia japonesa es una mas entre todas las existentes incluso el Cartel de Sinaloa esta catalogado mas fuerte que la mafia italiana y japonesa, teniendo el control de América, Europa, Asia y África.

Eres valiente al compartir esta amarga experiencia y si bien no todas te escuchan si estoy segura que tu voz habrá salvado a muchas otras.

Valiente????? Por favor, esta señorita no midiò las consecuencias de su ambiciòn y la promesa de obtener dinero fàcil. Es tonto irse a otro paìs sin ninguna garantìa de nada. Lo bueno que pudo regresar, aunque aquì en esta entrevista comenta que fue de un modo, y en otro medio dijo que de otro.

Como haya sido, que bueno que saliò pero son las ganas del dinero fàcil y mente cerrada la que llevan al ser humano a situaciones de peligro.

El hecho de que usted tenga buena vida no quiere decir que todos tengamos las mismas oportunidades. Trague sus palabras

No se que es mas indignante de esta situacion, la actitud del gobierno yakuza de japon hacia este problema, o la actitud del gobierno mafioso y lamezuelas (lamebotas) de colombia.

 

Como colombiano, me indigna lo que la cancilleria le hizo a esta mujer, despues de haberse comprometido a ayudarla y a acompañarla, pero al menos hay que agradecerles que la hayan sacado de japon. Aunque bueno, es normal viniendo de este gobierno, pues ellos siempre prometen pero nunca cumplen.

me parese  que eres una mujer de admirar porque en este mundo hay peresonas que hacen algo como esto a una mujer ¿sera que ellos no tienen madre ? gente como esa es mejor que se muera

 

ERES UNA SUPERVALIENTE, MARCELITA DIOS TE BENDIGA, NO DESFALLEZCAS, EN REALIDAD FUISTE SOLAMENTE VICTIMA DE TRATA DE PERSONAS, MERECES MUCHA SUERTE, UN ABRAZO, REPITO ERES SUPERVALIENTE. EXITO BESOS A TUS HIJITOS.. Y MUCHA SUERTE CON TU ESPOSITO QUIEN HA SIDO APOYO EN TU VIDA ACTUAL. 

Dios la proteja  a esta buena mujer inocente, malditos japoneses y en todo el mundo lo que estan ligados a eso dios la ampare por siempre

ES  DE VALIENTES LO QUE TU HACES.....

AUNQUE SE SIENTE UNA GRAN TRISTEZA CERRAR TUS OJOS Y SABER QUE NO ES UNA SIMPLE PESADILLA...

ES ALGO REAL...TAN REAL COMO SABER QUE LO QUE UN DIA VIVI, ALGUIEN SE ATREVIO A ESCRIBIRLO.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación