Los libros fundamentales

Agosto 2013 | Tags:

Durante siglos, la adquisición y la transmisión de la cultura se han producido, básicamente, a través de los libros. En ellos han hallado su lugar la sabiduría, la emoción y el placer, pero también, no debemos olvidarlo, la ignorancia, la superstición y la torpeza. Por eso mismo, una de las discusiones centrales de nuestra civilización ha sido el debate sobre cuáles son los libros buenos y cuáles los malos, cuáles nos ayudan a entender el mundo y cuáles nos hacen perder el tiempo.

En Letras Libres participamos en esa discusión cada mes, con nuestros ensayos y nuestras reseñas. Pero para este número especial de verano quisimos acotar un poco más nuestros argumentos y pedimos a más de cuarenta colaboradores habituales de la revista, de todo el dominio de la lengua española, que nos dijeran qué libros –no más de diez– consideraban los fundamentales de nuestra época y por qué. Nuestra pregunta fue deliberadamente ambigua: ¿qué es “nuestro tiempo”? ¿El tiempo de nuestra vida? ¿El tiempo desde la Segunda Guerra Mundial? ¿O desde la caída del Muro? ¿Y qué es un “libro de nuestro tiempo”? ¿Un libro publicado en ese periodo? ¿O traducido? ¿O leído? Las respuestas son en consecuencia dispares y contradictorias. Creemos que está bien así.

A manera de prólogo a esta encuesta, Manuel Arias Maldonado reflexiona sobre el libro en sí, como objeto, sobre cómo le afectarán las nuevas tecnologías y hasta qué punto seguirá siendo el centro de nuestra alta cultura. Como epílogo, Andreu Jaume hace un recorrido por la historia del canon libresco, desde la Biblia a nuestros tiempos, y se plantea cómo puede sobrevivir la literatura en una época en la que, aparentemente, no hay orden ni concierto.

Feliz verano. Felices lecturas. ~

Comentar ›

Comentarios (1)

Mostrando 1 comentarios.

Estan abordando un tema eterno. Deberia estar siempre en el orden del dia. Lo primero que salta como una necesidad es la realizacion de un esfuerzo selectivo que abarque toda la historia de la literatura, incluyendo la obra cientifica. La gran acotacion es lo que podriamos llamar "el sindrome Arca de Noe". Tenemos que salvar el mayor numero de libros: no caben todos; y debemos explicar las razones de la inclusion de cada uno. Algunas reglas adicionales: la seleccion debe hacerse cronologicamente, del mas antiguo al mas reciente. Obviamente comenzaria con la Biblia (Antiguo y Nuevo testamentos) y proseguir con el primer libro hecho por el hombre : La Iliada (atribuida a Homero). Habria que considerar la obra literaria en todos los idiomas, pero seria muy atractivo dar un lugar especial a la literatura en en nuestro idioma con especial atencion a la literatura mexicana. Otra regla: la cabalidad e integralidad del esfurzo no debe medirse por el numero de volumenes incluido; al contrario, el objetivo es lograrlo con la seleccion mas breve posible. Esta idea es muy distinta a la de selecionar diez libros, cuyo resultado puede ser muy valioso, pero en todo caso estaremos ante el subjetivismo y el gusto del antologista.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación