Gremio

Diciembre 2012 | Tags:

a claudio b. & carles feixa

 

Fui donde Morgan y le dije:

dame este retrato mío que tienes en la cabeza.

No te enojes –me dijo–

ya te lo doy.

Se abrió la testa y me lo dio.

Después fui donde Taylor:

Edward ese retrato mío que tienes en la cabeza

dámelo

Estás enfermo –dijo–

Me impacienté le di un palo

le abrí el cráneo y saqué mi retrato.

 

Boas escuchó el grito y vino corriendo:

pero hijo mío ¿qué has hecho?

Cayó otra víctima

Se lo abrí y saqué mi retrato.

 

Me visitó la Mead:

Maggie dame ese retrato mío que tienes en la cabeza.

Se abrió el cráneo y me lo dio.

Busqué a Ruth y mudo

le partí el cráneo con un fierro

le saqué mi fotografía blasfemando

Con el cráneo abierto

Como abierta le dejé la puerta de su casa.

 

(Se me cruzó Evans

Con su mismo rifle le destapé los sesos usurpándole mi imagen)

 

 

Volví y estaban todos almorzando

 

Claude L. S. y el Polaco

Se levantaron y sin siquiera saludarme

se abrieron sendos cráneos y me dieron el retrato

haciéndome una venia.

 

Partí a donde todos mis “amigos”.

 

Se había corrido la voz y no tuve ningún inconveniente

Me saludaban amablemente

Mientras con la otra mano me daban mi retrato

Yo les decía al mismo tiempo “gracias”

Y les cerraba su cráneo con deferencia.

 

Al séptimo día me fui a Ninguna Parte

Con mi bolso de cuero y lana repleto de fotografías

Me empiné como pude

Y las puse sobre una nube que pasaba y les prendí fuego.

 

Volví de una carrera

Los busqué uno por uno

 

Pero allí estaban todos

 

Con ese otro retrato mío en la cabeza. ~

Comentar ›

Comentarios (0)

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación