Fotos: https://gunsreplacedwithselfiesticks.tumblr.com/

Hacia una filoselfi

Ninguna selfi es ingenua, todas son preconcebidas. ¿Cómo se somete el selfista al selfi stick?
AÑADIR A FAVORITOS

1.  La imagen en una selfi

Primero me tomo la selfi[1], luego existo.

2. La imagen técnica en una selfi

La selfi es esclavizadora. ¿Cuál es mi mejor ángulo? ¿Esta es la mejor toma? ¿El encuadre es inusual?

La selfi me hace no ser yo sin serlo.

Los criterios de quien toma la selfi “aparentemente al margen del aparato, están inscritos en el programa” del selfi stick. El selfista debe regularlo/programarlo a su favor: ¿es un acto meramente técnico? También es conceptual.

Ninguna selfi es ingenua, todas son preconcebidas. ¿Cómo se somete el selfista al selfi stick?

3. El selfi stick

Un palo para hacer el fuego. Un palo para sostenerse. Un palo para navegar. Un palo para golpear. Un palito “para gobernarlos a todos. Un palito para encontrarlos, un palito para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas”: el selfi stick.

¿Qué conceptos (y la imaginación relacionada con ellos) surgen del uso y abuso de ese mentado palito para hacerse una selfi?

4. El acto de selfiar

Vilém Flusser afirma que “el productor de fotografías instantáneas, a diferencia del verdadero fotógrafo, se complace en la complejidad estructural de su juguete”.

Nosotros somos el juguete del selfi stick: nos automatiza. Entonces, somos redundantes. Selfiar nos hace sobre(re)producirnos. Es la manía de la eterna reproducción.

La intención del selfista es hacerse inmortal en la memoria de los otros.

Selfi suena a futuro. Autorretrato es una palabra que nos remonta a las cavernas. Ni siquiera se puede hashtaguear sin pensar en tonos sepia (menos en blanco y negro). La prueba: #autorretrato no suena tan llamativo como #selfie. Hablar del daguerrotipo que Robert Cornelius realizó de sí mismo en 1839 en tonos sepia, no es tan viral como hablar (y comentar) la selfi de los Óscar que publicó Ellen DeGeneres con ciertas estrellas cinematográficas.

Una actualidad ya no es relevante cuando se actualiza. La actualidad es viral o no es.

5. La selfi

Vilém Flusser, en Hacia una filosofía de la fotografía, escribió:

“En resumen, la intención del fotógrafo es hacerse inmortal en la memoria de otras personas, informando a esas personas mediante las fotografías (…) lo importante de la fotografía son sus conceptos (y la imaginación que resulta de estos conceptos)”.

El ejemplar de noviembre de 2015 de Harper’s Magazine incluye un artículo titulado “Selfi Styx” (clara referencia al Estigia, el río del inframundo) que hace un recuento de los heridos y los muertos por selfis desde el 2014.  

In Mexico, a drunk man fatally shot himself while trying to take a selfi with a gun held to his head.

Sucedió en la Gustavo A. Madero. Óscar Otero Aguilar, de 21 años de edad, se disparó accidentalmente con un arma de fuego “cuando intentaba tomarse una “selfie” para subirla a su cuenta de Facebook”.  ¿Se la habrá tomado? ¿Se disparó antes de dispararse a sí mismo?  ¿Qué dirá su epitafio? ¿“Se disparó una selfi”?

To shoot (usado más en el cine pero sin ser excluyente en la fotografía): disparar. En español no decimos “disparar” una foto. To take, tomar suena más política (y fotográficamente) correcto.

6. La distribución de la selfi

El selfi stick es un potente confesionario. ¿Pero qué estamos revelando?

¿Nuestros pecados de pensamiento, obra y omisión? ¿Nuestras aspiraciones? Un deseo no es un acto. Es una no-cosa. Si la imagen es el mundo, entonces nos resumimos a postear, esperar validación, exigirla incluso en la actualización frenética y desgastante que no es actual.

7. La recepción de la selfi

Vuelvo al libro Vilém Flusser “En vez de presentar el mundo al hombre, [las fotografías] lo re-presentan; se colocan en lugar del mundo a tal grado que el hombre vive en función de las imágenes que él mismo ha producido. Éste ya no las descifra más, sino que las proyecta hacia el mundo “exterior” sin haberlas descifrado.”

¿Las selfis nos descifran?

El selfi stick es un confesionario. ¿Pero qué estamos revelando? Participamos en un ritual que esperamos que nos exonere, redima y purifique. La publicación de la selfi se planea: ¿cuáles son los mejores horarios para publicar en esta red social y conseguir la mayor visibilidad de mi contenido? Somos nuestro propio social media manager y nuestro propio community manager. Somos seguidores de nosotros mismos,  pero, ni de lejos, somos nuestros propios dueños.

Nebreda, que basa todo su trabajo en su propia persona[2], ha declarado: “Mi propia realidad es peor que las fotos”.

8. El universo selfiano

Giramos alrededor de la selfi. Inmersos en una (in)cultura tecnográfica: ¿qué sensibilidad (o senilidad estética) hay en nuestras selfis? El aspecto visual que nos rodea, más que ser consumido, nos está consumiendo.

9. Hacia una filoselfi

Primero (no) me tomo la selfi, luego (tampoco) existo.

¿Incluiríamos un largo tratado sobre la autonegación?



[1] Selfi: la palabra del año 2014 según la Fundación del Español Urgente Apantalladora es la posición de neutralidad y androginia del lenguaje con esta palabra de parte de la Fundéu BBVA cuando el avance en la lucha de un pronombre de género neutral en el castellano es prácticamente nulo: “y que, en tanto el uso mayoritario se decante por el masculino o femenino, puede considerarse una palabra ambigua en cuanto al género (el/la selfi), como el/la mar, el/la armazón y otras muchas.”

[2] El espejo, los excrementos y las quemaduras (1989-90)”, fotografía-autorretrato de David Nebreda.

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: