Predicciones para el Óscar

AÑADIR A FAVORITOS

Más como un divertimento que como una guía para los aficionados a las quinielas, ofrecemos estas predicciones (o deseos) sobre quién ganará en las cuatro categorías principales de los Óscares de este año.

Primero tendría que decir algo: nunca, ni en una borrachera o una tarde de Óscares, había hecho esto. La probabilidad de que me equivoque es formidable. Y segundo: la mitad de las que siguen son predicciones; la otra mitad, deseos. (La academia gringa y yo casi nunca coincidimos, por suerte para ambos.)

Mejor actriz. En un mundo perfecto esta categoría la ganaría, sin competencia, Lesley Manville por su actuación en Another year de Mike Leigh: es tan delicada, tan conmovedora, tan llena de matices y de ánimos que equivale al trabajo de varias actrices concentradas en romperte el corazón. Pero en este imperfecto mundo suena más probable que Annette Bening gane por su papel en The kids are alright, en el que interpreta a una lesbiana –y a la academia le encanta cumplir con el sesgo de la corrección política.

Mejor actor. Ésta, creo, está asegurada: Colin Firth por The king’s speech, actuación que nadie para de alabar por las razones convenientes. Pero si gana Jesse Eisenberg por su velocísimo Mark Zuckerberg en The social network prometo ir a poner flores en las escaleras de la academia.

Mejor director. ¿Habrá algún director que haya tomado decisiones cinematográficas más sabias que David Fincher en The social network? Pensemos en la secuencia de la regata, en la secuencia de créditos, en el prólogo de la película: son decisiones que retan y cumplen holgadamente su reto. Sí hay otro director que lo hizo así: Roman Polanski en The ghost writer, que tiene la secuencia mejor filmada del año. Pero que Polanski gane un óscar simplemente no va a suceder.

Mejor película. The social network tiene libre la llegada a home. Merecidamente: es una obra maestra. Si los planetas se desalinean y el mundo en efecto está llegando a su fin, Inception, que es exactamente lo contrario de una obra maestra, podría dar la sorpresa. Dios nos ampare.

-Alonso Ruvalcaba

Mejor actriz. Annette Bening por The kids are alright es la apuesta más segura. Sólo Natalie Portman, por Black swan, podría ganarle. Es una pena: Bening ya ha hecho el papel de esposa suburbanita sufrida, y con mayor solvencia, en American beauty. Es una pena, también, porque The kids… es una cinta difusa y de una corrección política insufrible.

Mejor actor. Colin Firth es, también, una apuesta segura. Primero que nada: la academia se lo debe por su magnífica interpretación en A single man. Segundo: su interpretación en The king´s speech tiene todos los elementos que adoran en Hollywood: un hándicap, un personaje histórico, una cinta para salir contentos del cine.

Nota: espero que el Óscar a mejor actor de reparto se lo lleve Andrew Garfield por The social network. Su interpretación representa todo lo que la academia norteamericana tiende a ignorar (un ser humano común y corriente; una actuación sutil), y por eso dudo que gane. Pero qué agradable sorpresa sería verlo llevarse la estatuilla.

Mejor director. No hay manera de que no gane David Fincher por The social network, la mejor película del año por muchas millas. Sólo un director de primerísimo nivel sería capaz de convertir una película repleta de diálogo, en la que la mitad de la acción ocurre frente a una computadora, en un thriller cargado de adrenalina.

Mejor película. Creo que la predicción anterior deja en claro que no hay competencia. The social network va a ganar.

-Daniel Krauze

Mejor Actor. Jesse Eisenberg. The social network es la mejor cinta del año y el elenco que la conforma es simplemente impresionante (a excepción de Justin Timberlake, que sólo está bien). Así, el papel de Eisenberg como Mark Zuckerberg aprovecha todas las cualidades del histrión para retratar los tics y modos del creador de Facebook. Después de esta actuación, ¿quién puede negar el potencial de Jesse Eisenberg como actor ‘serio’?

Javier Bardem, Biutiful. Bardem es un magnífico actor. Su papel en Biutiful levanta a grandes alturas una cinta que, sin él, no hubiera llegado a ningún lado. Vibrante, el desempeño de Bardem merece sin duda reconocimiento: no obstante, apenas acaba de ganar el Óscar por No country for old men y no creo que se lo den por una cinta de González Iñárritu, un cineasta un tanto estancado. Por si fuera poco, Bardem pasó desapercibido en los Globos de Oro, la antesala del Óscar.

Mejor Actriz. Natalie Portman, Black swan. El cine de Aronofsky, con la excepción de The wrestler, me desagrada. Me parece un director efectista y exagerado. No obstante, Black swan se parece más a The wrestler que a The fountain. Y Portman está impecable.

Hailee Steinfield, True grit. Aunque no es la mejor cinta de los Coen (e, incluso, de las que vi este año, preferiría A serious man), la actuación de Steinfield sí merece un reconocimiento. Con un perfecto acento sureño y un papel complejo que no cualquiera saca avante (basta con ver la versión sesentera de la misma novela), Steinfield se lleva la película.

Mejor Director. David Fincher. The social network se merece todo, y David Fincher también. Los argumentos son sólidos para nombrarlo a él y no a otro: su cinta es una obra maestra, la película del año. No hay manera de que otro gane, y si alguien más lo hace, será una de las grandes injusticias en la historia de los Óscares. También me gustaría ver que, si por alguna razón Fincher no le gusta a la Academia, Ethan y Joel Coen ganaran el reconocimiento por True grit, su paródico western, o, siendo demasiado optimista, Christopher Nolan por Inception.

Mejor Película. The social network.

-Luis Reséndiz