Cómo es un bombardeo contemporáneo

La guerra no es divertida. No fue buena para las víctimas del asedio de Sarajevo bombardeado por las fuerzas serbias; no fue divertida en Kosovo. Y no es divertida en Kiev hoy.
AÑADIR A FAVORITOS

El bombardeo ruso de Kiev me trajo recuerdos muy dolorosos de un bombardeo similar de Belgrado (1,5 millones de personas) por las fuerzas de la OTAN en la primavera de 1999. Yo no estaba entonces en Belgrado y vi el bombardeo, mientras fui capaz de hacerlo mentalmente, en las noticias de la noche de Estados Unidos. Me di cuenta de que mientras lo veía casi no tenía sentimientos: ver las calles y las casas que conocía bien, incluido el edificio en el que vivía y en el que todavía tengo un apartamento, iluminadas de repente por las llamas de las explosiones cercanas me dejó casi insensible, como si mi mente hubiera emigrado a otro lugar. El bombardeo duró 78 días. Creo que dejé de ver las noticias después de un par de días. Todo ese periodo está borroso para mí. (No pude ver el bombardeo mucho más brutal de Bagdad en 2003, ni puedo ver ahora el bombardeo de Kiev).

Muchos de mis familiares y amigos estuvieron en Belgrado durante esos 78 días. Hay varias experiencias interesantes que son útiles para compartir sobre los bombardeos de alta precisión tal y como se practicaban a finales del siglo XX. Los bombardeos de la OTAN se realizaban siempre de noche. Los aviones volaban a gran altura y la defensa aérea serbia no podía alcanzarlos. Solo un avión estadounidense fue derribado (el piloto fue catapultado) de los cientos de salidas que se realizaron. La mayoría de las salidas se realizaron desde una base aérea en Italia, llamada epónimamente Aviano, pero algunos aviones volaron diez o más horas desde las bases estadounidenses, solo para bombardear durante una hora o más y luego volar de vuelta a los Estados Unidos.

Al principio, la OTAN pensó que Serbia se rendiría rápidamente (es decir, que el presidente Milosevic, el entonces autocrático aunque democráticamente elegido líder de Serbia, retiraría las tropas de Kosovo, donde estaban comprometidas, o a punto de empezar, a realizar operaciones militares y atrocidades). Así que, al principio, la OTAN apuntó solo a objetos no civiles, muchos de ellos vacíos: diferentes ministerios que fueron evacuados previamente (especialmente el Ministerio de Defensa y el Ministerio del Interior), el cuartel general del Estado Mayor, la residencia personal de Milosevic, el edificio del partido socialista (antes comunista), etc. Todos ellos fueron destruidos en su totalidad o en gran parte. Fueron bombardeos rituales porque no quedó casi nadie en estos edificios y todos los documentos fueron sacados o quemados. La única excepción fue la residencia de Milosevic, donde la OTAN sí esperaba atraparlo y matarlo. (Más adelante se hablará de ello).

¿Cómo reaccionaron mi familia y mis amigos? No estaban demasiado asustados y también creían que el bombardeo duraría solo unos días. Tres días, pensaban muchos. Algunos durmieron en los sótanos de grandes edificios, otros en sus dormitorios. Una amiga se negó a salir de su habitación porque creía que los estadounidenses no iban a por objetivos civiles y eran tan precisos que lo único que temía era que la defensa aérea serbia derribara un bombardero estadounidense y los restos cayeran sobre su edificio. Un poco como Obelix.

Como los bombardeos eran siempre nocturnos (fueron en los meses de marzo, abril, mayo y principios de junio) la vida durante el día era más o menos normal. No había escasez de productos de primera necesidad. Las sirenas sonaban al atardecer o más tarde y entonces la gente corría a los refugios, o simplemente volvía a casa. El arma elegida por Estados Unidos era el misil de crucero inteligente Tomahawk. Un amigo me contó que lo vio desde su ventana volar varios metros por encima del agua durante un kilómetro (Belgrado se encuentra en dos ríos), hacer un giro exactamente donde el río se curva y dar en su objetivo en la orilla. Como en un videojuego.

Pero como la rendición no llegaba, la OTAN decidió subir la apuesta. Comenzaron a atacar centrales térmicas, fábricas, refinerías (lo que provocó espantosos incendios), etc. Más tarde trabajé con un equipo que intentó evaluar los daños. Era difícil hacerlo: ¿se utiliza el valor contable de las fábricas destruidas o el valor neto actual de los ingresos futuros? Creo que llegamos a 25.000 millones de dólares. (Intentaré encontrar el folleto y conseguir la cifra correcta).

Sin embargo, la rendición seguía sin producirse. Así que la OTAN decidió entonces inventar lo que su inimitable portavoz, cínico y mentiroso, el hermano en la mentira de Maria Zaharova, Jamie Shea, decidió llamar instalaciones de doble uso. Se trata de cosas que pueden utilizarse tanto para fines civiles como militares, como, por ejemplo, una panadería: vende pan tanto a los soldados como a los civiles. Las cosas empezaron a ponerse feas. Además, la OTAN ideó las llamadas bombas de carbono, que inutilizan el sistema de transmisión de electricidad (se acumulan en los cables) y dejan así la ciudad totalmente a oscuras hasta que se arreglan las cosas. Esto a veces duraba un día entero. Pero cuando no hay electricidad, tampoco hay agua en los grandes bloques de apartamentos, y cuando no hay agua los retretes no funcionan correctamente. Los ascensores tampoco funcionan. Tenía un amigo que vivía en el piso 20 de un edificio de apartamentos. Casi nunca salía, al piso: los vecinos organizaban equipos de varios jóvenes para comprar pan, leche, etc. y subirlo.

Belgrado tuvo la suerte de que los puentes de los que depende la ciudad se salvaron. Sin ellos, la ciudad casi habría muerto. Todas las noches, grupos locamente valientes de unas 100-200 personas se reunían en el puente, cantando canciones y esperando (pero esperando no) morir. Por suerte, nunca ocurrió. Al parecer, el presidente francés Jacques Chirac se negó a autorizar los puentes como objetivos. Sin embargo, en la segunda ciudad más grande de Serbia, Novi Sad, se destruyeron dos puentes.

La OTAN utilizó bombas de racimo y uranio empobrecido (ambas prohibidas por las convenciones internacionales de las que Estados Unidos es signatario). Varios niños murieron por las bombas de racimo. El uranio empobrecido tiene un efecto a largo plazo en el aumento de las tasas de cáncer (aunque este hallazgo es discutido por algunos). El efecto del uranio empobrecido fue mayor (porque la entrega fue mayor) en Kosovo. Pero, como la población de Kosovo vio el bombardeo como una liberación, no hubo muchos incentivos para investigar después si el bombardeo estaba relacionado con el aumento de las enfermedades. El número total de civiles muertos fue de entre 1500 y 2000 (menos de la mitad que en Belgrado).

Cuando hablo (raramente) de este episodio, la gente siempre me pregunta por el bombardeo estadounidense de la embajada china. Resulta que la embajada está a unos 300 metros de mi apartamento (como he dicho, yo no estaba allí entonces, pero mi amiga sí). Ella escuchó una potente explosión que rompió muchas ventanas de los edificios cercanos, pero no la suya. Mató a tres periodistas chinos e hirió a otros. ¿Fue un error o no? El objetivo ritual ostensible era, según Estados Unidos, la Oficina Federal de Exportación de Bienes Especiales (es decir, de exportación de armas). Pero ese edificio es mucho más grande, tiene una forma totalmente diferente, está a dos manzanas de distancia, e incluso el ángulo en el que se encuentra es diferente. Así que soy escéptico. Creo que el bombardeo estuvo motivado por las historias que circularon –incluso yo las escuché– de que Milosevic pasó la noche en la embajada china suponiendo que los estadounidenses no bombardearían un recinto diplomático. Así que no creo que fuera un accidente.                           

Por supuesto, también fue la época en la que Novak Djokovic se entrenaba solo de día y en una piscina. Esto se presenta a menudo en las noticias como una anécdota divertida, pero dista mucho de serlo. Como él mismo ha dicho, fue una experiencia traumática que le marcó de por vida.

La guerra no es divertida. No es buena en Belgrado. No fue buena para las víctimas del asedio de Sarajevo bombardeado por las fuerzas serbias; no fue divertida en Kosovo. Y no es divertida en Kiev hoy. Me gustaría que algunos de los que deciden bombardear ciudades pasaran algún tiempo siendo bombardeados ellos mismos. Tal vez se lo pensarían dos veces antes de ordenar tales ataques. Todos deberíamos esperar que ninguno de ellos vuelva a ocurrir.

Publicado originalmente en el blog del autor.

Traducción de Ricardo Dudda.

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: