Día Internacional del Migrante 2015

De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en lo que va del año han muerto 5,112 personas en su intento por cruzar fronteras.
AÑADIR A FAVORITOS

De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en lo que va del año han muerto 5,112 personas en su intento por cruzar fronteras para sobrevivir. La mayoría ha muerto en el Mediterráneo (3,695), en el sureste de Asia (736), y en la frontera México-Estados Unidos (236). Hoy, Día Internacional del Migrante, esta llamada "crisis de refugiados" o "crisis migratoria" –a la que hay que sumarle diversas y constantes reacciones anti-inmigrantes–, nos obliga a pensar en una crisis más preocupante y profunda: la del régimen de derechos humanos y de protección de personas que migran porque no les queda otra opción.

 

El 18 de diciembre marca el día en que se aprobó la Convención Internacional para la Protección de los Trabajadores Migrantes y sus Familias en 1990. Este documento, junto con la Convención Internacional para los Refugiados de 1951, representan el marco internacional que obliga a los Estados a proteger de una manera amplia los derechos de las personas que migran. Pero los flujos migratorios han cambiado significativamente en los años recientes. Aunque en términos absolutos el número de personas que migran a nivel internacional se mantiene relativamente constante (2-3% de la población mundial), actualmente tenemos el mayor número de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. Frente a esta realidad, la capacidad internacional para responder ha sido limitada. Más allá de los números, las razones que llevan a las personas a salir de sus lugares de origen, en busca de protección o mejores oportunidades, han cambiado y requieren nuevos enfoques. El desplazamiento interno, las migraciones como resultado del cambio climático, las guerras civiles y la desigualdad económica representan nuevos retos, que se suman a la magnitud de los flujos de refugiados y el hecho de que para millones de personas vivir en campos de refugiados se ha convertido en una solución permanente. 

La Convención Internacional del Migrante tiene un número mínimo de ratificaciones, ninguna de un Estado que sea principal destino de migrantes. La Convención Internacional para los Refugiados se creó para un contexto muy distinto al de hoy y ha resultado insuficiente para presionar a los países de destino para que acepten la entrada de refugiados o aporten recursos para apoyar a los Estados que los reciben (la mayoría de los cuales son países en vías de desarrollo). Otros instrumentos como la Guía para la Protección de los Desplazados Internos no son vinculantes.

Es urgente revisar y actualizar estos marcos regulatorios y crear nuevos consensos sobre los mecanismos para proteger los derechos de los migrantes, el lenguaje que utilizamos para hablar de las personas que migran, y la responsabilidad que tienen gobiernos y sociedades ante las miles de muertes que podrían evitarse; las que ocurren en el mar y en la frontera, así como las muertes, desapariciones y abusos que ocurren  a diario como resultado de la xenofobia.

 

 

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: