Jamón Jamón

AÑADIR A FAVORITOS

Pensé obviamente en Churriguera el otro día, mientras cortaba jamón. Él colmó el espacio con caprichosas adherencias mientras que yo lo estaba despojando, loncha a loncha, con finas separaciones. Ambos amamos la más delicada viruta. No pensé en las jamonas fáciles de Rubens pero sí en Bacon, no tanto por la también fácil asociación con su apellido sino por sus esplendorosos fiambres, esos estudios de figuras en la base de una crucifixión, esos filetes al óleo que él supo ver desde todos los ángulos con su ojo panóptico de mosca, sí, de mosca sobre la mierda. Yo he trabajado en estos días una pata izquierda de cerda, traída por amigos desde Huelva. Me dijeron (y soy perfectamente crédulo en materia porcina) que ésa es la pata sobre la que duermen, macerando así su propia y abellotada carne. Con Rossini a todo volumen insuflo vida a mi avatar de carnicero. A estas alturas, ya volteé la pata y me dedico con gusto a la contramaza, afilando constantemente el cuchillo jamonero con la chaira. No hay demasiadas diferencias entre cortar jamón y escandir hexámetros, o entre cortar jamón y pensar ordenadamente, separando, como las lonchas del tocino, las ideas propias de los grasientos clichés.

– Julio Trujillo

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: