Todos los días sucede

AÑADIR A FAVORITOS

Todos los días sucede

Todos los días sucede

que un hombre despierta en la mañana.

Pero la historia es lo de menos

porque sabemos

que en todas partes el amor sucede

y suceden el odio y la paciencia,

más visibles apenas que las flores

pero igualmente alentados por la lluvia.

Todos los días los ojos de alguien

se cruzan con el cuerpo del rayo

y se agigantan.

Una mañana se levanta triste: este puñal es mío.

Y sucede que todas las campanas

se ponen a tocar, furiosas, a su puerta.

Alejandro Aura, 1944 -2008

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: