Pedro Serrano

Leer más

Seven oaks

Se levantan del árbol las ramas unas olas las manos del cielo al dolor.   Como un avispero los dedos echando febriles sus puntas al sol.   Ligera la lluvia se alza una niña se aleja…
Leer más

Wanderer

  Había una tortuga mordedora en medio de la calle. Con la lluvia supuso que todo el mundo era humedad y era suyo. Abandonó el lecho del río y se echó a andar…
Leer más

Niño bomba

El niño se lleva la mano al diente, duda. Las bombas no le han explotado. Todo su cuerpo se sacude y no sabe si se tiene que quitar el calzoncillo. No puede enseñar su diminuta e…
Leer más

Una bala

Los poemas, si son buenos, sirven para muchas cosas, paran en muchos sitios. Despiertan el espacio escondido, reaccionan ante la necesidad, hablan, repiten, replican. Empezaré por un suceso.…
Leer más

Los pies

Los pies se doblan, empequeñecen, huyen, curvan su miseria y su miedo en unas líneas que son las de la mano y no lo son. Los pies son extensiones de Dios (por eso están abajo), de allí su…
Leer más

Los pies

Los pies se doblan, empequeñecen, huyen, curvan su miseria y su miedo en unas líneas que son las de la mano y no lo son. Los pies son extensiones de Dios (por eso están abajo), de allí su…
Leer más

Giros de Gimferrer

El trayecto poético de Pere Gimferrer, que acaba de obtener el Premio Octavio Paz de Poesía y Ensayo, es uno de los más interesantes que se han dado en España, no sólo por la calidad…
Leer más

Despedida

En la conversación algo no encaja.Salen al aire confesiones como disparos.Como patos, cuac, cuac, salimos huyendo.Como hilos mal bordados, lilas suaves del final del invierno.De almidón…
Leer más

Turba

El cuerpo tiene cuatro esquinas y en cada dedo una sirena,     el arco eterno del pie y el sexo aliento.     Firme el creciente miedo y el…
Leer más

El acoso de Naipaul

A V.S. Naipaul lo quiere poca gente. Arisco e indócil, es lo más alejado de un escritor agradable. Son tantas las anécdotas sobre su mal carácter que Paul Theroux,…
Leer más

Puerto

La ciudad sabe a mar, de capanazos de salitre, mece los brazos largos de sus sauces, lame los ateridos huesos de sus plátanos, se escapa en una enmarañada deserción. Mueve los pies frenética…