Un Contrato Colectivo (STUNAM)

AÑADIR A FAVORITOS

Como decíamos hace una semana, asomarse a la página web del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM) pone en evidencia que los ataques de la izquierda (por medio de sus críticos y sus periódicos) al Supremo Líder Jefe Nato Dialéctico Perpetuo cuanto Democrático Agustín Rodríguez son completamente injustificados.

Veamos algunos de sus logros reflejados en el Contrato colectivo que demuestra lo bien que le ha ido a sus agremiados en los 14 años que lleva trabajando incansablemente. Nos limitamos a los rubros dedicados a los días en que el trabajador universitario se ve injustamente obligado a trabajar:

VACACIONES:

Los trabajadores tienen dos periodos de vacaciones al año: uno de 15 días hábiles y otro de 13 días hábiles. A partir de los 15 años de antiguedad, se agregan 5 días naturales de vacaciones al año. Suma 33 días hábiles.

Para tener un punto de comparación, anotamos que la cantidad de días de vacaciones promedio en los atrasados países que conforman la Unión Europea es de 22.3 días.1

DIAS ECONÓMICOS:

Todo trabajador “puede” (pero sólo si quiere; si no, no) disponer de 10 días laborables con goce íntegro de sueldo: “sólo bastará solicitarlo previamente por conducto de los representantes sindicales”. Suma 43 días hábiles.

DIAS DE DESCANSO OBLIGATORIO:

Para el sindicato (y por lo tanto para los académicos y los estudiantes, quieran o no quieran) hay 20 días anuales de descanso obligatorio con goce de salario: primero de enero; 5 de febrero; 8, 21 y 27 de marzo; jueves y viernes de la Semana Santa; 1, 5, 10 y 15 de mayo; 15 y 16 de septiembre; 12 de octubre; 1, 2 y 20 de noviembre; diciembre 1 (“cuando corresponda a cambio de Poder Ejecutivo Federal”), 12 y 25 de diciembre “y demás que sean pactados entre la UNAM y el STUNAM”. Desde luego, “cuando alguno de estos días coincida con sábado o domingo, la Institución cubrirá un día más de sueldo siempre que no excedan de tres al año”.

En los subdesarrollados países de la Unión Europea, el promedio de días feriados es de 10.8. En el subdesarrollado Estados Unidos, hay 10.

Así las cosas, el trabajador promedio de la UNAM no trabaja los fines de semana (que suman 104 días al año). No trabaja 33 días hábiles por vacaciones (ya van 137). No trabaja 10 días por “días económicos” (van 147). Y no trabaja 20 días por “descanso obligatorio” (van 167). Total, que de los 365 días que tiene el año trabaja sólo 198. A esto hay que agregar los “puentes”, lo que se vaya pactando y lo que se vaya ofreciendo.

Saber qué es lo que se va ofreciendo es complicado porque, como su nombre lo indica, depende de lo que se vaya ofreciendo. Pero una cosa que sí es segura que se ofrece y por lo mismo ya está incluida en el Contrato Colectivo son los

DIAS DE ACTIVIDAD SINDICAL:

El Contrato Colectivo estipula que la UNAM debe otorgar “un día al año a todos los trabajadores sindicalizados para asistir al Congreso General Sindical que se celebrará anualmente” con goce de salario.

Ya van 168 días.

Y los delegados sindicales tendrán “licencia con goce de salario” para acudir a las sesiones de ese Congreso (“dos sesiones mensuales por cada delegación”). O sea que los delegados sindicales además le restan dos días al mes.

Para estos delegados ya van 192 días.

Y se otorgará permiso “a los trabajadores sindicalizados para celebrar cuando máximo dos asambleas ordinarias al mes, en su centro de trabajo y en los turnos respectivos, y las extraordinarias que serán invariablemente solicitadas a la Secretaría Administrativa por conducto del Comité Ejecutivo del STUNAM”.

Y se otorgará “permiso a los delegados sindicales y a los representantes del STUNAM en las Subcomisiones Contractuales de cada uno de los centros de trabajo por el tiempo que requieran, para la tramitación de los asuntos de su competencia que deban atender ante los titulares de las dependencias, ante otras dependencias administrativas, en las oficinas del STUNAM y en las subcomisiones contractuales”.

Para estos delegados ya no es cosa

de días, sino del “tiempo que requieran”.

Y se otorgará “permiso con goce de sueldo a los miembros de la Comisión Revisora del Contrato Colectivo de Trabajo (33 trabajadores), por un mes previo a la presentación a la UNAM del proyecto de revisión del Contrato Colectivo de Trabajo, a efecto de formular el mismo, y por todo el tiempo que duren las pláticas respectivas hasta la firma del acuerdo de revisión”.

Estos miembros ya van en 197,

pero si además de miembros son delegados, ya van en 221.

Y se otorgará “permiso con goce de salario a 125 trabajadores integrantes del Comité Ejecutivo, de las Comisiones de Honor y Justicia, de Vigilancia y Fiscalización y de Hacienda del STUNAM; de las Comisiones Mixtas ya formadas o que en el futuro se llegaren a integrar, así como de los representantes ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, los Consejos Universitarios Administrativos, los gestores ante el ISSSTE y el Departamento Jurídico del STUNAM”.

Estos 125 líderes del STUNAM, trabajan sólo para el STUNAM en los horarios que les fija el STUNAM.

Supongo que ahora se entiende por qué el Inmenso Jefe Definitivo Líder Máximo Popular Laico y Gratuito Rodríguez puede amenazar a los diputados y senadores diciéndoles que va a enviar “612 comisiones” a ejercer presión sobre ellos.

Pero olvidemos a los 125 líderes y a los cientos de delegados que cobran salarios completos (y que además, según Pedrozo, hacen enjuage y medio y venden plazas y todo eso) por trabajar de tiempo completo para el STUNAM (y cobrar del erario de todos), y volvamos al trabajador universitario promedio, el que trabaja 198 días del año. Esos 198 días equivalen a 1,584 horas anuales a razón de jornadas de ocho horas. Me pregunto por qué en Japón, donde un obrero trabaja 1,970 horas al año, o en Estados Unidos, donde trabajan 1,986, no han seguido su ejemplo. También me pregunto por qué no siguen su ejemplo los sindicatos que trabajan para el sector privado de México.

Por lo pronto, ya se entiende que el STUNAM es un sindicato de clase alta. Y se entiende que vivir fuera del STUNAM es vivir en el error. Y también se entiende por qué desde hace algunos años, los jóvenes mexicanos ya no quieren ingresar a la UNAM, sino al STUNAM. Por lo mismo, ya hay miles de personas que llevan sus solicitudes de ingreso al STUNAM y, claro está, ya hay miles de rechazados. No falta mucho para que se organice un “Comité de rechazados del STUNAM en pie de lucha” que sostenga que el ingreso al sindicato debe ser libre, laico y gratuito, y que comience a cerrar avenidas y a tomar las instalaciones del STUNAM y…

1 http://www.eurofound.europa.eu/eiro/2002/12/feature/tn0212101f.html. Las cifras que siguen también se tomaron de esta fuente.