Vericuetos

AÑADIR A FAVORITOS

… algún vericueto me lleva a Klossowski. Me llevo a casa La vocación suspendida: es probable que de tanto oír hablar de ella (todo lo que se hablaba de PK en el entorno de Juan García Ponce) nunca la hubiese leído. El libro –o más bien el libreto– es bastante escolar. No es una novela de tesis (eso creo que lo sabía muy bien PK) sino la tesis de una novela que al autor le dio pereza escribir. Quizá la consideraba redundante porque lo que Klossowski expone no es otra cosa que el resumen (la asignatura) del catolicismo negro y pecador, de Sade hasta Huysmans, al menos. Pero los franceses conservan cierta inocencia: todo lo que les parece clásico les sorprende.

Otro vericueto: siempre es bueno para mí terminar con varios días de lectura en Julian Gracq y con Lisant, en écrivant, precisamente. Una perdurable lección inaugural. Me parece que Gracq (1910) no ha muerto. Se habrá traspapelado y siendo así es el último con vida de los grandes franceses. (30 de julio de 2006)

Pierre Klossowski, Taurus


    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: