Ilustración: Fabricio Vanden Broeck.

Breve manual de zoología política: A la orilla del mar de las iguanas

Para construir este bestiario escogimos a los diez políticos más representativos de nuestro atribulado país. Uno de ellos es un monstruo de dos cabezas, ambas corruptas. De tierra, agua y aire, los animales imaginarios aquí descritos han conquistado con méritos sobrados su derecho a figurar en esta taxonomía del despropósito y la zafiedad. Invitamos a nuestros lectores a ponerles nombre y apellido.
AÑADIR A FAVORITOS

Coelurosaurio

Durante la primera mitad de su vida, la hembra del coelurosaurio –iguana gigante de cola hueca– se reproduce furiosamente y llega a tener hasta veinte camadas de crías que, a su vez, al alcanzar la madurez se entregan a la reproducción con igual furia que sus progenitores, quienes, cuando ya no pueden reproducirse, ni tienen que velar por la sobrevivencia de sus crías, pasan las horas y los días emitiendo un monótono canto de celebración de sus descendientes y de los descendientes de sus descendientes… En ciertas fechas del año, las viejas iguanas de cola hueca se reúnen para entonar una especie de canto colectivo que suena a lo lejos como el ruido de una tempestad marina. ~

> Siguiente: Correcaminos (Geococcyx mexiquensis)

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: