Castro responsable

AÑADIR A FAVORITOS

Estimado Enrique Krauze:

Recibo regularmente en Miami los números de la revista Letras Libres, de la que soy suscriptor, y le reitero mi buena apreciación de dicha revista, por su estructura, sus buenos artículos y colaboradores de la misma y su valiosa y valiente posición ante los problemas actuales de América hispana.

Por lo anterior me permito hacerle un señalamiento sobre uno de los artículos del número de enero del 2007. Se trata de la reseña que hace Bertrand de la Grange, sobre el libro Che Guevara: Una vida revolucionaria. De inicio señalo que De la Grange mismo pone en tela de juicio la veracidad del libro que comenta, pues, como él expone, el autor John Lee Anderson “periodista norteamericano, había sido elegido por el régimen cubano para escribir la biografía oficial del Che. Después de señalar los numerosos fusilamientos que Guevara auspició cuando estaba al frente de la fortaleza de La Cabaña, Fidel Castro ordenó la suspensión de las ejecuciones”. Con tal comentario, el autor (comprometido como antes se señaló con el dictador cubano) cubre con un cierto manto de benevolencia a Castro, benevolencia que nunca tuvo dicho dictador. Los fusilamientos no se suspendieron en la época del Che al mando de La Cabaña.

Baste señalar que en 1962, en la causa política conocida como “la Causa del 30 de agosto”, durante una semana a partir de esa fecha fueron fusilados no sólo en La Cabaña, sino a lo largo de toda la isla, alrededor de 460 prisioneros políticos (y no eran batistianos, ni burgueses adinerados, sino en su casi totalidad, activistas que habían estado con la revolución en los días iniciales y en la lucha insurreccional y clandestina). Conocí personalmente a muchos de los sobrevivientes del “ajusticiamiento” masivo. Cabe recordar que bastante después de la salida del Che de La Cabaña, se dictó la Ley 993 ratificando la pena de muerte por casi todos los hechos contrarios, en cualquier forma, al gobierno. Ley, como todas en Cuba, firmadas por Castro como jefe del consejo de Estado.

Reciba un abrazo de afecto. ~

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: