De la famosa México el asiento

AÑADIR A FAVORITOS

Fragmento de una "Decadencia mexicana"
a la manera de Bernardo de Balbuena (1568-1627)

Tiene esta gran ciudad sus ya maltrechos
ejes viales que a su mucha gente
por capaces que son, vienen estrechos;
 
y su automovilística corriente
más hombre mueve que al troyano muro
y en plena guerra Ulises el prudente;
 
sólo de las industrias el impuro
gas, que al árbol calcina y por parvadas
pájaros mata, cubre así tu duro
 
sueño, ciudad, donde por las calzadas
en todo tiempo y todas ocasiones
rodantes bestias veo amontonadas.
 
Por detrás echan humo esos dragones
sin que ningún San Jorge, de regente,
salve ciclistas, perros y peatones,
 
o los asfixian lenta, lentamente…
Sin hablar de delfines y ballenas
que rompen el oído en estridente
 
vocerío, y bocinas, y sirenas
cuyo canto —trescientos decibeles—
de Ulises burlaría las serenas
 
astucias, y aun del hijo de Cibeles,
que aquí le valen madre su tridente
y el viejo carro de oro. ¡Qué crueles,
 
tu aire, ciudad, y tu clamor demente! –

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: