Un clásico

AÑADIR A FAVORITOS

Estimado Enrique:
Con verdadero placer he leído y releído el inteligente artículo "Lo que pedía nacer", donde Gabriel Zaid analiza, con su habitual elegancia, la creatividad en general. Parece describir con exactitud el clima intelectual en el que se desarrolla el trabajo de los grupos médicos que hacen investigación clínica.
     Por más de tres décadas he formado parte de un grupo multidisciplinario que se ocupa de estudiar y tratar pacientes con malformaciones del cráneo y la cara. Esta clínica de malformaciones se inició en el Hospital General de México y continúa en el Hospital Gea González. Semanalmente nos reunimos los cirujanos con genetistas, ortodoncistas y oftalmólogos, y con los investigadores básicos, para ver a los pacientes que acuden desde todos los rincones del país y también del extranjero. Cada caso es discutido desde múltiples ángulos y las premisas del trabajo son: autocrítica permanente, documentación cuidadosa y seguimiento a largo plazo de los pacientes y de los proyectos. Se cuestiona todo, aun los mejores resultados, buscando soluciones diferentes, más fáciles, más seguras o tal vez más difíciles, pero mejores. También se compite, en general, amistosamente.
     La Clínica de Malformaciones Craneofaciales ha producido, a través de los años, conceptos universalmente aceptados y técnicas quirúrgicas originales empleadas en todo el mundo. La experiencia adquirida atrae a científicos visitantes de muchos países, cuya presencia enriquece y estimula el ambiente creativo. Los participantes vemos llegar la mañana del martes con anticipación gozosa. La labor sigue siendo tan excitante, o tal vez más, que hace treinta años. Se produce la creatividad que estimula la creatividad, la "animación socrática" a la que se refiere Zaid. Me encantó su referencia a la Grecia de Pericles, porque esa idea se ha mencionado muchas veces dentro de este grupo. Discutimos como si estuviésemos en el Ágora de Atenas, por el placer intelectual de la discusión. Gabriel Zaid ha descrito exactamente, con su elegante prosa, lo que para nuestro grupo ha sido una estupenda e interminable aventura intelectual. Su artículo es un clásico que debe ser leído por todos los aspirantes a investigadores. –