¿Aplastó el patriarcado el comunismo?

En la medida en que el comunismo asfixió a la sociedad civil, sofocó fuertes movimientos independientes de mujeres y ahogó los avances. Una excepción importante son las sociedades tribalizadas o musulmanas, donde la emancipación femenina se habría retrasado mucho o nunca se habría producido sin el comunismo.
AÑADIR A FAVORITOS

Dondequiera que gobernaran, los comunistas impulsaron el cambio cultural destronando a las autoridades religiosas, educando a las mujeres y utilizándolas como caballos de batalla. Hoy en día, los países excomunistas están a la cabeza del mundo en cuanto a paridad de género en la educación, el empleo y las funciones directivas. Sin embargo, sostengo que la situación de la mujer habría sido mejor sin el comunismo. En la medida en que el comunismo asfixió a la sociedad civil, sofocó fuertes movimientos independientes de mujeres y ahogó los avances. Una excepción importante son las sociedades tribalizadas o musulmanas, donde la emancipación femenina se habría retrasado mucho o nunca se habría producido sin el comunismo.

El comunismo puede ser la mayor intervención de arriba a abajo que ha habido en el mundo para impulsar el “empoderamiento económico” femenino. El empleo femenino es elevado en las sociedades poscomunistas, así como la paridad de género en la alta dirección. Más del cuarenta por ciento de los economistas y empresarios rusos publicados son mujeres. Casi la mitad de las multimillonarias hechas a sí mismas del mundo son chinas. En Asia Oriental, las mujeres que crecieron bajo el comunismo son especialmente competitivas (como sugieren los experimentos naturales y de laboratorio). Vietnam, Georgia, China y Mongolia tienen las menores diferencias de género incluso en el ajedrez de competición, que en el resto del mundo es un coto masculino. 

Los planificadores centrales socialistas necesitaban a las mujeres porque los Planes Quinquenales establecían altos objetivos de producción. Para complementar sus bajos salarios, se tentaba a las mujeres con generosas licencias de maternidad y cuidado de niños. La cartilla de trabajo, trudovaia knizhka, era su pasaporte para acceder a apartamentos, vacaciones e incluso atención médica. Por lo tanto, el empleo disminuía la dependencia de los maridos, no solo desde el punto de vista económico sino también de las prestaciones estatales.

Pero si el comunismo era tan igualitario en lo que respecta al empleo, la educación y las prestaciones estatales, ¿cómo es que siguen siendo tan sexistas? En las Encuestas de Valores Mundiales, los hombres de las sociedades poscomunistas dan respuestas mucho más patriarcales que los de las sociedades que nunca fueron comunistas cuando se les pregunta por ejemplo si los hombres son mejores líderes políticos, si los niños tienen más derecho a la educación universitaria y si los trabajos escasos deberían quedar reservados a los hombres. Cuando se le preguntó qué pensaba de la ideología soviética de la igualdad de género, el científico Zakhar, de 63 años, explicó:

No funcionó. Esa ideología existía a nivel formal, pero en realidad lo que la gente hacía y pensaba no tenía nada que ver con esta ideología. Nadie creía que las mujeres fueran iguales… Una mujer tenía que ser ama de casa… Por otra parte, en la Rusia soviética un salario no era suficiente. Mi mujer dio a luz y volvió a trabajar con relativa rapidez, en cuanto pudo, en realidad, por razones puramente económicas”.

Aunque los países poscomunistas son, en general, más patriarcales que otros comparables, existe una curiosa heterogeneidad. En Asia Central, los antiguos países comunistas son ahora los más igualitarios entre los países de mayoría musulmana.

¿Por qué el comunismo mejoró la situación de las mujeres en algunos lugares y no en otros?

Tengo una teoría de dos partes.

(1) En lugares con gran potencial para el activismo feminista, el comunismo reprimió el estatus de la mujer.

El “empoderamiento económico” no protege contra la violencia masculina o la misoginia. Una mujer puede seguir siendo maltratada en casa, acosada en las calles de la ciudad y excluida de la política. En lugar de luchar contra ello, las mujeres limpian reacias el desastre de los hombres. Si las víctimas no pueden exigir responsabilidades, los abusos persisten con impunidad. El desánimo disuade la resistencia e inhibe el cambio social.

El activismo feminista desafía los privilegios patriarcales. En las democracias laicas puede extenderse como un incendio que prende la disidencia y la desviación. La urbanización y los medios de comunicación sin trabas son como yesca para la llama. Paseando por las calles de Buenos Aires, uno se da cuenta de la contestación generalizada. Las pintadas políticas y los hashtags virales denuncian la violencia machista: #NiUnaMenos. Jóvenes activistas argentinas adornan sus muñecas, cuellos y mochilas con el pañuelo verde (que simboliza la justa resistencia de las mujeres). Mientras miles de mujeres se manifiestan por la paridad de género en la política, fomentan la conciencia feminista. Sus pares llegan a ver las desigualdades como algo injusto y problemático.

Cuando las organizaciones consiguen reformas, los ciudadanos aprenden que pueden revocar leyes y prácticas injustas mediante una movilización incesante. Saltan chispas. La disidencia pública permite que las ideas se extiendan entre los grupos de iguales. Inspirados por los defensores en los medios de comunicación, los adolescentes envían mensajes a sus amigos. Al conocer alternativas más igualitarias, otros llegan a esperar y exigir algo mejor. Los fuertes movimientos independientes de mujeres promueven el estatus de las mujeres y aseguran la protección contra la violencia sexista.

Décadas de dictadura pueden haber atrofiado las redes asociativas. El número de miembros de la sociedad civil es sistemáticamente menor en los países poscomunistas. Las actitudes antidemocráticas son mayores entre quienes vivieron bajo el comunismo. 

Stalin silenció toda conversación sobre sexualidad, que a partir de entonces es tabú. En Rusia, Hungría, Polonia, Serbia y China, los gobernantes han afianzado el autoritarismo. Los movimientos de mujeres son débiles, desorganizados y están abatidos. Dados los costes que tiene hablar, la resistencia es escasa. El “feminismo” sigue siendo competencia de los extremistas (como Pussy Riot y FEMEN), con los que los 95 millones de cristianos ortodoxos de Rusia apenas se identifican. Sacerdotes y políticos refuerzan estos estereotipos, tachando a las “feministas” de lesbianas feas y agresivas que odian a los hombres. El término es tan tóxico que incluso es rechazado por las organizaciones de mujeres. Como un poderoso parque de bomberos sobre pequeños incendios, esto ahoga la conciencia feminista.

Para entender cómo la debilidad de los movimientos feministas impide un mayor progreso, revisemos las experiencias específicas de cada país.

Castro anunció la igualdad de género como “la revolución dentro de la revolución”. El gobierno cubano concedió a las mujeres derechos: a la educación, al empleo, al aborto, a la baja por maternidad remunerada, a las guarderías y a los electrodomésticos modernos. Pero las prestaciones eran escasas y de mala calidad. Los dirigentes de La Habana silenciaron la disidencia: “Estaba claro que detrás de todos los argumentos había básicamente una línea de pensamiento machista: ‘Nosotros, hombres grandes y fuertes, entendemos cómo funciona la política y debemos salvaros de la tentación’”.

La represión política inhibió el reconocimiento compartido de las desigualdades de género: “No creo que haya siquiera una conciencia feminista a nivel social. Puedes encontrarla en pequeños grupos de mujeres que son amigas… puedes encontrarla en grupos de hombres que son conscientes de los problemas de las mujeres y los reconocen… pero a un nivel muy desconectado y disperso… Es muy difícil en un país en el que todo está diseñado para venir de los hombres”.

En otros lugares de América Latina y el Caribe, los movimientos de mujeres han organizado grandes concentraciones contra la violencia de género. Las multitudes demuestran físicamente la tolerancia cero al maltrato y el apoyo a las supervivientes. En Cuba ni siquiera existe una legislación sobre la violencia de género. Al carecer de confianza en la justicia, las víctimas rara vez buscan la ayuda del gobierno. El #MeToo pasó sin pena ni gloria. Una sola mujer acusó a un popular músico de abusos y fue atacada con saña.

En China y Rusia, la represión ha exacerbado la autocensura. Las activistas del MeToo recibieron amenazas violentas. Los hombres poderosos fueron protegidos. Las mujeres jóvenes con educación compartieron su indignación en Weibo y WeChat, pero no tardaron en ser silenciadas. El histórico caso de acoso sexual en China acaba de ser desestimado por los tribunales. Ante la ausencia de aliados, muchas mujeres chinas ven el acoso sexual como algo inevitable. Hay poco impulso para la reforma. La policía rusa no tiene en cuenta a las víctimas, que a su vez desconfían de la policía. “Ven a vernos cuando te mate”: puede ser una caricatura, pero no es tan exagerada. En 2017, los legisladores rusos despenalizaron de hecho la agresión doméstica. La mitad de las mujeres casadas han sido golpeadas por sus maridos. Sin embargo, muchas adoptan una postura fatalista y creen que nada puede mitigar el alcoholismo y el abuso generalizados.

Sea cual sea su éxito profesional, las mujeres de Europa del Este suelen ser evaluadas por sus curvas y se les recuerda que deben tener hijos. El sexismo está muy extendido, pero rara vez se cuestiona, por lo que los maridos rusos siguen eludiendo las tareas domésticas. Como explicó Svetlana entre lágrimas, “Mi madre trabaja, va al mercado, lava, limpia, cocina… todo eso depende de ella. Y él llega a casa, se tumba en el sofá y se pone a ver la televisión. Además, no le deja ver la televisión: él elige qué canal ver. ¿Está bien eso? Además, nos saca de quicio con su forma de beber”.

Un “verdadero muzhik” (hombre) ruso es duro, fuerte y patriótico. Al vivir a la sombra del crimen organizado, los hombres de la clase trabajadora han aprendido a proyectar un dominio brutal. Los jóvenes de la calle suben vídeos de sus peleas: impresionan a sus compañeros con su agresiva destreza física. Los hombres mayores forjan vínculos bebiendo y haciendo barbacoas. El capital fraternal es la savia del éxito en el comercio: para cobrar deudas, proteger la propiedad, resolver disputas, obtener exenciones fiscales y permisos oficiales, e incluso para perjudicar a los competidores. En la medida en que la reciente privatización ha alimentado el espíritu empresarial violento, es posible que haya exacerbado la bravuconería masculina, la violencia en la pareja y la desigualdad en la prestación de cuidados.

En China, el gobierno ha mantenido el monopolio de la violencia, el estado de derecho y la confianza pública. Los hombres no tienen por qué presentarse como matones. Pero el progreso hacia la igualdad de género sigue frenado por la represión de la sociedad civil.

Taiwán y Corea del Sur demuestran lo que las mujeres pueden conseguir cuando el desarrollo económico se combina con la democratización y el activismo feminista. A medida que las mujeres taiwanesas acumulaban riqueza, estatus y redes, se organizaban políticamente. La presión feminista garantizó las cuotas de género. La dos veces elegida Tsai Ing-wen preside ahora una legislatura con un 42% de mujeres. Con una fuerte representación femenina, el gobierno de Taiwán ha afianzado la protección de los derechos de las mujeres, penalizando el acoso sexual.

En Corea del Sur, la sociedad civil independiente y los grupos religiosos nunca fueron totalmente suprimidos bajo la dictadura militar. Las coaliciones antigubernamentales de trabajadores, estudiantes, sacerdotes, intelectuales y agricultores ganaron fuerza en los años 70 y 80. Los surcoreanos han consolidado la democratización, ¡a la par que el Reino Unido! 

La poderosa sociedad civil de Corea del Sur sentó las bases del activismo feminista actual. 340 organizaciones de mujeres, sindicatos y ONG pusieron en marcha la acción “Citizen” con MeToo y la campaña “Contigo”. Conscientes de su fuerza colectiva y sus éxitos, las mujeres reclaman cada vez más la fiscalización. En 2018, 20.000 mujeres se manifestaron en contra de las cámaras espía (cámaras ocultas y por encima de la falda en los baños) y de la pornografía de venganza (que luego circula por Internet). Esto condujo a una mayor atención del gobierno, un comité ministerial y más investigaciones policiales. China se queda atrás, con las protecciones más débiles contra la violencia de género.

Sin activismo feminista, las mujeres poscomunistas trabajan muchas horas, pero sin derechos ni reconocimiento acordes. La mayor intervención del mundo para el “empoderamiento económico” de las mujeres no ha asegurado el poder político y la protección.

Pero ¿por qué Asia Central fue diferente? ¿Por qué el comunismo hizo que avanzara la igualdad de género en Asia Central?

(2) Asia Central tenía poco potencial para el activismo feminista, ya que los fuertes clanes patrilineales restringían la movilidad de las mujeres en la esfera pública. Al llevar a las mujeres a la fuerza de trabajo, el comunismo puso fin a siglos de reclusión.

El comunismo frenó la representación y la protección de las mujeres hasta el punto de asfixiar la organización colectiva. Sin embargo, este contratiempo fue menor en Asia Central, donde “la trampa patrilineal” creó una limitación previa al activismo feminista.

Kinship Intensity Index, el rojo indica clanes más fuerte sy (Schulz et al 2019)

Cuando los países con el sufijo stan se convirtieron al islam, las mujeres obtuvieron derechos de herencia y propiedad. El matrimonio entre primos garantizaba que la riqueza permaneciera en la familia. Como dicen los uzbekos en las bodas: “No hemos entregado a nuestra hija a extraños, sino a los nuestros”.

Los clanes muy unidos compartían el honor colectivamente: la transgresión de una hija mancharía a todo su linaje. Esto provocaba una estrecha vigilancia. En las ciudades uzbekas y tayikas, donde se mezclan los extraños, rara vez se ve a las mujeres. Los nómadas de las aldeas de montaña necesitaban el trabajo en el campo de las mujeres, por lo que eran menos restrictivos (pero no menos patriarcales). Los únicos espacios públicos que frecuentaban las musulmanas azeríes eran los baños públicos, los santuarios y la mezquita. El ayuntamiento de Bakú abrió dos escuelas para niñas musulmanas, pero eran continuamente acosadas. “El mundo es una casa de hombres”, decían los turcomanos, “mientras que la casa es un mundo de mujeres”.

Dada la pérdida de honor que supone desviarse unilateralmente de esta norma de reclusión femenina, todas las familias estaban atrapadas en este bucle de retroalimentación negativa.

Las hijas, con límites máximos de ingresos, decepcionaban: “Más te valdría haber parido una piedra; al menos habría servido para reparar el muro”. Los 13 años era una edad común para casarse en el valle de Fergana. Los padres acordaban las parejas y los precios de las novias. “Igual que la vaca no elige el agua [que bebe], la mujer no elige a su marido”. “Una chica es un saco de nueces: se puede comprar y vender”. Si no era bien tratada, tenía poca escapatoria.

Bajo los soviéticos, Asia Central se transformó brutalmente. Las directivas de arriba eran claras: al margen de los costes humanos, los cuadros locales serían recompensados por cumplir el Plan. Obligaron a los nómadas kazajos a trabajar en granjas colectivas. Los campesinos se resistieron: sacrificaron el ganado y se negaron a cultivar para el Estado. Más de un millón de kazajos murieron de enfermedades y de hambre, junto con el 90% de los animales de la cabaña.

En un intento de destruir el islam, “liberar” a las mujeres y crear un “proletariado sustituto”, los soviéticos promovieron el desvelamiento masivo en 1927. Los estudiosos islámicos denunciaron a estas mujeres sin velo como si fueran prostitutas que blasfemaban contra el islam y amenazaron con alienar a sus parientes masculinos. La violencia de las turbas se desató. Dos mil mujeres fueron asesinadas. Otras volvieron a ponerse rápidamente los velos.

Para descabezar la resistencia, Stalin demolió mezquitas, madrasas y waqfs, y ejecutó a los disidentes. Esto contrasta fuertemente con Pakistán y Egipto, donde líderes más inseguros reforzaron su legitimidad aplacando a los clérigos.

Las autoridades soviéticas también invirtieron mucho en la coeducación obligatoria y laica. A diferencia de las aulas árabes, típicamente segregadas por sexos, los centroasiáticos estudiaban juntos. Como preparación para la esfera pública, se animaba a las niñas a participar en las artes escénicas y en los deportes de equipo de competición. Los pañuelos musulmanes estaban prohibidos.

“Como chicas jóvenes nunca nos sentimos diferentes de los chicos de nuestra clase. Al igual que otras chicas, yo tenía las ideas claras sobre lo que quería hacer y los chicos bromeaban sobre lo ambiciosas que éramos” – periodista kazaja.

“[Mi madre] nunca se bajó el charshaf [chador]. Seguía siendo analfabeta… “ [Pero] nosotras éramos concienzudas con el trabajo”.

“En aquella época se consideraba habitual que, tanto si eras chico como chica, una vez terminada la escuela adquirieras cierta formación y tuvieras una carrera. De 1931 a 1932 todas las escuelas pasaron a ser mixtas. Nos reuníamos con los chicos, en las clases, en los clubes extraescolares, en los patios comunales, en todas partes hacíamos cosas juntos. Más tarde, cuando estábamos en la universidad o en el trabajo, si nuestros amigos varones venían a casa nuestra madre podía esconderse de ellos, pero lo considerábamos divertido” – Pusta, oftalmóloga de Bakú, nacida en 1921.

Los soviéticos triplicaron las inversiones de capital en Asia Central, con objetivos de productividad y mujeres empleadas. Las centrales térmicas, las presas hidroeléctricas y los ferrocarriles aceleraron la industrialización. El algodón de las granjas colectivizadas podía ahora procesarse en las fábricas textiles. Entre 1925 y 1939, la mano de obra femenina en Uzbekistán pasó del 9 al 39%. Para maximizar el empleo femenino, los soviéticos también crearon centros de enseñanza preescolar, construyendo más de dos mil en Uzbekistán hasta 1940. Las mujeres se graduaban ahora como doctoras, abogadas y científicas.

La productividad y el liderazgo empresarial de las mujeres fueron celebrados en novelas, revistas y ceremonias soviéticas. Basharat Mirbabayeva, la primera conductora de trenes y paracaidista de Uzbekistán, fue noticia de primera plana. Se trataba de una “verdadera revolución en la vida, en las costumbres, en la mente de la gente”, escribió Jabbarli en 1931.

“Pronto cumpliré setenta años. Sé un par de cosas sobre los derechos civiles de la mujer kirguisa privados antes de la revolución… He pasado por esa humillación. Era repugnante. Cuando era una niña de quince años, me vendieron en matrimonio a un viejo rico. Sin embargo, mi vida ha cambiado. He recibido el premio más supremo de la tierra: La Orden de Lenin, y la medalla de oro del Héroe del Trabajo Socialista. Llevo diecisiete años sirviendo a mi país como diputado del Soviet Supremo de la URSS” – Zuurakan Kainazarova, cultivador de remolacha.

“Si pudiera identificar un momento importante en el que las mujeres dejaron su huella como trabajadoras en la industria pesada fue durante el periodo de guerra. Una vez que experimentaron los beneficios económicos de dedicarse a un trabajo que se consideraba inadecuado para las mujeres, ya no hubo vuelta atrás… Las mujeres jóvenes elegían activamente entrar en la formación técnica en lugar de los estudios académicos profesionales para acceder a un empleo de cuello azul muy bien remunerado” – exdirectora de fábrica en Uzbekistán.

“Me sentía la chica más afortunada del mundo. Mi bisabuela era como una esclava, encerrada en su casa. Mi madre era analfabeta. Tenía trece hijos y parecía vieja toda su vida. Para mí el pasado fue oscuro y horrible, y digan lo que digan de la Unión Soviética [ahora], así fue para mí” – profesora de secundaria en Tayikistán.

El comunismo superó la trampa patrilineal al eliminar a las autoridades religiosas, invertir en la coeducación laica, defender la participación de las mujeres en la vida pública y reclutar su trabajo. Una vez que el empleo femenino se generalizó y resultó económicamente ventajoso, obtuvo una amplia aceptación.

La caída de la URSS provocó desempleo masivo, corrupción, estrés económico, violencia doméstica, un resurgimiento del parentesco patrilocal y la afirmación de las tradiciones islámicas. Desesperadas por escapar de los abusos, algunas mujeres se quemaron hasta morir. Las desigualdades persisten en el Asia Central postsoviética, pero…

¿Cuál es el contrafáctico?

En Afganistán (tras 160.000 bajas locales), los talibanes han nombrado un gabinete exclusivamente masculino, han despedido a las profesoras y han invitado solo a los chicos a volver al instituto. Los kabulíes, por temor a las medidas de represión, han comprado con pánico niqabs y han retirado imágenes de mujeres de sus escaparates. Las mujeres están desapareciendo del espacio público, como siempre ocurrió con la gran mayoría rural.

El vecino Pakistán es el epicentro mundial de los crímenes de honor. La gran mayoría de las mujeres permanecen vigiladas y recluidas. A diferencia de cualquier otra industria de la confección, las fábricas de Faisalabad son abrumadoramente masculinas. ¿Por qué? Los rumores de impropiedad ponen en peligro el honor de la familia y desencadenan violentas represalias.

“Nadie de nuestro barrio va a la fábrica. Dos (chicas) solían hacerlo, pero lo dejaron por los problemas domésticos… Los vecinos se burlaban de nosotros y de nuestro padre… Le despreciaban por ello” – Shaista, trabajadora a domicilio de 26 años.

Relación ente la participación de hombres y mujeres en el trabajo. (World Bank 2021)

El mes pasado, una joven fue a un parque del área metropolitana de Lahore para grabar un vídeo en TikTok con motivo del Día de la Independencia. Eso incitó a la violencia colectiva. Una multitud enfurecida de 400 hombres la manoseó, abofeteó, desnudó y se la pasó entre ellos.

“La multitud me tiró de todos lados hasta tal punto que se me rompió la ropa. Me lanzaron por los aires. Me agredieron brutalmente” – superviviente. 

En toda la región, las poderosas autoridades religiosas se han opuesto sistemáticamente a los intentos de reformar las discriminatorias leyes de familia.

El miedo a contrariar a los clérigos, a arriesgarse a las turbas enfurecidas y a poner en peligro la autoridad política ha minado el impulso reformista de los gobernantes de Pakistán. Los clérigos ortodoxos y autoritarios del Consejo de Guardianes de Irán han vetado sistemáticamente los proyectos de ley sobre los derechos de las mujeres. Las feministas iraníes han luchado contra las leyes discriminatorias, orquestando una “campaña de un millón de firmas”. Pero con el acoso y la intimidación del Estado, pronto se desmovilizaron.

La sharia sigue siendo abrumadoramente popular en Afganistán y Pakistán. ¿Pero en Asia Central, de mayoría musulmana? El apoyo sigue siendo escaso, gracias al comunismo. 

Implicaciones 

El comunismo aportó casi todo lo que las feministas desean: guarderías, permisos de maternidad, aborto, pleno empleo, casi paridad de género en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Y, sin embargo, los privilegios patriarcales siguen notablemente arraigados. ¿Qué es lo que ha fallado? ¿Y qué revela este fracaso sobre los verdaderos motores de la igualdad de género?

Las comparaciones con los países no comunistas nos enseñan tres hechos fundamentales sobre el género. En primer lugar, la debilidad de las instituciones y la violencia criminal exacerban las muestras de bravuconería masculina. En segundo lugar, el activismo y la conciencia feministas sostenidos galvanizan el reconocimiento de la igualdad de la mujer, su representación política y su protección contra la violencia. En tercer lugar, en las sociedades de clanes, la reclusión femenina es tan cardinal para el honor masculino que solo acabó con el totalitarismo brutal.

Publicado originalmente aquí.