Bitácora electoral No. 15: Después del debate

En donde se hace un breve recuento del debate del pasado domingo.
AÑADIR A FAVORITOS

El pasado domingo 22 de abril, los cinco candidatos presidenciales participaron en el primer debate para confrontar sus propuestas en tres temas: seguridad pública, combate a la corrupción y democracia, pluralismo y grupos vulnerables. El INE creó un formato más atractivo, lo cual posiblemente contribuyó a que la ciudadanía acudiera a verlo en números no vistos con anterioridad. Pero, ¿los candidatos cumplieron al proponer soluciones a los problemas del país?

El cambio de formato del debate fue un acierto. A diferencia de los realizados en 2006 y 2012, en este debate desaparecieron los largos monólogos de los candidatos y se abrieron espacios para una mayor interacción entre ellos. Los moderadores mantuvieron vivo el diálogo con preguntas para cada uno e insistieron cuando algún candidato intentaban rehuir sus cuestionamientos.  

El debate del pasado domingo fue el más visto en toda la historia, con más de 11 millones de espectadores mayores de 18 años. El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, celebró el interés de los ciudadanos por seguir el debate a través de diferentes plataformas.

 

Si bien la ciudadanía y la autoridad electoral cumplieron con sus papeles, los candidatos dejaron mucho que desear. El debate se convirtió en un intercambio de ataques y réplicas donde los planes de acción fueron los grandes ausentes. Andrés Manuel López Obrador fue el candidato que recibió el mayor número de ataques –un total de 51, según El Universal – pero rechazó las oportunidades para defenderse. Su estrategia de evadir las preguntas y no caer en las provocaciones le permitió mantener la imagen calmada que ha mostrado a lo largo de su campaña. Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Jaime Rodríguez hicieron 20 ataques cada uno. Anaya fue cuestionado por el supuesto lavado de dinero en la venta de una nave industrial, Meade por la honestidad del partido político que representa, y el único que no fue blanco de los ataques fue el gobernador con licencia de Nuevo León. Margarita Zavala centró sus ataques en López Obrador y Anaya, pero solamente fue cuestionada por el Bronco acerca de la estrategia de seguridad del sexenio de Felipe Calderón.

En cuanto a las propuestas, los candidatos se enfocaron en los dos primeros temas del debate “Combate a la corrupción e impunidad” y “Seguridad pública y violencia”. La propuesta de amnistía de López Obrador fue la propuesta que más cuestionamientos provocó. El último tema “Democracia, pluralismo y grupos vulnerables” fue el que menos propuestas tuvo, pues los candidatos se enfocaron en la revocación de mandato, pero dejaron fuera cómo atender las necesidades de los indígenas, las personas con discapacidad y las mujeres.

De acuerdo con el grupo de periodistas y medios de comunicación que conforman Verificado 2018, los candidatos dieron datos falsos o engañosos para descalificar a sus contrincantes. Algunas de las cifras sobre violencia que presentaron no son ciertas o dieron números inexactos que no se pueden comprobar, por ejemplo, el dinero que se pierde por corrupción o la cantidad de votos que tendrá quien resulte electo. Mientras que algunas de sus propuestas son inviables, como “mocharle la mano a los corruptos”, del Bronco, o acabar con la impunidad, como propuso Margarita Zavala.

Después del debate, los candidatos de los partidos políticos se proclamaron ganadores. El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia publicó un video en sus redes sociales para expresar su sentir al terminar el debate: “Nos fue bien. Me hubiese gustado responder a otras mentiras del candidato del PAN”. Durante su conferencia matutina, Anaya declaró que tras el debate: “Quedó claro que esta es una elección de dos. Nuestra coalición es la única que le puede ganar a la de Andrés López Manuel López Obrador”. Por su parte, Meade tuvo un mitin con sus seguidores, donde aseguró que el debate lo ganaron las propuestas, la experiencia y la honestidad. Los candidatos independientes prefirieron no emitir una opinión sobre quién ganó el debate. En una entrevista, Zavala afirmó que se sintió satisfecha con su desempeño, pero que no considera que el debate defina la elección. Mientras que El Bronco subió un video donde expresó: “Todos ganamos. México ganó”.

Sin embargo, la percepción de la ciudadanía es diferente. En la encuesta realizada por El Financiero, el 32% de los encuestados opinó que Ricardo Anaya ganó el debate al ser quien mejor desempeño tuvo, quien más propuestas dio y quien atacó y se defendió mejor. Mientras que el candidato que más decepcionó para el 28% de los encuestados fue López Obrador. La encuesta que Reforma levantó entre 903 líderes mexicanos que vieron el debate en sus oficinas también le otorgó la victoria al candidato de Por México al Frente con el 68% de los votos a favor. Ante la pregunta de ¿quién perdió el debate? El 50% de los encuestados respondió que el fundador de Morena. La encuesta de Massive Caller muestra un panorama diferente, pues le da el triunfo a López Obrador con el 40.95%, dejando a Anaya en segundo lugar con 39.68%.

Las reacciones y los comentarios posteriores al debate son muestra de la preocupación de la ciudadanía por conocer las propuestas de los candidatos para emitir un voto informado. El segundo debate tendrá un formato de asamblea donde los ciudadanos preguntarán directamente a los candidatos y dos moderadores, Yuriria Sierra y León Krauze, guiarán la conversación.