Decálogo para aplazar una reforma urgente

Los pasos a seguir si entre sus planes está estancar alguna reforma a la Constitución.
AÑADIR A FAVORITOS

1. Presente una propuesta de reforma un día antes de las vacaciones.- Con la iniciativa de reforma política todo ha sido un juego de cálculos políticos con calendario en mano y báscula de pesos y contrapesos al interior del Congreso. Empezó cuando Felipe Calderón anunció, con bombo y platillo, en diciembre de 2009 (un día antes de que acabara el primer periodo ordinario de sesiones), el envío al Congreso de un paquete de iniciativas de reforma política dentro del que se incluía la reelección de alcaldes y legisladores, candidaturas ciudadanas y la reducción de curules en ambas cámaras.

2. Organice algo para desprestigiar la propuesta del oponente.- En enero del año siguiente, los senadores del PRI impulsaron un Seminariopara “analizar” las propuestas enviadas por el Ejecutivo; negociaron lo susceptible de negociación, y lo que no, también.

3. Haga unos ajustes a la iniciativa existente, agréguele pirotecnia, y preséntela como suya.– Unas semanas después del Seminario, el grupo parlamentario del PRIpresentó su propuesta de reforma política. En ella se limitaba a 12 años la reelección de puestos de elección popular y centraba sus preocupaciones en cuestiones que atañen al Ejecutivo (pensando en el futuro), como la ratificación del gabinete o los mecanismos para suplir al Presidente en caso de ausencia.

4. Copie la estrategia de su oponente y demuestre que a usted le sale mejor.– El PAN no quiso quedarse atrásy organizó un foro para examinar las propuestas del Presidente y del PRI. (Por estas fechas parecía que la reforma política –o algo parecido a ella- sería desahogada a tiempo para jugar el 2012 con nuevas reglas y variables, entre estas, la posibilidad de tener un candidato ciudadano a la presidencia de la República)

5. Diga qué, pero no diga cómo ni cuándo (en televisión).- El Partido Acción Nacional utilizó sus tiempos en radio y televisión para promover la reforma. La guerra por colocarse en la frente “la estrellita” mediática estaba en pleno, aunque a nivel de comisiones los trabajos para dictaminarla seguían lejos de llegar a su fin.

6. Utilice la reforma como moneda de cambio.- Las elecciones para gobernador durante el 2010 jugaron un papel fundamental en el aplazamiento de la reforma. El PRI puso la puso a dormir y amenazó muchas veces con congelarla si el PAN insistía en aliarse al PRD para derrotarlo en 2011, como sucedió en Puebla y Oaxaca durante las elecciones del 2010. En el horizonte tricolor se empezó a vislumbrar que tal vez era mejor que no fuera Calderón, sino el próximo presidente (pensando en Peña Nieto), quien pasara a la historia como el demócrata que dio el último empujón a las reformas.

7. Apruebe la reforma al cuarto para las doce.- Catorce meses después de presentada la primera propuesta, Manlio Fabio Beltrones anunció que las iniciativas se hallaban en proceso de dictamen y que serían aprobadas en unos cuantos días. El 26 de abril, cinco días antes de que concluyera el segundo periodo ordinario de sesiones, el Senado aprobó las reformas. Esa misma semana tendría que haberlas aprobado la Cámara de Diputados para iniciar el proceso del Constituyente Permanente, cosa que, por supuesto, no sucedió.

8. Desconozca lo hecho anteriormente y busque culpables.- Una vez en la Cámara de Diputados, la iniciativa fue turnada a la Comisión de Puntos Constitucionales. Esta comisión decidió (el 7 de junio) aplazar la discusión y organizar más foros y conferencias. El aplazamiento era culpa de todos: el PRI, el diputado 501 (Peña Nieto) y los 14 diputados del PRI y PRD que votaron a favor de los foros.

9. Mantenga las expectativas en alto.- No obstante la resolución de la Comisión de Puntos Constitucionales y la cantidad de meses que se perdieron, el Secretario de Gobernación, Francisco Blake y el dirigente nacional del PRI, Humberto Moreira, hablaban de convocar a un periodo extraordinario para aprobar la reforma política. Por su puesto, ni Blake ni Moreira tenían facultades para hacer esa convocatoria.

10. Deje que los plazos constitucionales se encarguen del resto.- De acuerdo con el artículo 105 constitucional las reformas tendrían que haberse aprobado 90 días antes de que empiece el proceso electoral (7 de octubre 2011). Ese plazo venció hace una semana. No habrá reforma política para el 2012.