¿Ha terminado la fiesta española?

AÑADIR A FAVORITOS

La revista The Economist acaba de dedicar uno de sus informes especiales a España. “La fiesta ha terminado“, se titula. Después de treinta años de democratización, modernidad, entrada al euro y un crecimiento económico espectacular, cuenta Michael Reid, el autor del informe, España debe prepararse para una resaca que va a ser larga y que va a requerir muchos cambios, empezando por un modelo económico demasiado basado en el turismo y la construcción que ha ignorado, en buena medida, la innovación, el valor añadido y la productividad.

El golpe va a ser duro, pues, pero el retrato del Economist no deja de ser, a su modo, optimista: los éxitos de España se han debido a que se ha vuelto una sociedad tolerante, que dispone de gente cosmopolita y formada; cuenta además con políticos no muy corruptos, instituciones saneadas, sindicatos moderados y empresas que han sabido internacionalizarse. Y todo eso no se pierde de la noche a la mañana, por brutal y larga que sea la crisis.

¿Cuáles son los peores males de España? Para el Economist, sin duda, su pésimo sistema educativo, la amenaza de unos nacionalismos que han conseguido llevar la descentralización quizá demasiado lejos y crear una imagen negativa de España, un desempleo elevadísimo y también, a su modo, el historial de éxito del país; Reid cita la famosa frase de Ortega y Gasset, que afirmaba que “España es el problema, Europa es la solución”. Bien, dice Reid, ya no se pueden esperar más soluciones de Europa por una sola razón: España es Europa.

– Ramón González Férriz

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: