Le dio a la caza alcance

AÑADIR A FAVORITOS

No importan los matices lúdicos o atléticos: el hombre siempre corre por su vida. ¿Es perseguido o persigue? Es perseguido y persigue, el pasado y el futuro se desmoronan y sólo queda una cresta, ésta, que ya estalla gloriosamente. El hombre compromete cada fibra, cada vena y arteria hasta disolverse y ser carrera él mismo, feliz velocidad ejecutándose. Pura vida, sí, pero también pura muerte: así es la biografía del instante que Tyson Gay redactó en 9.85 segundos.

– Julio Trujillo

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: