Mira, Bartola…

AÑADIR A FAVORITOS

(ADVERTENCIA IMPORTANTE: Este post NO se debe leer con Aline de Arvo Pärt como música de fondo.)

El costo de operación del IFE para 2009 es de 8 mil 450 millones de pesos.

En 2009, el IFE le entregó a los partidos políticos 3 mil 730 millones de pesos.

La gestión de la Cámara de Diputados cuesta 5 mil 320 millones 750 mil pesos al año (no incluye el pago a los diputados).

Los 500 diputados cobran 981 millones 300 mil pesos en salarios y prestaciones al año.

El ingreso de cada diputado es de un millón 962 mil 600 pesos al año.

La gestión de la Cámara de Senadores cuesta 2 mil 75 millones 560 mil 226 pesos al año (no incluye los pagos a los senadores).

Los 128 senadores cobran 357 millones 336 mil 576 pesos al año.

Cada uno de los 128 senadores gana 2 millones 791 mil 692 pesos al año.

La diversas salas del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE) recibieron en 2009 mil 997 millones 884 mil 800 pesos (el 81% de los cuales son para pagar “servicios personales”).

La suma de todo lo anterior (números redondos) es 22 mil 910 millones de pesos.

En todo caso, los 22 mil millones pondrán en su sitio a las 1,508 personas que ganaron cargos de elección popular en las pasadas elecciones.

Sólo en referencia a esa cifra (porque se podrían agregar los presupuestos de los institutos electorales locales, y otras instancias), rellenar cada cargo de elección popular le costó al erario 15 millones 192 mil 534 pesos.

Y si se dividen esos 22 mil 910 millones de pesos entre los 34 millones 126 mil 794 votos que se depositaron, cada voto costó 671 pesos con 33 centavos.

Tan tan.