Seguimiento plagiante

Otras noticias sobre el plagio.
AÑADIR A FAVORITOS

Los diarios traen la noticia de que entre los potentes legisladores de la Asamblea Legislativa del DF (ALDF) no escasean quienes presentan iniciativas sustentadas en material ajeno, copipeisteado de periódicos, enciclopedias en línea o sitios web de instituciones académicas, fingiendo que es esfuerzo de su propio cacumen. (Los periódicos que denunciaron a los asambleístas plagiarios se ha abstenido hasta la fecha de denunciar a sus propios columnistas plagiarios que –todo parece indicarlo–  cuentan con dispensa especial.)

Otra noticia dice que “un equipo de la Universidad Politécnica de Valencia logró desarrollar un método capaz de detectar el plagio en traducciones después de realizar experimentos con multitud de textos, entre ellos artículos de la Wikipedia.” Un doctorando de ingeniería de la UNAM, Alberto Barrón Cedeño, especialista en lingüística computacional, es co-autor del software (el abstract de su idea dice así:

The $C\mbox{-}value/NC\mbox{-}value$ algorithm, a hybrid approach to automatic term recognition, has been originally developed to extract multiword term candidates from specialized documents written in English. Here, we present three main modifications to this algorithm that affects how the obtained output is refined. The first modification aims to maximise the number of real terms in the list of candidates with a new approach for the stop-list application process. The second modification adapts the $C\mbox{-}value$ calculation formula in order to consider single word terms. The third modification changes how the term candidates are grouped, exploiting a lemmatised version of the input corpus. Additionally, size of candidate's context window is variable. We also show the necessary linguistic modifications to apply this algorithm to the recognition of term candidates in Spanish.

(Justo lo que siempre pensé que debía hacerse.) 

Alguna vez, en este artículo de Letras Libres, ya me referí a otro software detecta-plagios que se encuentra en uso hace tiempo en escuelas y universidades de países en los que sí le dan importancia a esta forma de violencia que consiste en secuestrar textos indefensos, torturarlos y medrar con ellos.

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: