Imagen tomada de: https://sorjuanaladecimamusa.blogspot.com/

Sor Juana en tuiter

A veces, cuando se evitan temas relevantes, espinosos y controvertidos como la política, el fútbol y la literatura contemporánea, es posible llegar a acuerdos en las redes sociales.
AÑADIR A FAVORITOS

A veces, cuando se evitan temas relevantes, espinosos y controvertidos como la política, el fútbol y la literatura contemporánea, es posible llegar a acuerdos en las redes sociales. Un buen ejemplo es Cicerón, quien sobrevive como fuente inagotable de citas. Una búsqueda de su nombre en tuiter devuelve miles de frases –muchas de ellas seguramente apócrifas– que oscilan entre el consejo moral y la superación personal:

“Nada dura para siempre, una edad sucede a otra”. Marco Tulio Cicerón.

“Como nada es más hermoso que conocer la verdad, nada es más vergonzoso que aprobar la mentira y tomarla por verdad”. Cicerón.

“Una habitación sin #libros es como un cuerpo sin #alma”. Cicerón

“Estar contentos con lo que poseemos es la más segura y mejor de las riquezas”. Cicerón.

En ocasiones, las citas vienen acompañadas de hermosas imágenes:

O:

 

Lo que haríamos sin Cicerón nadie lo sabe, porque al parecer estamos todos de acuerdo –o al menos la mayoría– en que Cicerón está allí para ayudarnos a sobrellevar la diaria y muchas veces opresiva tarea de vivir.

Hay maneras relativamente estables de hablar de las obras clásicas o canónicas de la literatura.  La idea es de Pierre Bayard, quien en su libro Cómo hablar de los libros que no se han leído (trad. de Albert Galvany, Anagrama, 2008) analiza cómo hay ideas recibidas, que aceptamos muchas veces por consenso y por pereza, que orientan nuestra relación con los libros e informan lo que decimos sobre ellos. Más o menos eso es lo que ocurre con Cicerón, y al ver esto,  la curiosidad me llevó a buscar a sor Juana en tuiter.

De lo que encontré, copio algunas cosas:

1.  Que el 25 de junio hubo una subasta con “Obras de la escritora novohispana Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695)… De la Décima Musa saldrá a subasta un manuscrito que data del año 1689, firmado también por su archi enemigo, el arzobispo de México Francisco Aguiar  y Seijas. (Aquí está la nota). Sin embargo, un artículo del día siguiente, esta vez en El Universal reporta que lo que se vendió fue una reimpresión de 1709 del primer volumen de las obras de la poeta, lo que haría imposible que su archienemigo (¡!), que murió en 1698, hubiera firmado el libro.

2. Que se ha publicado recientemnte el libro [Un]Framing the “Bad Woman”. Sor Juana, Malinche, Coyolxauhqui and Other Rebels with a Cause, University of Texas Press,2014, de Alicia Gaspar de Alba, profesora de estudios chicanos en UCLA.

3. Que la editorial W. W. Norton & Company, Inc., publicará este verano una antología de obras de sor Juana con traducción de Edith Grossman, quien también ha traducido a Cervantes, García Márquez  Vargas Llosa.

4. Un tuit conmovedor de hace apenas dos días que dice: “Octavio Paz Capulina y Viruta Sor Juana Inés Chavela Vargas Pedro Infante José Emilio Pacheco Tintán y su carnal Marcelo #VivaMéxico”, de una venezolana que firma como @adribertorelli.

5. Cuatro cuentas que personifican a sor Juana, la más antigua (@Sor_Juana) desde octubre de 2009.

6. Incontables reproducciones del billete de $200. Muy pocas del de $1,000, de hace varios años.

7. Un tuit fabuloso de Cristina Rivera Garza (@criveragarza): “Y pensar que Sor Juana no conoció el mar”.

8. Nombres de libros, en general novelas históricas que se ven bastante mal y que, curiosamente, combinan con la idea de súper héroes y archienemigos del artículo sobre la subasta: El beso de la virreina, La venganza de sor Juana, Los indecibles pecados de Sor Juana, etcétera.

Quizá haya tenido suerte, pero la imagen  –rápida, caprichosa, malpegada, lo que sea– de sor Juana que ofrece esta búsqueda no habla de una figura muerta ni completamente pulida. Muy al contrario, parece que un día como hoy, sin el pretexto de la efemérida, sor Juana sigue dando de qué hablar.