Tres pinturas

AÑADIR A FAVORITOS

     Ratón con rosas
      
      
     En la palma de mi mano
     cabe este cuadro:
     Ratón con rosas,
     óleo sobre cobre,
     7 x 10 centímetros.
     Con esforzada curiosidad
     contemplo este milagro
     de criaturas que,
     sin extrañarse,
     se ignoran,
     juntas en el capricho
     microscópico
     de los ojos de Brueghel:
     un ratón,
     una mariposa,
     una procesionaria
     y dos rosas cerradas
     marchitándose.
     Ahí me reconozco
     y os reconozco,
     porque somos
     como una flor sin flor,
     un ratón que parece de verdad
     en un cuadro de juguete.

~

"Chiuse fuori scuola"
      
      
     Estas niñas,
     las hermanas María y Centa Rossi,
     hoy se han quedado fuera de la escuela,
     reclusas para siempre y para casi nadie
     en el retrato de un pintor lombardo.
     La mayor mira con melancolía,
     la pequeña sonríe.
     Y pienso sin quererlo en multitudes
     de parejas de hermanos:
     tal vez mi hermano y yo,
     o mi otro hermano y yo,
     o cualquier paseante
     que al avanzar el día
     se convierte en hermano de sí mismo,
     un extraño con aires de familia,
     cada vez más ajeno al niño que sonríe.
     Procuro no ver nada
     bajo la luz grumosa de este lienzo,
     para evitar deciros
     que la edad nos instruye en la tristeza.

~

Cenacolo vinciano
      
      
     Cuando Leonardo patinó este fresco
     le procuró la corrupción. Los rostros
     y las manos sin voz de los apóstoles,
     crispadas de traición o de sorpresa,
     se iban deteriorando ante los ojos
     serenos de Jesús, casi apagados.
     Hoy la restauración de su mirada,
     la obscena claridad que contemplamos,
     hace aflorar humildemente en Cristo
     una sombra de culpa y de vergüenza.
     Sabe que nuestro Judas es el tiempo. ~