Y el ganador es…

Según nuestro honorable jurado, la respuesta al acertijo arcaico que presentamos hace unos días fue...
AÑADIR A FAVORITOS

–Según nuestro honorable jurado, la respuesta al acertijo arcaico que presentamos hace unos días fue la que aportó el señor Anónimo:

“un borrego en un elevador”

–¿Está presente en la sala el señor Anónimo? Sí, aquí está. Pásele don Anónimo, suba al estrado por favor. Le pido al público una nutrida ovación. Díganos, ¿cómo le hizo para resolver el acertijo?

–No, pusasí.

–Espléndido. Y ahora el C. Interventor de la Secretaría de Gobernación, licenciado Omar Ramón Monreal, verificará la identidad del Sr. Anónimo. ¿Todo en orden? Perfecto. Y ahora nuestra guapa ayudante, la curvilínea Yazhmín Zulema, hará entrega del premio… ¡Unas obras completas del nunca suficientemente laureado poeta Mario Benedetti!

–Chasgrás.

–¿Quiere decir algo?

–Sí. Vendúns obrascomplets de Mario Bendeti sinusar. Barats.

–Todo un éxito. Muchas gracias a todos los concursantes. Su ingenio hizo muy difícil la labor del jurado que, a veces se ahogaba de las carcajadas, por ejemplo cuando el concursante Alejandro Rocha contestó:

Un eunuco tuerto, viendo un murciélago posado en un saúco, le tira con una piedra pómez y falla el golpe.

–Y más cuando el concursante Pazespera citó al gran pensador Platón:

–Aseméjase ello –dijo– a los retruécanos que hacen en los banquetes y a aquel 
acertijo infantil acerca del eunuco y del golpe que tira al murciélago, en el que dejan 
adivinar con qué le tira y sobre qué le tira; porque estas cosas son también equívocas y 
no es posible concebir en firme ni que cada  una de ellas sea o deje de ser ni que sea 
ambas cosas o ninguna de ellas. (La República, Platón)

–¡Y ahora sólo me resta decir: no se pierdan el siguiente concurso! ¡Hasta la próxima! Nos despedimos de uste…

–¿Puedo decir algo?

–¡Claro! ¡Nuestra amiga, la voluptuosa y neumática Yazhmín Zulema quiere despedirse de ustedes!

–Bué, oséa, lo que se dice despedirme no, sino, oséa, quería decir que sícierto que el acertijo suno de los “acertijos platónicos” oséa, y que la respuesta senefecto “un eunuco tuerto que no le atina con una piedra pómez a un ¿cómsellama? murciégalo questaba colgado, oséa, de un arbusto.

–Pero el jurado…

–Yademás quería decir, oséa, que hay una variante llamada el “acertijo de Panarkes”, registrada en el volumen IX del Deipnosophists. Y que también lo comenta y ¿cómsellama? analiza Michael Maier en su Jocus severus (1618) y si nom recuerdo mal también Jung, oséa, en el capítulo “Paradoxa” de su Misterium Conunctionis (1955), que por cierto identifica alacertijo como antecedente del “enigma de Bolonia”, séa.

–¡Caramba, Yazhmín Zulema, además de curvilínea, voluptuosa y neumática, vemos que eres toda una erudita!

–Chasgrás.

–¿Cómo le haces, eh?

–Pusesque unalén sus ratos deocio…

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: